PUBLICIDAD

En el año de la “Laudato si’” es fiesta para todos, excepto para “mi’ Señor”

|

En estos tiempos de carestía mundial ha habido invitaciones urgentes a los responsables de la Curia a ser “sobrios” y a “eliminar los gastos de congresos, transferencias al exterior y consultorías externas” por parte de quienes en el Vaticano tienen las cuerdas de la bolsa – el jesuita Juan Antonio Guerrero Alves y el cardenal Reinhard Marx, prefectos de la Secretaría para la Economía y del Consejo para la Economía, respectivamente –.

Pero evidentemente se ha hecho una excepción con los festejos por la “Laudato si’”. Ayer, domingo 24 de mayo, se ha disparado el quinto cumpleaños de la firma de la encíclica, y para celebrarlo se ha anunciado un jubileo de un año entero, con un programa interminable.

*

Para comenzar ya hubo un prólogo, la “Semana de la Laudato si’”, lanzada el 16 de mayo a través de un video-mensaje del papa Francisco entre sugestivas imágenes de cebras, camellos y sabanas, y coronada el domingo 24 con el recitado común en todo el mundo, al mediodía según la hora local, de una oración compilada en el Vaticano para la ocasión, para que todos “sepamos escuchar y responder al grito de la tierra y al grito de los pobres”.

Entre los que han tomado parte en la semana preparatoria – con múltiples iniciativas locales – sobresalen los Estados Unidos con 2316 inscripciones, seguidos en la lista por Italia, Francia, España, Argentina, Brasil y gradualmente por otros naciones, con China al final con una sola inscripción.

Pero para ellos hay algo más. Porque al finalizar el verano se encontrarán juntos en el “Tiempo de lo Creado”, anunciado como ya en los años pasados desde el 1 de setiembre, día mundial de la oración por lo creado, al 4 de octubre, fiesta de san Francisco de Asís, con el compromiso de inventar y poner en práctica en ese arco de días actos de “reparación de nuestras relaciones con los demás y con la creación”.

Se trata de una iniciativa ecuménica lanzada no sólo por el papa Francisco, sino conjuntamente por Bartolomeo, el Patriarca ortodoxo de Constantinopla, por Justin Welby, el arzobispo anglicano de Canterbury, y por el luterano Olav Fyscke Tveit, el secretario general saliente del Consejo Ecuménico de las Iglesias.

En el medio de la edición del 2019 del “Tiempo de lo Creado”, el 20 de setiembre, fue noticia una huelga mundial por el clima, con estudiantes de todo el mundo que se ausentaron de las aulas escolares y con Greta Thunberg haciendo de estrella. Se prevé que este año la huelga escolar se repetirá.

Pero antes que llegue el “Tiempo de lo Creado”, en junio está programado en el Vaticano dos iniciativas del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano, presidido por el cardenal Peter Turkson.

La primera, el 18 de junio, consistirá en un seminario a través de la web – en la jerga, “webinar” – entre expertos de todo el mundo, llamados a formular “evaluaciones” y proyectar “caminos futuros” inspirados en la “Laudato si’”.

La segunda será la publicación de un “texto interdicasterial con lineamientos operativos” para dar seguimiento práctico a la encíclica.

Otros “webinar” de número y de contenido todavía imprecisos han sido anunciados para el otoño, también éstos promovidos por el Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral.

Para no hablar de la mesa redonda – no a través de la web sino, se espera, con presencias físicas – que el Vaticano organizará a fines de enero en Davos, en el transcurso del Foro Económico Mundial que cada año reúne, en la ciudad suiza de Gotha, a los poderes mundiales.

Al comienzo de la primavera del 2021 está en agenda – pero por ahora sólo en el estadio de “propuesta” – también un encuentro entre líderes de las diversas religiones, siempre con la bandera del “Laudato si’” y naturalmente con el Papa.

Todo esto para confluir en el triduo conclusivo, entre el 20 y el 22 de mayo del 2021, de esta especie de año jubilar, durante la cual se llevará a cabo en el Vaticano una conferencia internacional y se lanzará una “plataforma plurianual de acción”, inspirada en la encíclica.

Animarán el triduo conclusivo las voces y los sonidos de la “Living Chapel” creada por Julian Revie, en sociedad con las Naciones Unidas y el Movimiento Climático Católico Global, con un coro de niños de áreas necesitadas del mundo, con los cantos de pájaros grabados en bosques devastados por el hombre, con los sonidos hechos de barriles de petróleo y otros materiales reciclados, y con textos de san Francisco y del Papa que ha tomado su nombre.

No sólo eso. El Vaticano ha anunciado que sostendrá el objetivo de la “Liv ing Chapel” de “crear jardines y espacios naturales” inspirados en la “Laudato si’”; promoverá la realización de un film documental y de un “espectáculo inmersivo” sobre la encíclica; se unirá a la batalla contra los materiales plásticos contaminantes; apoyará la organización de “Laudato Tree” para plantar cada año un millón de nuevos árboles en las zonas áridas de África; y lanzará en las redes sociales el primer concurso mundial sobre la Biblia releída a la luz de la “Laudato si’”.

Además, la Santa Sede pondrá en acción un cierto número de diócesis, parroquias, familias, escuelas, granjas voluntariosas, etc., en “un recorrido de 7 años de ecología integral en el espíritu de la Laudato si’”, con el propósito de duplicar el número de los que se comprometen y llegan así a movilizar “una masa crítica necesaria para la transformación radical de la sociedad invocada por el papa Francisco”.

A los indiviudos que se distinguirán por su compromiso en los respectivos ámbitos de acción, a partir del 2021 el Vaticano asignará cada una una docen de premios Laudato si’”.

*

Pero esto no ha terminado. En la agenda del año celebrativo conocida hace algunos días han sido incluidas también dos citas inicialmente por derecho propio, puestas en el calendario durante esta primavera, pero después enviadas a otoño con motivo de la pandemia del coronavirus.

Son dos citas sobre las cuales el papa Francisco ha invertido mucho, pero que ponen al descubierto también el punto más vulnerable de su pontificado.

La primera se llevará a cabo el 15 de octubre en el Vaticano y tiene por título “Una alianza para reconstruir el pacto educativo global”.

No sorprende que un Papa como Jorge Mario Bergoglio tenga en su corazón la escuela y la formación de las nuevas generaciones, él que forma parte de la Compañía de Jesús, durante siglos educadora de las clases dirigentes.

Pero lo que impacta es la ausencia total en este proyecto educativo cualquier especificidad cristiana.

En el vídeo mensaje con el que Francisco ha lanzado la iniciativa no existe el más benigno rasgo verbal ni de Dios ni de Jesus ni de la Iglesia. La fórmula dominante es “nuevo humanismo”, con su atuendo de “casa común”, “solidaridad universal”, “fraternidad”, “solidaridad universal”, “fraternidad”, “convergencia”, “recibimiento””… ¿Y las religiones? También ellas están unidas y neutralizadas en un diálogo indistinto.

La novedad de esta iniciativa de Francisco consiste precisamente en el hecho que es la primera vez – en la historia de la Iglesia – que un Papa hace suyo y se pone bajo la guía de un pacto educativo mundial tan radicalmente secularizado.

La segunda cita está convocada para el 21 de noviembre en Asís, tiene por título “The Economy of Francisco” (el santo, no el Papa que lleva su nombre) y tiene por objetivo nada menos que “un pacto para cambiar la actual economía del mundo”.

Será “un festival de la economía de los jóvenes con el Papa, un camino intermedio entre Greta Thunberg y los poderosos de la Tierra”, tal como lo ha anunciado el principal organizador, el economista Luigino Bruni, perteneciente al Movimiento de los Focolares y consultor del Dicasterio vaticano para los Laicos, la Familia y la Vida.

Entre los personajes que ya han confirmado su presencia estarán el economista malthusiano Jeffrey Sachs, en este pontificado infaltable huésped de toda cita vaticana referida a la economía y la ecología; Carlo Petrini, fundador de Slow Food y ex invitado personal de Jorge Mario Bergoglio al Sínodo sobre la Amazonia, y la ecologista india Vandana Shiva, por un lado aclamada en el circuito de los “movimientos populares” muy estimados por el Papa (participó en su tercera reunión mundial) y por otro lado muy desacreditada por la comunidad científica digna de este nombre.

Curiosamente, Vandana Shiva y Carlo Petrini han anticipado en algún momento la condena del pecado de “ecocidio”, que Francisco dijo que quería introducir en el Catecismo. En octubre del 2016, en efecto, una y el otro quisieron poner en escena en Holanda, en La Haya, un proceso simbólico en el que condenaron en ausencia, precisamente por ese delito de “ecocidio”, a la multinacional biotecnológica Monsanto.

También esta otra iniciativa del papa Francisco resalta la ausencia de cualquier pista específicamente cristiana, sustituida por un genérico alineamiento con la dominante ideología agnóstica del ecologismo, del pacifismo y de los derechos individuales.

Todo esto acontece como si en las palabras de la “Laudato si’” del cántico de san Francisco se hubiera cancelado la secuela: “… mi’ Señor”.

5 comentarios en “En el año de la “Laudato si’” es fiesta para todos, excepto para “mi’ Señor”
  1. ¿Es el Covid 19 un castigo de Dios? ¿Qué nos espera después del Covid 19?
    El siguiente análisis lo hacemos sobre la base de la entrevista del P. Javier Olivera Ravasi a Monseñor Athanasius Schneider del 09 de mayo de 2020 y es un tema muy importante para saber qué se puede esperar luego del Covid 19.
    Queremos destacar lo acertado de ciertas partes de la entrevista en que Monseñor Schneider señala claramente los motivos por los cuáles es más que evidente que el Covid 19 ha sido utilizado por el NOM para establecer bases futuras que deriven en un gobierno dictatorial mundial manifiesto al estilo del comunismo organizado por grupos secretos progresistas y comunistas.
    Luego, señala Monseñor Schneider que el pecado original y todo lo que se ha seguido de él es castigo de Dios y, por lo tanto, el Covid 19 es un castigo de Dios y que de ese mal Dios sacará un bien mayor. El razonamiento es más que caprichoso y arbitrario diríamos que no se basa en una buena y correcta teología católica.
    En primer lugar, señalamos que el que Dios permita un mal no necesariamente es para un bien mayor a futuro, por ejemplo, que Dios permita que las personas cometan pecados es simplemente porque Dios quiere el libre albedrío de las personas pero no permite el pecado sino porque es una consecuencia no necesaria ni deseada del libre albedrío que es para el buen obrar que lo quiere Dios. Es este sentido y en este caso puede afirmarse que Dios permite un mal para un bien mayor.
    Ahora, con respecto al pecado original y sus consecuencias negativas para la humanidad puede hablarse en sentido impropio de castigo de Dios porque que una persona sufra alguna enfermedad no necesariamente es castigo de Dios y no necesariamente puede deberse a que ha cometido un pecado ella, su padre o algún pariente como lo enseña Jesucristo.
    Puede decirse que una enfermedad es el resultado del pecado original más que del castigo de Dios porque son los hombres los que se han dañado a sí mismos y a la humanidad por sus pecados y para que ese daño se produzca no es necesario que Dios intervenga, es más, en Adán y Eva las consecuencias del pecado original se dieron en ellos sin necesidad de que intervenga directamente Dios, su rebeldía los dañó y dañó a la humanidad según surge de la lectura del Génesis, Josef Pieper afirma que el infierno es que el hombre se aleje de Dios, si duda, hay algo de ello sin negar las afirmaciones de Santo Tomás sobre la realidad del infierno.
    Así, que en el caso del Covid 19 y de otras enfermedades podemos decir con más propiedad de que son consecuencias del pecado original y de los pecados de la humanidad que un castigo de Dios sin negar por ello que existan castigos de Dios y que de manera impropia pueda afirmarse que es un castigo de Dios en el sentido de que Dios permite esos castigos que los hombres se hacen a sí mismos.
    Podemos decir con Monseñor Schneider que el Covid 19 tiene las características de una gripe fuerte comparando la tasa de mortalidad del año 2020 de distintos países por el Covid 19 con las tasas de mortalidad por enfermedades infecciosas de años anteriores en cada uno de esos países.
    Ahora, que el Covid 19 haya sido utilizado por el NOM para establecer una cuarentena a nivel global, con supresión de la libertad y derechos y con los daños económicos que se verán a futuro no nos obliga a afirmar que es un castigo de Dios, es más, nos obliga a afirmar que es un daño generado por el NOM para fines del gobierno del mundo.
    De la misma manera que no podemos decir que los 15 millones de niños que son asesinados antes de nacer por el aborto a nivel mundial son castigo de Dios sino un daño que los hombres hacen a la humanidad.
    ¿Debe Dios extraer del mal que permite un bien mayor? Parecería a algunos que si Dios permite un mal necesariamente debe ser para un bien mayor. Señalo que NO necesariamente es así, Dios NO está obligado a extraer de un mal un bien mayor aunque permita el mal, o sea, el mal NO es un medio por el cual Dios extrae un bien mayor.
    Dios podría haber permitido la condenación de la humanidad después del pecado original y seguiría siendo justo y misericordioso al obrar así, Dios no estaba obligado a entregar a su Hijo para la salvación de los hombres, no estaba obligado Dios a salvar al hombre de su pecado mortal ni del infierno. Esa es teología correcta y hay que tenerla en cuenta al razonar el tema del Covid 19.
    Que un hombre, la Iglesia, los gobiernos, las sociedades secretas, la humanidad lleven a cabo pecados mortales no obliga a Dios a extraer de ellos de manera necesaria y obligatoria la salvación o un bien mayor para ese hombre, esa Iglesia, esos gobiernos, esas sociedades secretas y esa humanidad.
    ¿Acaso Dios no puede permitir que el mal sea para mayor castigo del malvado? Por supuesto que ello está en los planes divinos que del mal el hombre extraiga el mal y sea castigado en el infierno si no se arrepiente y enmienda su vida.
    Pues verdaderamente del mal lo primero que surge es un mayor castigo para el malvado en su alma que se aleja de Dios y sobre la cual recae el pecado y sus consecuencias y a nivel extratemporal, pero los pecados que cometen los hombres sobre otros hombres no necesariamente son para salvación y bien mayor de los que sufren dichos males pueden ser que muchos hombres al ser maltratados por otros se vuelvan peores y eso ocurre generalmente.
    Si Dios estaría obligado de sacar de todo mal que permite un bien mayor estaríamos obligados a realizar acciones malas porque las mismas redundarían en un bien mayor por lo que el mal no existiría, ni existiría el infierno y Dios sería bueno y malo como enseñan algunos cabalistas y los masones.
    Dios, muchas veces, permite al malvado que siga pecando para su propio mal en esta vida y en la futura así como ayuda al santo a que se santifique más. Dios, a veces, dice con todo derecho: “que esta generación maldita colmen los pecados de sus padres.”
    Luego, si el NOM lleva a cabo junto con el consentimiento de la humanidad y la Iglesia el cierre de templos y del culto a Dios y la restricción de derechos y libertades de las personas no necesariamente de ello vendrá una primavera para la Iglesia o para la humanidad como enseñan algunos necios sino que pueden venir de éstos, males peores que se manifestarán en lo económico y social.
    No porque pequemos y llevemos adelante una apostasía universal Dios está obligado a salvarnos de alguna manera, muy posiblemente estemos preparando los tiempos finales porque lo bueno que Dios extraerá del Apocalipsis es la segunda Venida de Cristo y la Jerusalén Celestial.
    No porque Dios haya afirmado que las puertas del infierno no prevalecerán contra la Iglesia, Dios está obligado a impedir la apostasía universal de la Iglesia terrenal si su jerarquía quiere comulgar con el pecado, bastaría sólo que permanezca un pequeño rebañito que constituya la Iglesia santa para que Dios haya cumplido con sus palabras.
    Respondemos a nuestras preguntas formuladas al principio que el Covid 19 y las pérdidas que se produjeron durante la cuarentena en materia de derechos naturales y en materia de respeto a la dignidad humana por la actuación del NOM con el silencio y complicidad de la humanidad y de la Iglesia no es un castigo de Dios, es un daño que los hombres se hacen a sí mismo y de ello no necesariamente Dios está obligado a extraer un bien mayor sino que puede permitir un mal mayor para la condenación de los que deben ser condenados y para el arrepentimiento de los pocos que se arrepientan o acompañar dichos pecados en masa con un verdadero castigo de Dios que está por venir.
    El Covid 19 con todos sus males son obra humana y de pecado por lo que no existe obligación de Dios de extraer un bien mayor porque por permitir Dios a los hombres que en el uso de su libre albedrío se dañen unos a otros no puede extraer de manera necesaria y obligatoria que ello redundará en un bien mayor.
    Además, la ausencia de conciencia sobre el pecado y sobre los graves males que se han realizado a la humanidad desde el NOM con el consentimiento de la Iglesia y de la humanidad no son condiciones propicias para un milagro porque extraer de un mal un bien solamente corresponde a Dios y esto es un milagro y recordemos que los milagros son a los sólo fines de la fe y no abundan.
    Por lo cual, esperemos que la Iglesia realice junto con los católicos un análisis de conciencia de su actuación religiosa durante este Covid 19 y se arrepientan y pidan perdón no sea que Dios los castigue verdaderamente en el futuro con males peores. Es decir, se ha pecado por obra, palabra y omisión y lo que viene serán las consecuencias de nuestros pecados y, tal vez, sumado a ello el castigo de Dios.
    Desarrollada una teología de la historia adecuada para el Covid 19 y sobre lo que le espera a la humanidad y a la Iglesia si no toma conciencia de sus malas acciones, palabras y omisiones, se arrepiente y enmienda, entonces, podemos decir que vendrán males mayores y que Dios no está obligado a llevar a cabo el milagro de extraer de dichos pecados un bien mayor, es más lo lógico es esperar que junto con los males fruto de los pecados cometidos se sume un castigo de Dios. Saludos en la Santa Virgen María y en Cristo Rey

  2. Con respecto a una doctrina que entiendo que es cuanto menos muy peligrosa y que tiene que ver con la conferencia del P. … solamente extraigo algunos párrafos del Padre Pierre Virion de su libro “El gobierno mundial y la Contra – Iglesia” año 1965.
    Lo siguiente es doctrina cabalísta y masón presentada por el Padre Pierre Virion: “Pues el “Padre Desconocido” se hace cognoscible al plano de la inteligencia humana por una primera evolución en la que desarrolla la bisexualidad potencia en su única divinidad. En este plano, el Padre, cuya naturaleza es la de ser “El-Ella”, engendra al Hijo: El, expresión del fuego creador, y Ella, la Sabiduría (Sophia), es decir, el Espíritu Santo simbolizado por la paloma. Esta triple blasfemia contra la Santísima Trinidad, habitual en la Contra-Teología de las altas sectas, aparece en fotocopia adjunta, tomada de una obra ilegible: Arcanos Solares, aparecida en 1960 en las ediciones “La Colombe” … (precisamente la “colombe”, la paloma).” (pág. 243)
    “Arcanos Solares. En el interior del Triángulo Luciferiano, o sea de nuestro Padre Directo, mismo Hijo del Dios Supremo, tenemos: El-Ella = La Cumbre de este edificio = el Juez = el Andrógino. El = el Rey = el Macho, Ella = la Reina = la Hembra (…) Aquí encontramos: El-Ella = el Padre interior del Ternario El= el Hijo, Ella = el Espíritu Santo (…),” (pag. 244 y 244 fotocopias de Arcanos Solares)
    “Escuchemos ahora al patriarca gnóstico Synesius en el Congreso espiritualista de 1908:
    “Hay uno de nuestros dogmas sobre el cual deseo disentir. Es el dogma de la salvación femenina. La obra del Padre ha sido cumplido, la del Hijo también lo está. Sólo queda la del Espíritu, el único que puede determinar la salvación definitiva de la Humanidad terrestre y preparar la reconstrucción del Adam-Kadmon. Pues el Espíritu, el Paráclito, como lo llamaban los cátaros, corresponde a lo que hay de femenino en la divinidad, y nuestras enseñanzas señalan que es la única faz de Dios verdaderamente accesible a nuestra razón. ¿Cuál será la naturaleza de este nuevo y próximo Mesías? ¿Será una mujer elegida especialmente para esta obra salvadora? ¿Será un grupo de mujeres divinas? No podría decirlo, pero lo que sí se y lo afirmo, es que por lo eterno femenino el mundo será salvado” (Citado por el abbé Barbier en Infiltraciones masónicas en la Iglesia, pág. 143, París 1910).” (pág. 242 y 243)
    “Todos se encuentran en la necesidad, para apuntalar su debilidad, de explicar a la Virgen María en forma que resulte negada su cualidad de Madre de Dios. Escribe Claude de Saint-Martín: “Nadie podrá reprendernos por considerar a la Virgen como un ser caritativo, pero ella nunca será mediadora salvo para aquellos que no dirijan sus miradas más hacia lo alto.” (pag. 242)
    “Ella es pura, es Santa, ha tenido su parte en la Sophia, como todos los santos y todos los elegidos. Debemos sentirnos muy felices cuando Dios permite que nos haga compañía y se arrodille junto a nosotros cuando oramos. Pero jamás se la debe considerar indispensable. Su obra está cumplida, pues nos ha abierto la Fuente eterna de la vida. Es tan infinito lo que ha hecho que no podrá hacer nada más.” (pág. 242)
    Las páginas anteriores que recoge el Padre Virión es de masones y cabalistas con el objeto de advertirnos.
    Señalamos la siguiente doctrina que es sana: no hay presencia de lo femenino en Dios no se encuentra ni en Santo Tomás ni en ningún doctor de la Iglesia la mención de que el Espíritu Santo es femenino o que la mujer es creada más a imagen y semejanza del Espíritu Santo que el varón, lo que sí se sabe es que la semejanza tanto en el hombre y la mujer con Dios es por la inteligencia, lo que presenta el padre … es una exegesis carente de la debida tradición que se presenta como conocimiento nuevo y oculto y en cierto sentido esotérico que sirve de consolación o sea gnóstico y por lo cual serían cosas ocultas que no habrían estado en la fe de siempre, esoterismo.
    De tal manera el Espíritu Santo no es femenino pues aparece en la tradición de la Iglesia como el Esposo de la Virgen María y la relación del Espíritu Santo con la Virgen María no es la relación de algo femenino en Dios o algo semejante más a la mujer sino todo lo contrario.
    En cuanto a la diferenciación entre varón y mujer para la formación del hombre es a los fines de la procreación pero también a mayor semejanza de la Santísima Trinidad, o sea, de Dios porque Dios es comunidad así que el hombre solo no es más semejante a Dios que la familia de un hombre, una mujer y la prole en el ámbito de lo natural pero en lo sobrenatural la Iglesia es más semejante a Dios que la familia.
    Así, la semejanza con Dios se da en la Iglesia en mayor medida que en el Adan y Eva antes del pecado original a pesar de la gracia. Luego, un hombre sólo, una mujer sola, una familia que forman parte de la Iglesia son más semejantes en lo sobrenatural a Dios con una semejanza imperfecta en esta vida y con una semejanza perfecta aún siendo creatura en la Jerusalén Celestial después del Juicio Final.
    Así, es más importante en la Jerusalén Celestial la pertenencia a la misma para disfrutar de la vida divina que la división entre hombre y mujer de tal forma que Jesucristo ha afirmado que ni se tomarán ni se darán en matrimonio sino que serán como ángeles.
    Con respecto a lo femenino lo que aporta no es solamente la prole, aporta la posibilidad del amor conyugal, filial y paternal o maternal y por la prole aporta la posibilidad del amor al prójimo como a uno mismo.
    La mujer es semejanza no del Espíritu Santo sino de la Iglesia, del Cuerpo Místico de Cristo por su condición de esposa porque así como el varón es cabeza de la mujer Cristo es cabeza de su Iglesia y del Cuerpo Místico de Cristo con lo que la Iglesia es Mujer.
    Una sola mujer como creatura está ubicada en lo más alto de la Creación y Ella es la Santa Virgen María ubicada sobre ángeles y arcángeles.
    También el alma es esposa de Cristo incluso en el varón porque Cristo es la Cabeza del alma y además por la unión de las almas en la Iglesia de la cual Cristo es Cabeza.
    Con respecto a la mayor semejanza dentro de la Iglesia de la mujer y del varón debemos señalar que ni el varón unido a la mujer en la Iglesia es más semejante que la mujer sola unida a la Iglesia o que el varón solo unido a la Iglesia porque todos ellos forman con la Iglesia un solo Cuerpo que es Esposa de Cristo.
    Pero como enseña, Josef Pieper, si el varón se separa de la mujer y se consagra a la Iglesia de manera tal que no toma mujer, entonces, ese varón consagrado y no el varón laico es más imagen y semejanza de Cristo porque pudiendo por naturaleza ser cabeza para la familia ha sido separado de lo profano y consagrado a Dios para que sea otro Cristo, mayor semejanza sobrenatural con Cristo y sea cabeza del culto y de la Iglesia de allí la mayor semejanza del varón consagrado o sacerdote con Cristo y actúa en la persona de Cristo en la Iglesia.
    Con respecto a la mujer como su semejanza es mayor con la Iglesia no puede ser sacerdotisa porque la Iglesia se estaría dando culto a sí misma y se trataría el Hombre como si fuera Dios y en la misma situación se encuentra no solamente el varón unido a otra mujer con la que forma una sola carne y por ello mayor semejanza a la Iglesia y no a Cristo sino el varón soltero y no consagrado que formaría parte de la Iglesia pues no se ha separado de lo profano para consagrarse a Dios y a su Iglesia. El tema del diaconado queda más borroso con estas afirmaciones.
    Con respecto a la religiosa mujer como es imagen de la Iglesia y para evitar el culto de la Iglesia como Creatura a sí misma o autoreferencial no puede ocupar los órdenes o ministerios sagrados. Saludos en la Santa Virgen María y en Cristo Rey

  3. No cuentan con Dios, el único TODOPODEROSO, que es el que tiene la última palabra y que les va a decir: «No contaban con mi astucia».
    La egolatría conduce a la ruina de la persona. Me acuerdo de las palabras de Dios al rico insensato: «¡Necio! Esta misma noche te reclamarán el alma…» (Lc 12,20).

  4. Impresiona la parafernalia montada para quitar a Dios Creador y Providente del mundo cultural. Efectivamente está todo menos «mi Señor», y tampoco está el final del Cántico de las criaturas de San Francisco, porque de ese no quiere predicar el papa: «…y por la hermana MUERTE, loado mi Señor, / ningún viviente escapa de su persecución/ ¡ay si en PECADO GRAVE sorprende al pecador!/ SERVIDLE con ternura y humilde corazón…
    Sólo el alabado Señor y Creador del Catolicismo y de San Francisco de Asís puede ya solucionar un abandono y aberración como estamos viviendo.
    Y felicitar al Sr. Magister por leerse todo el documento, casi un heroismo. Conmigo que no cuenten y supongo que como yo otros muchos católicos consicentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *