PUBLICIDAD

En Estados Unidos disminuyen los cristianos y aumentan los que no profesan una religión. Pero Trump tiene sus seguidores fieles

|

En la febril vigilia de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre, en Estados Unidos – pero no sólo allí – la pregunta es cuánto incidirán en el voto las pertenencias religiosas.

Es el interrogante al que responde el Centro de Investigaciones Pew sobre Religión y Vida Pública, de Washington, en una gran encuesta publicada el 17 de octubre, pero que va mucho más allá del voto, porque marca a fuego todo el paisaje religioso estadounidense.

Con dos resultados importantes y concatenados. Por un lado, la declinación neta de los cristianos y por otro lado el fuerte aumento de los “ninguna”, es decir, de los que que se declaran ateos, agnósticos o en todo caso privados de cualquier pertenencia religiosa:

> In U.S., Decline of Christianity Continues at Rapid Pace. An Update on America’s Changing Religious Landscape

La encuesta confirma el ocaso de lo que todavía a finales del siglo XX distinguía a Estados Unidos respecto a otras naciones occidentales desertificadas por la secularización: la permanencia de un vibrante “mercado” religioso cristiano.

Hoy esta excepcionalidad de la sociedad estadounidense se ha desvanecido ampliamente.

En los últimos doce años, en Estados Unidos, los cristianos han disminuido del 75 al 65% de la población adulta, con los católicos que han descendido del 24 al 20%, en cifras absolutas 30 millones más.

La caída de los cristianos y el aumento de los “ninguna” son relevantes entre los graduados, los residentes del nordeste, los electores del Partido Demócrata y, sobre todo, los “milenials”, es decir, los nacidos entre 1981 y 1996 que hoy tienen entre 25 y 40 años. Entre los “milenials”, ahora, los cristianos y los “ninguna” se equiparan numéricamente y se neutralizan, tanto los unos como los otros con un 40% del total.

También ha disminuido la frecuentación de las iglesias. Mientras hace diez años los estadounidenses que iban a la iglesia al menos una vez al mes eran el 54% de la población y los que iban pocas veces al año o nunca eran el 45%, hoy las proporciones se han dado vuelta perfectamente: los primeros son el 45% y los segundos el 54%. Los que no ponen el pie jamás en una iglesia son hoy el 27%, más de un cuarto de los estadounidenses.

La práctica religiosa es un poco más acentuada entre los negros, entre ellos los que van a la iglesia al menos una vez al mes siguen siendo la mayoría, aunque menos que en el pasado. Pero entre los hispanos las cifras de los que van y de los que no van se equiparan, mientras que ahora predominan los blancos no hispanos que no van jamás a la iglesia.

Siempre entre los hispanos, los católicos, que hace diez años eran una neta mayoría, hoy han descenido al 47%. Con los “ninguna” también aquí en decidido crecimiento, que han llegado a ser el 27%.

Tanto los católicos como los protestantes han disminuido más precisamente en las áreas en las que han estado históricamente más presentes, con curvas del 9% para los católicos y del 11% para los protestantes del sur.

Pero entre los protestantes, aunque disminuidos en su totalidad, los que se declaran “evangélicos” o “born again” [“nacidos de nuevo”], hoy han crecido, pasando en diez años del 56 al 58%.

*

Ahora bien, ¿en qué medida estas orientaciones religiosas se entrecruzan con las decisiones electorales?

La caída de los cristianos y el crecimiento de los “ninguna” son mucho más marcados entre los demócratas que entre los republicanos.

Entre los demócratas, los cristianos han disminuido en diez años del 72 al 55% y los “ninguna” han aumentado del 20 al 34%.

Entre los republicanos, por el contrario, los cristianos siguen siendo el 79% y los “ninguna” apenas el 16%, ambos poco lejanos de las cifras de hace diez años.

También en la frecuentación de las iglesias se diferenciaan los dos partidos. Entre los demócratas los que no van nunca o casi nunca a la iglesia están hoy en neta mayoría, el 61%, mientras que entre los republicanos la mayor parte, el 54%, sigue yendo a la iglesia al menos una vez al mes.

Entre los republicanos, las diferencias de pertenencia y práctica religiosa entre blancos, negros e hispanos son mínimas.

Entre los demócratas, por el contrario, el alejamiento de la religión es acentuado sobre todo entre los blancos. Entre éstos, los que se declaran cristianos son minoría ahora, el 47%, y los que no van nunca a la iglesia son el 70%.

*

En otra encuesta publicada el pasado mes de marzo, el Centro de Investigaciones Pew ha comprobado que la mayoría de los ciudadanos de Estados Unidos considera que la influencia del cristianismo en la sociedad estadounidense está disminuyendo.

Pero esto no quita que una buena mitad de la población quiera que la Biblia siga influyendo en las leyes.

Un fuerte vínculo entre la religión y la política caracteriza sobre todo a la población blanca de fe protestante “evangélica”.

Los estadounidenses están muy en desacuerdo sobre cuál es exactamente la religión de Donald Trump. Pero dos de cada tres de los blancos “evangélicos” lo consideran “religioso”, “honesto”, “inteligente” y cuatro de cada cinco sostienen que es uno que “combate por aquello en lo que creo”.

Hay que suponer que precisamente entre los blancos “evangélicos” Trump podrá recoger muchos de sus votos.

6 comentarios en “En Estados Unidos disminuyen los cristianos y aumentan los que no profesan una religión. Pero Trump tiene sus seguidores fieles
  1. Cuando era joven no se hablaba de travestis ni de LGBT ni de ideología de género, no existían esas palabras.
    Recuerdo que había una historia que contaron en esa época un grupo de adultos en mi presencia ¿era una historia real o inventada? no lo sé, sé que era un chiste.
    Era el siguiente: «había varios hombres reunidos y muy borrachos y empezó una conversación entre ellos si alguno había tenido alguna vez alguna relación sexual con otro hombre. Primero le preguntaron a uno y este dijo que no así siguió hasta que le preguntaron al más tonto y este dijo «Sí, pero fue en la isla».»
    Todos se rieron del chiste pero yo no lo entendí y pedí que me lo explicaran.
    «No se explica» dijo uno, el otro más amable me dijo que el chiste estaba en decía que «fue en la isla» como si eso le quitara algo o restara importancia.
    Algunos artículos de Infovaticana parecen decir «pero lo que dijo el papa fue en el avión y en el mes de marzo de 2019 pero no se publicó entonces» como si dijeran «fue en la isla» y Burke sale a explicar que «fue en el avión» como si dijera «fue en la isla».
    Eso merece otro cuento. «Una mujer le dice al marido: «Querido te he engañado con todo el equipo de rugby pero fue una noche.» El marido alarmado le contesta: «No puedo creer lo que me dices mujer, tendremos que separarnos.» La mujer le dice: «Pero querido si te lo conté antes, esto ya te lo dije el año pasado en marzo del 2019» El hombre hace el esfuerzo de recordar pero sin éxito entonces pregunta: «¿Cuándo?» La mujer: «En el avión mientras tú estabas conversando con otra persona pero no me escuchaste». El esposo: «A bueno, disculpa no haberte escuchado bueno si ya me lo habías dicho entonces no tiene importancia.»
    Hay artículos que tratan de explicar esto como si lo hubiera dicho Francisco en marzo del 2019 hubiera armado la bomba y la soltó ahora pero como lo dijo en marzo de 2019 y no se publicó no es tan importante y hasta habría que pedirle disculpas al papa «qué escándalo han armado los medios por nada». Y, luego, agregaría pero «fue en el avión» como si dijera «fue en la isla».
    Creo que este momento no es para rezar como sugieren algunos, no es para hacer artículos o simular enojo o pedir correcciones que nunca llegan como pide Schneider sino que es momento de enviar a Francisco junto a McCarrik, James, Sarah, Burke y a los obispos católicos a una isla a que piensen todas las reformas que quieren hacer y a que discutan todo lo que quieren discutir y que dialoguen con las otras religiones y escriban artículos y hablen todo lo que quieran, es el momento de mandarlo a la misma isla que Francisco pensaba enviar los teólogos del mundo o si quieren es momento de buscar a un español mal hablado de esos que no tienen pelos en la lengua para que le diga a los miembros de la jerarquía de la Iglesia adonde se tienen que ir.
    Saludos en la Santa Virgen María y en Cristo Rey

  2. Hay que ser claro en los artículos: Francisco aprueba las relaciones entre personas del mismo sexo, promueve las uniones civiles entre personas del mismo sexo y de acuerdo con Amoris Laetitia sobre la bendición a familias irregulares y con la afirmación de que tienen derecho los de la comunidad LGBT a formar familia, la otra afirmación de que no tienen derecho a tener hijos cae simplemente no tener base y por el principio de no contradicción porque las familias irregulares fomentadas por Francisco son de un sólo padre o ensambladas así que se argumenta de manera débil para permitir lo que parece que se quiere impedir.
    La Iglesia católica sobre la base de la palabra, obra y omisión con esto bendice la ideología de género y las uniones civiles entre personas del mismo sexo y punto. No hay ningún párrafo para corregir o interpretación que buscar esto es así y lo hace el papa, los obispos católicos y los sacerdotes.
    Por supuesto que algún obispo o sacerdote simulará de manera programada y por varios meses el ejercicio del derecho al pataleo para mantener a los laicos católicos tradicionalistas y conservadores dentro del redil con la frase de adonde iremos Señor pero esa frase se aplicaba a Cristo y no a una Iglesia que le ha vuelto la cara a Cristo para mirar al hombre y simularán algunos obispos y sacerdotes enojo para que no sea evidente que la Iglesia católica ha caído en la apostasía general pero esto es así y punto.
    ¿Cómo interpretan esta bendición del papa y la Iglesia a las uniones del grupo LGBT la mayoría de los obispos conservadores y de los medios católicos? se dirán para sus adentros esta es una concesión que se hace a los progresistas alemanes para que no continúen con el cisma alemán y para que las mujeres en Alemania y Austria no pidan o exijan el sacerdocio femenino negándose a entrar en las Iglesias.
    Es una concesión que debe hacer el papa para calmar los ánimos del cisma alemán y para interrumpir los tiempos del cisma e intentar engañar diciendo: «las reformas se van a hacer pero paso por paso».
    Por supuesto, que la reforma implica la democracia en la Iglesia en la selección de sacerdotes y obispos por parte de laicos católicos y la formación de Iglesias nacionales católicas separadas en lo doctrinal, económico, moral y político porque lo que se enseña en Alemania en Polonia no se enseña y viceversa.
    Un proceso de desintegración de la Iglesia que como se basa sobre reformas y no sobre ningún principio moral, doctrinal o eclesiástico dará lugar en pocos años a nuevas divisiones internas. Recuerden que el protestantismo dio lugar a 30.000 religiones e iglesias diferentes y, por otra parte, esta nueva Iglesia reformista en su moral y doctrina no se diferencia en nada del protestantismo tampoco va a lograr ninguna unidad con el protestantismo si el protestantismo no logró unificarse.
    El papa Francisco piensa «este es un proceso de reformas que he iniciado por sugerencia de los alemanes que me han tomado el pelo y que es imparable seguiré con el mismo y en el futuro aunque pierda el papado y se destruya la Iglesia católica podré afirmar que lo impulse yo solo con ese objetivo para cerrar el Estado del Vaticano con todos sus escándalos y para permitir la formación de una Iglesia plural o una pluralidad de Iglesias.
    Es decir, el papa Francisco tratará de presentar el mayor fracaso de todo pontificado y la destrucción de la Iglesia católica como un logro y dirá que fue apoyado en ello por los 5000 obispos del mundo con lo cuál no mentirá en nada porque viendo los obispos cómo se desarrollaban las cosas decidieron apoyar la formación de Iglesias nacionales católicas reformistas separadas y la desaparición del Estado del Vaticano y la Iglesia católica como unidad, podrá mostrar además como ejemplo de su iniciativa la formación de una Iglesia católica comunista reformista china creada por un acuerdo secreto y presentará la derrota como una victoria.
    Mientras tanto intenta engañar a conservadores para que confíen en sus acciones y las apoyen y en progresistas para que no aceleren demasiado el proceso cismático a los fines de que puede disfrutar del pontificado lo más que pueda.
    Luego, cuando todo caiga dirá que todo fue obra suya para el bien de la religión y del Mundo.
    Los progresistas ven en esto una súplica de espera y una muestra de miedo y cobardía ante las reformas que se van a llevar a cabo como pidiendo que las lleven a cabo más lentamente y leen en las palabras de Francisco y su Iglesia lo siguiente: «estamos aterrados y no sabemos cómo parar estas reformas y este cisma» lo que significa que es el momento de que Alemania incremente las reformas y vaya adelante para asegurar la victoria y el fin de la guerra contra Roma con la destrucción de su oponente la Iglesia católica.
    «Es momento de hacer lo que se le venga en gana a cada uno» es el mensaje que han recibido los progresistas católicos «avancen en el cisma y avancen en la formación de Iglesias reformistas católicas nacionales separadas en lo económico y político de Roma, nuevas Iglesias y nuevas religiones, es momento de asegurar las posiciones y dar lugar a una Iglesia nacional rica que pague muy bien a obispos y sacerdotes y que no deba entregar nada a Roma y es momento de hacer historia de ser los grandes reformadores del mundo que quedarán en la historia no sólo por el cisma sino por la destrucción de la Iglesia».
    La masonería, las organizaciones secretas y el NOM han dicho «este es el momento del ataque y de la destrucción del obstáculo, del katejón, que impide el gobierno mundial manifiesto y la religión mundial, debemos proteger esta medida con una serie de noticias para que no se note demasiado que el proceso de desintegración de la Iglesia católica está comenzando y que es el momento de la tinieblas en las que lograremos llevar a cabo nuestro objetivo de destruir la Iglesia católica y construir el gobierno y religión mundial masónica.» No se dejen engañar esto es lo que está pasando.
    Saludos en la Santa Virgen María y en Cristo Rey

  3. El problema principal de la Iglesia católica de hoy no es Dios no es que Dios se ha equivocado o no puede, el problema es enteramente humano y viene de lejos y se ha permitido a la masonería preparar el terreno para la destrucción y persecución de la Iglesia católica desde la Revolución Francesa en incluso antes.
    Pero empecemos con la Revolución Francesa y las negativas de inculturar de Cristo a la democracia no de Rousseau sino de Aristóteles y Santo Tomás de Aquino como forma válida de gobierno, no se ha permitido la existencia de partidos políticos con la denominación de «católicos» ello ha llevado en la práctica a que los católicos queden divididos en partidos políticos no católicos e ideologías anticatólicas y por allí se han infiltrado las herejías, desde 1825 los principales gobiernos democráticos han sido anticatólicos y de masones y hoy lo siguen siendo.
    Luego en Fátima 1917 la Santa Virgen le pide la papa y a los obispos del mundo que consagren Rusia a su inmaculado corazón para que los errores no se esparzan por el mundo y se niegan a hacerlo porque muchos obispos son socialistas o comunistas.
    La formación del Estado del Vaticano un Estado que es puro hueso que no tiene contribuyentes y que no puede subsistir ni mantenerse pasa a depender junto con la Iglesia católica del dinero de Alemania por medio del impuesto alemán en materia de religión.
    Juan XXIII organiza un concilio el CVII en el cuál los dineros alemanes tienen la mayor influencia y comienza la protestantización de la Iglesia católica ya inficionada de progresistas católicos.
    Pablo VI lleva adelante la modificación de la Santa Misa y pone al frente de la comisión a un masón y suprime la Santa Misa de siempre esta nueva Santa Misa es antropocéntrica en el armado de la comunidad que da culto a Dios, no es la comunidad con el sacerdote los que realizan los ritos y el culto frente a la cruz de Cristo sino que es el sacerdote el que mira a la comunidad y la comunidad la que mira al sacerdote por lo que se pierde el sentido de un culto a Dios y lo que empieza a preocupar es el hombre y la comunidad de fe de los hombres y no Dios y el culto debido a Dios.
    Hay en esto de volverse la comunidad a sí misma y mirarse los hombres unos a otros la cara una evidente expresión de que el objeto del culto es el hombre mismo.
    Todo ello genera una pérdida de caridad y de gracia para la Iglesia y una gran pérdida de católicos y sacerdotes.
    A pesar de ello los obispos y sacerdotes realizan una gran campaña dentro de la Iglesia para defender todos los errores del CVII y para convencer de los beneficios de la misa de Pablo VI y el CVII suplanta a Trento y el magisterio anterior de manera que se transforma en un nuevo Talmud de la religión católica y se establecen las condiciones para una caída de la moral y santidad de la Iglesia a la situación previa a Trento e incluso peor que posibilitó el cisma de Lutero.
    La Fraternidad no salva su santidad sino que el obispo Lefebvre sabiendo que estaba enfermo de cáncer no tiene la suficiente fe en que Dios le dará el tiempo para terminar su obra y cae en apostasía nombrando obispos sin la autorización de Roma.
    Hay una cierta santidad en la Fraternidad puesto que pueden salvarse todos los que creen en un Dios creador y remunerador de los que le buscan pero la Fraternidad se aparta de la Iglesia católica y no forma parte de la Iglesia católica y sí de la ciudad de Dios.
    Juan Pablo II inicia los encuentros de Asís en los cuáles se enseña una igualdad de todas las religiones o que todas las religiones son buenas en ese sentido parecerían que salvan lo que implica desde todo punto de vista algo contrario a la fe católica y a la enseñanza católica. Los obispos y papas no hablan más de catolicismo sino de cristianismo y de religión judeocristiana todo un síntoma.
    Benedicto XVI sigue con las reuniones de Asís, restablece la misa de siempre que no podía ser prohibida lo que se llama el Rito Extraordinario, existió aquí una gran oportunidad de los obispos para volver a santificar la Iglesia y restaurar la Iglesia y para combatir la herejía del progresismo católico pero los obispos conservadores siguieron defendiendo errores del CVII y ninguno adoptó el Rito Extraodinario de la Santa Misa.
    Benedicto XVI es presionado a renunciar (renuncia o no según como se vea) y crea el papado emérito todos los obispos del mundo salvo excepciones contadas con los dedos, todos los sacerdotes y todos los laicos católicos salvo excepciones entre las que me cuento felicitan a Benedicto XVI no sólo por renunciar a los deberes que Dios le había impuesto con argumentos que los años han demostrado infundados sino que elogian la creación del papado emérito.
    Benedicto XVI les permite a los cardenales reunirse antes del cónclave para que los cardenales tuvieran tiempo para pensar su decisión ir conociendo a todos los cardenales pedir información e informarse de quién era quién.
    En el cónclave eligen los cardenales a conciencia de lo que están haciendo a Bergoglio que asume como el papa Francisco.
    Desde la asunción del papado Francisco se ha mostrado tal cual era su persona antes pues siempre generaba división en la Iglesia y ello se sabía o podía saberse con un poco de diligencia, a saber, que era una persona que generaba división y grietas.
    Lo han mantenido y apoyado durante ocho años los obispos de todo el mundo y le han permitido de todo como si fuera un Dios.
    El papa Francisco es el que ha creado el camino sinodal del cisma alemán y el acuerdo secreto con China para crear una Iglesia católica comunista china dependiente del gobierno chino y pronta a separarse de Roma.
    Los obispos no han actuado más que algunos pocos se los mandó como a indios solos no contra Goliat para que lo venciera sino contra todos los filisteos, contra toda la Iglesia católica gobernada por la contraIglesia o antiIglesia o Partido del Mundo en la Iglesia y contra el NOM y los medios manejados por el NOM y los gobiernos del mundo.
    A los que advertían lo que estaba sucediendo, como es mi caso, se los ha dejado de lado y se les ha hecho la guerra.
    Se envió primero a Burke y Cafarra, a Burke lo dejaron sólo como a Urías para que fracasara para que demostrara que no se podía hacer nada, luego, enviaron a Schneider, después, a Viganó y, así, hasta dar la sensación de que se estaba simulando un enfrentamiento con los progresistas católicos más que llevándolo a cabo parecía que todos formaban parte de un sistema que se negaba a hacer las correcciones y tomar las medidas necesarias para que la Iglesia católica subsista.
    Cuando Viganó decía que había que dejar de lado el CVII para empezar a combatir la herejía, Schneider, Zen y Brandmuller saltaban a desprestigiarlo. Schneider escribe un artículo señalando que el único papa es Francisco y no Benedicto. Zen sale a atacar a Viganó y a defender el CVII y luego se queja de que Parolín y el papa Francisco se comportan como siempre se han comportado.
    Sarah sale a afirmar que había que seguir las indicaciones de cada obispo en el tema del culto y de dar la comunión en la boca o en la mano y agrega o (y no «y») las autoridades civiles que según esa resolución pasarían a regular parte del culto y todo ello independiente de lo que ha establecido la Iglesia desde siempre en materia de culto y de lo que sabe el católico como fiel y de la conciencia moral y religiosa del católico.
    Sarah sabía que todo ello implicaba un apoyo a Taussig y el cierre del seminario católico sin otro motivo pero aún así apoyó a Taussig.
    Después sale Sarah a felicitar a Schneider por sus actuaciones y por su nuevo libro claro después de escribir que el único papa era Francisco era lo menos que debía hacer por los servicios prestados a Francisco.
    No se crea; los ataques no vinieron de fuera sin de adentro, de la ciudad de Satanás dentro de la Iglesia terrenal ahora en esa Iglesia terrenal existe una Iglesia santa y una contraIglesia como dice San Pablo estaban entre nosotros pero no eran de los nuestros, hay una buena mujer y una mala mujer.
    Sobre lo que hay que hacer es ver los signos de los tiempos como enseña Jesucristo y cuando se vean los signos de los tiempos hay que hacer después es seguir lo que Jesucristo enseñó que se debía hacer.
    En cuanto a si esto se arregla con política eclesiástica, no, es una cuestión de santidad y de santidad de los obispos, si los obispos no son santos uno puede rezar para que se santifiquen hay 5000 obispos que han apoyado por obras palabras y omisión este proceso de destrucción de la santidad de la Iglesia y de destrucción de la Iglesia terrenal, ¿será suficiente con rezar? No, porque Dios trata al hombre con magna reverencia es decir Dios nunca violenta salvo casos muy excepcionales la naturaleza humana y respeta el libre albedrío de los hombres, los obispos saben que deben hacer para santificarse y santificar la Iglesia y es lo que la Iglesia ha hecho siempre desde el inicio el culto correcto y lo que ha enseñado Cristo, evitar la corrupción de la moral y de la doctrina, evangelizar, defender la fe de Cristo, testimoniar, cumplir con los sacramentos y mandamientos y luchar contra las herejías.
    Hay 5000 obispos en el mundo y ¿cuántos han hecho o dicho algo? Casi ninguno y uno puede llegar a pensar que los que han dicho algo lo han hecho para mantener en el redil a los laicos tradicionalistas y conservadores, mientras se adultera y prostituye la religión.
    No se trata de pensar, no es un gnosticismo lo que salva a la Iglesia, no se trata de que el hombre tenga que salvar a la Iglesia, el hombre no puede salvar a la Iglesia, Dios por intermedio de la Iglesia salva al hombre.
    Así que es una cuestión de la propia Iglesia y de la jerarquía, Dios creó a la Iglesia como una institución jerárquica, no nos toca a nosotros intentar salvar a la Iglesia porque eso es imposible sino a los obispos, los obispos deben hacer lo que siempre hicieron en la Iglesia para luchar contra las herejías y santificarse pero si no lo hacen y todos estos años e incluso dos siglos nos indican que no van a hacer lo necesario.
    Entonces lo que tiene que hacer el laico católico es mantenerse firme en su fe y mirar los signos de los tiempos y hacer lo que Jesucristo enseña en los evangelios sinópticos cuando sea el momento de hacerlo.
    Por supuesto que tendríamos que reconocer que si los laicos y la Iglesia dicente fuera más santa que la Iglesia docente como ocurrió durante el arrianismo es muy posible que la Iglesia terrenal vencería sobre la herejía progresista.
    Durante el pontificado de Pío XI se inició en México una cristiada, la Iglesia lo inició y Pío XI lo inició una lucha contra el gobierno laicista y anticatólico y contra leyes injustas se llamó la cristiada de México, muchos católicos sacerdotes y fieles dieron su vida en martirio, ningún pueblo dio en el siglo XX semejante cantidad de mártires y tanta sangre derramada, la consecuencia es que a pesar de que la Iglesia dejó a los católicos mexicanos peleando solos contra la masonería internacional y las fuerzas norteamericanas y europeas que apoyaban al gobierno mexicano llegó un momento en que los cristeros iban a vencer.
    Todo ello era muy negativo para la Iglesia porque si los cristeros vencían significaba que la Iglesia católica debía seguir el mismo proceso en otros países para vencer a los gobiernos anticatólicos y masones y desplazar a la masonería y para la Iglesia católica y para Pío XI ello significaba elegir el camino estrecho y no el amplio y cómodo que lleva a la perdición.
    En definitiva unos pocos obispos apoyados por Pío XI traicionaron a los católicos de México y de todo el Mundo y dejaron a los mismos sin argumentos, sin apoyo y a merced de los asesinos del gobierno mexicano, dicen que a Pío XI le caían lágrimas cada vez que se trataba ese tema «de cocodrilo» agregaría.
    La traición a la Iglesia santa y celestial y a Cristo de parte de la mayoría de los integrantes de la Iglesia terrenal actual ha sido de tan grandes proporciones que no creo que exista elemento humano que presente una ausencia de pecado mortal de palabra obra y omisión dentro de la jerarquía (quizás Viganó) y si existe no es capaz de llevar adelante ninguna medida exitosa por falta de apoyo de la institución, se ha dejado avanzar el mal hasta que invadió el cuerpo, si tu ojo te escandaliza arráncatelo y tíralo lejos pero esta gente ha amado demasiado a los miembros corruptos y engangrenados de la Iglesia terrenal y se aman demasiado a sí mismos para ver todos los desastres que han hecho, todos sus errores y corregirlos es más hasta creen que pueden llegar a acuerdos con los masones y con el NOM y a manipular los poderes de los gobiernos de manera tal de que no le den muerte y se repartan los vestidos como señaló el Apocalipsis que haría la Bestia del Mar o sea el gobierno mundial con la mala mujer.
    Pero existe la posibilidad de que mi análisis esté errado porque ¿quién conoce el espíritu del hombre sino el mismo espíritu que mora en él? No conozco a los obispos los juzgo por los frutos del árbol pero no los conozco y no puedo asegurar cómo se desarrollarán las cosas de aquí en más sólo puede indicar lo probable o razonable no los científicamente cierto en cuanto al futuro de la Iglesia y carezco del don de profecías pero puedo tener una cierta certeza sobre bases teológicas de que la Iglesia terrenal camina no hacia una nueva primavera sino hacia un proceso de cismas y de destrucción que está descrito en Apocalipsis de San Juan.
    Saludos en la Santa Virgen María y en Cristo Rey

  4. Es normal que disminuyan los números de practicantes, como que la Iglesia pasa del asunto y no tiene interés en evangelizar. Y ya se sabe que si yo fabrico un producto y no hago propaganda y además callo cuando los demás fabricantes desprecian públicamente mi producto no pretenderán que sea un éxito de ventas. Pues eso, que un poquito de publicidad no vendría mal, y además obedecería al Fundador en aquello de » Id y predicad el evangelio».

    1. Mientras haya discípulos del Maccarra, dudo mucho que cambie el panorama. Y los que no son discípulos pero callan empeoran la cosa y debería ser al contrario, ponerse de acuerdo y lanzarse todos a una contra los palmeros del Papa, de modo que falten comisarios.

  5. Un cuento más (narración)
    Es interesante este artículo armado por la información debería ir dirigida a la Iglesia y a los católicos porque para ellos escribe y no ser presentada como algo positivo, en definitiva, es una caída de la fe en Estados Unidos pero para los progresistas eso puede ser presentado como algo bueno si uno le da algunas vueltas.
    Y aquí alguien piensa:
    ¿De qué forma una información de estas, una estadística sobre la caída de la fe, se puede utilizar de manera positiva en un artículo para los progresistas católicos?
    Bueno, construyamos un artículo señalando que esta baja de la cristiandad perjudica a Trump y dejemos de manera tácita que saquen la conclusión los progresistas católicos de que, por lo tanto, beneficia a Biden.
    Bueno, el primer paso para el artículo está dado. ¿Y ahora?
    Pongamos, en duda, que las medidas pro vida de Trump les puedan servir en lo electoral y dejemos de manera tácita la afirmación de que Biden va a ganar porque a pocos le interesan estos asuntos y, por último, agreguemos otra encuesta porque a la anterior no le podemos hacer decir lo suficiente en contra de Trump.
    Hay que tener presente que Europa odia a Trump y muchos obispos junto con el papa no lo quieren. Este artículo va a ser leído con alegría para el que lee entre líneas.
    En esta nueva encuesta que agregaré a la anterior trataré de desprestigiar a Trump desde otro punto de vista debemos sugerir para ello que los van a votar sólo los blancos con lo cuál sugerimos que los blancos y Trump discriminan pero, además, si transcribimos una encuesta que hemos seleccionado y que afirma que a Trump lo votan sólo los blancos no estamos discriminando pero, tal vez sí, bueno lo importante es que no se note.
    Lindo artículo para foguear la grieta y la violencia en Estados Unidos y si decimos algo en contra de la imagen de Trump no de manera directa sino sugiriendo todo por medio de dos encuentas debidamente seleccionadas mucho mejor.
    Bueno, ya está nuestro trabajo del día para la ciudad de Satanás y la contraIglesia se deben estar divirtiendo mucho con este artículo y de paso demuestro la astucia que tengo.
    Ahora, sé que las encuestas no valen nada pero mantienen a los progresistas católicos del blog tranquilos y contentos.
    Les doy algo que no sirve de nada y todos permanecemos contentos en el charco y no me arriesgo a emitir una opinión no sea que alguien me ataque de nuevo por progresista y, además, aparento objetividad porque no muestro mis intenciones sino las escondo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *