PUBLICIDAD

Caza al canguro y otras historias

|

El cardenal australiano Pell rodeado por los adversarios. San Egidio que eclipsa a la Secretaría de Estado. Un nuevo vicario argentino para el Opus Dei por Sandro Magister

CIUDAD DEL VATICANO, 24 de febrero de 2015 – En estos últimos días un observador vaticano no desatento tuvo para anotar algunas cosas en su diario. A continuación presentamos algunas hojas dispersas. * Cuando San Egidio oscurece a la Secretaría de Estado El sábado 21 de febrero la canciller alemana Angela Merkel se encontró durante 40 minutos con el papa Francisco y durante una hora larga con el cardenal secretario de Estado, Pietro Parolin, acompañado por el ministro de Asuntos Exteriores del Vaticano, el arzobispo Paul R. Gallagher. Habló con ellos de la próxima reunión del G7, de Ucrania y de otras cosas. Posteriormente, Angela Merkel visitó la sede de la Comunidad de San Egidio, y también en este caso la visita duró poco más de una hora. Pero gracias a la eficaz gestión comunicacional del acontecimiento, el encuentro con la realidad fundada por Andrea Ricardi aplastó mediáticamente al encuentro con la cúpula de la diplomacia vaticana. Basta pensar que el «Corriere della Sera», el gran diario italiano leído en todas las cancillerías, dio mucho más espacio a la visita a San Egidio que a la de Merkel en el Vaticano, sin hacer la más mínima mención a los encuentros con Parolin y Gallagher. Un golpe no menor para los titulares de la diplomacia vaticana, que tradicionalmente ven como cortina de humo a las invasiones de campo de la ponderada “diplomacia paralela” de San Egidio: > Diario Vaticano / San Egidio en libertad vigilada (20.12.2011) Pero por otra parte esta buscada ostentación mediática de sus competidores quizás podrá no desagradar a los eclesiásticos que colaboran con el Papa en sus iniciativas diplomáticas, visto como el mismo Papa la ha estigmatizado en la homilía del Miércoles de Cenizas: «Cuando se hace algo bueno, casi instintivamente nace en nosotros el deseo de ser estimados y admirados por esta buena acción, para tener una satisfacción. Jesús nos invita a hacer estas obras sin ninguna ostentación, y a confiar únicamente en la recompensa del Padre ‘que ve en lo secreto’”. * Malleus (aliquorum) cardinalium Tiempos duros para los cardenales considerados “disidentes” respecto a los lineamientos del actual pontificado. Ejemplo de ello son los tres martillazos que en el transcurso de pocos días el portal ultrabergogliano «Vatican Insider» ha hecho caer sobre tres purpurados no queridos por esa publicación. El 14 de febrero ha relanzado con énfasis, poniendo en evidencia el nombre del destinatario, un post del blog del cardenal de Washington, Donald Wuerl, en el que el purpurado, sin dar el nombre, recrimina a su hermano Raymond L. Burke por su traición respecto al Papa: > El cardenal Wuerl responde a Burke (y a los «disidentes») El 16 de febrero informó, con una gran cantidad de nuevos detalles, los movimientos que el Pontificio Consejo para los Textos Legislativos, por mandato pontificio, ha puesto en acción para limitar los poderes que el cardenal George Pell querría atribuirse como prefecto de la Secretaría para la Economía, en los estatutos que se están redactando: > Ma sopra Pell c’è uno «zar» più potente di lui Por último, el 19 de febrero ha dado amplio relieve a las críticas, también sarcásticas, que un sacerdote bloguero chino ha dirigido al cardenal Joseph Zen, obispo emérito de Hong Kong, acusándolo de boicotear toda hipótesis de «apaciguamiento»  entre Pequín y la Santa Sede: > «¿Cardenal Zen, tú no crees en los milagros?» * Caza mayor al “canguro” Pell Luego del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos (ver arriba), también el Fondo de Jubilaciones vaticano ha ingresado al campo contra el cardenal australiano George Pell. Lo ha hecho con un comunicado del 20 de febrero, en el que se ofrecen datos tranquilizadores del Fondo mismo, para contrastar los «datos alarmantes» que circulan «desde hace algunos meses» y que han sido «amplificados también por noticias publicadas en la prensa»: > Comunicato… El comunicado se explaya en cifras para demostrar esta afirmación. Pero más allá de los aspectos contables, lo que es importante es el dato “político”. Desde hace tiempo que el cardenal Pell lanza señales de alarma sobre el equilibrio de las cuentas a mediano plazo del Fondo de jubilaciones vaticano. Lo hizo en julio del 2014, cuando anunció nada menos que la creación de un comité técnico – completado con todos los nombres – para estudiar la cuestión. Lo hizo en un artículo aparecido en diciembre en el «Catholic Herald» y lo ha reiterado el 13 de febrero en el sitio web «Crux» del «Boston Globe»: > Vatican’s finance czar reports $ 1.5 billion in hidden assets Éstas son efectivamente las exteriorizaciones «alarmantes» de Pell contra las que ha reaccionado el consejo de administración del Fondo de jubilaciones, que está presidido por el cardenal Domenico Calcagno, presidente del APSA, y que tiene como miembros a los representantes de organismos vaticanos como la Fábrica de San Pedro (el Obispo Vittorio Lanzani), Propaganda Fide (monseñor Ermes Giovanni Viale), la Secretaría de Estado (los monseñores Alberto Perlasca y Tullio Poli), la Radio Vaticana (Alberto Gasbarri) y la Gobernación (Antonio Chiminello): en síntesis, los representantes de todos esos entes que han emprendido una pulseada con Pell para conservar la propia autonomía económico-financiera. Prosigue entonces la maniobra de envolvimiento respecto a quien los medios de comunicación anglosajones se obstinan en llamar el «zar» de las finanzas vaticanas, pero que dentro los Muros Sagrados, incluso «in altissimis», es más prosaicamente denominado «el canguro”. * ¿Obispos eméritos en el sínodo? Ahora se puede Entre los eclesiásticos elegidos por las respectivas conferencias episcopales para participar en el próximo sínodo sobre la familia hay también dos prelados ya jubilados. Uno es el cardenal lituano Audrys Backis, de 78 años de edad, arzobispo emérito de Vilnius. El otro es el coetáneo griego Franghiskos Papamanolis, obispo emérito de Syros, quien de todos modos ejerce el cargo de presidente del episcopado católico helénico. Alguna vez esto no estuvo permitido. Permanece en la memoria el caso de monseñor Luigi Bettazzi, elegido por la Conferencia Episcopal Italiana en noviembre de 1998 para participar en el sínodo especial para Europa, que se celebró en octubre del año siguiente. En efecto, su nombramiento no fue ratificado por el Vaticano porque en el ínterin – en febrero de 1999, cuando tenía 75 años y tres meses – habían sido aceptadas sus dimisiones como obispo de Ivrea y se había convertido en emérito. * Vanitas vanitatum El 2 de febrero, durante una conferencia brindada por la sala de prensa vaticana para presentar la plenaria del Pontificio Consejo para la Cultura sobre el tema de las «culturas femeninas», ha suscitado curiosidad y polémicas el hecho que en el documento preparatorio la cirugía estética fuese definida como un «burka de carne». La casualidad quiso que al día siguiente, en la misma sala de prensa, otra conferencia oficial haya visto la presencia, en el podio, de muchas personas consagradas con los cabellos visiblemente teñidos. * Paso a los jóvenes En una reciente entrevista, el cardenal Tarcisio Bertone ha revelado que ha sido confirmado por un bienio como miembro de Propaganda Fide, el dicasterio vaticano que asiste al pontífice en el nombramiento de los ordinarios de casi el 40% de las circunscripciones eclesiásticas católicas que están en tierra de misión. Además de él han sido confirmados como miembros de la congregación, a pesar que han superado los 80 años de edad, también los cardenales Giovanni Battista Re y Franc Rodé. Según las normas vigentes, los miembros del dicasterio caducan automáticamente al llegar al octogésimo cumpleaños. En el futuro se sabrá si se trata de simples revocaciones «ad personam» o de un anticipo de reforma curial. * La jugada argentina del Opus Dei para congraciarse con Bergoglio Por primera vez en su historia la prelatura del Opus Dei ha elegido a un no-español para un cargo en su cima, la de vicario general. Por casualidad, la elección ha caído en un argentino, monseñor Mariano Fazio, muy conocido por Jorge Mario Bergoglio. Una elección que parece estudiada adrede para consolidar y mejorar las relaciones con el papa Francisco. En estos dos primeros años de pontificado las relaciones entre el Papa y el Opus Dei han sido formalmente excelentes, gracias también a las audiencias concedidas a monseñor Carlos María Nannei, predecesor de Fazio como vicario en Argentina. Pero han sido muy numerosas las señales en la dirección opuesta. En un caso, para la ceremonia de beatificación de Álvaro del Portillo, sucesor del fundador san Josemaría Escrivá, no hubo la esperada dispensa para celebrarla en Roma. Por eso la ceremonia se celebró en Madrid el pasado 27 de setiembre, a pesar que el nuevo beato murió en la Urbe donde vivió las últimas décadas de su vida. También se advirtió cómo en el pasado sínodo sobre la familia ningún miembro del Opus – entre los cuales tampoco faltan valientes teólogos y canonistas – fue elegido como miembro, experto o auditor por nombramiento pontificio. Y puesto que no había ningún presidente de conferencia episcopal o jefe de dicasterio que fuese del Opus, éste ha estado totalmente ausente de los trabajos sinodales. [Para la crónica, entre los miembros elegidos por las conferencias episcopales para el próximo sínodo y ratificados por el Papa, hay tres prelados del Opus: el arzobispo José H. Gómez, de Los Ángeles (Estados Unidos); el arzobispo Antonio Arregui Yarza, de Guayaquil (Ecuador) y el obispo Jaime R. Fuentes Martin, de Minas (Uruguay)]. Un ulterior golpe lo tuvo últimamente el Opus Dei y rápidamente en Perú, donde en los últimos meses se han jubilado dos de sus prelados, el arzobispo de Cuzco y el obispo de Chiclayo, sin ser reemplazados por hermanos de la prelatura. Esto ha movido todavía más en sentido adverso al Opus Dei a un episcopado en el que el cardenal de Lima y miembro de la Obra, Juan L. Cipriani, aunque ha estado en el cargo desde 1999, al contrario de sus predecesores jamás ha sido elegido como presidente de la Conferencia Episcopal. El nombramiento de Mariano Fazio como vicario general del Opus fue anunciado el pasado 12 de diciembre, luego que en la tarde del 30 de setiembre había sido recibido por el papa Francisco. Esa audiencia fue dada a conocer en el boletín de la Santa Sede del 1 de octubre y fue publicada en «L’Osservatore Romano» fechado el 2 de octubre. Curiosamente, tanto en el boletín como en el diario vaticano el apellido apareció erróneamente mutilado. * Paradojas y estrabismos ecuménicos El pasado 9 de febrero la basílica de San Juan de Letrán, la catedral del Papa, hospedó a la peregrinación de agradecimiento de la Congregación dominica del “Santísimo Nombre de Jesús”, de Fanjeaux (Francia), por los 40 años de la fundación. Participaron en la peregrinación, además de doscientos religiosos, 950 de sus estudiantes y un centenar de docentes y progenitores. Pero no les fue posible a las dominicas celebrar Misa en ninguna iglesia de Roma. El hecho es que las hermanas en cuestión pertenecen a la rama femenina de la comunidad lefebvriana y que la Misa que querían celebrar era la de rito preconciliar. No sirvió de nada – informan las hermanas – que para abogar por su causa haya intervenido con «reiterados pedidos» la Pontificia Comisión «Ecclesia Dei». La cosa es absolutamente llamativa en una diócesis como la de Roma, en la que iglesias importantes, como San Teodoro en el Palatino o los Santos Vicente y Anastasio en Fontana de Trevi, hayan sido confiadas a comunidades ortodoxas, y donde también en las parroquias han sido hospedados ritos de las comunidades no católicas coptas o rumanas. Pero no debe sorprender este estrabismo ecuménico, si se piensa que en el campo católico hay quienes – como el prior de Bose, Enzo Bianchi, o el teólogo Gianni Gennari – aplican despectivamente la calificación de “cismáticos” sólo a los lefebvrianos (que no están más excomulgados, pero que todavía no tienen un «estatus» canónico en la Iglesia Católica), mientras que los cristianos de otras confesiones que formalmente no son menos “cismáticos” que los lefebvrianos son todos llamados amigablemente “hermanos”. * Nada de nuncios laicos en el horizonte… Con el nombramiento del prelado español Fernando Arellano Chica como observador permanente en la FAO, en Roma, parece haber declinado la hipótesis, muchas veces ventilada, de nombrar a laicos en las sedes diplomáticas en las organizaciones multilaterales en las que el representante pontificio no tiene como interlocutores a obispos, como sucede por el contrario con los nuncios esparcidos en los distintos países del mundo. En efecto, además del nombramiento en la FAO, con el papa Francisco han sido renovadas las representaciones pontificias en las sedes de la ONU en Nueva York y en Viena, y además la de Estrasburgo en el Consejo de Europa. En todas han sido asignados eclesiásticos. El Vaticano sigue evidentemente considerando que en los foros internacionales la presencia de un ministro ordenado sigue siendo más significativa y eficaz que la de un laico. * … y nada de cardenales orientales luego de dos consistorios Es bien sabido que el papa Francisco ve en Pablo VI a un modelo. Pero en un aspecto de los nombramientos cardenalicios no ha seguido hasta ahora el ejemplo. En su primer consistorio de 1965 el papa Giovanni Battista Montini entregó la birreta a cuatro jefes de Iglesias Católicas orientales: al patriarca melquita Maximos IV, al maronita Meouchi, al copto Stephanos y al arzobispo mayor de los greco-católicos ucranianos Slipyj. Por el contrario, en sus dos consistorios, el papa Bergoglio todavía no ha dado ninguna púrpura a las Iglesias Católicas orientales. Ni siquiera al actual arzobispo mayor ucraniano Sviatoslav Schevchuk, que antes de ser elegido en ese cargo en el 2001 fue durante dos años obispo en Buenos Aires. Schevchuk es el primer sucesor de Slipyj que no ha sido creado cardenal luego del nombramiento como arzobispo mayor. Sus predecesores Myroslav I. Lubachivsky y Lubomyr Husar recibieron la púrpura en el primer consistorio útil. No es claro si esto se debe a la joven edad de Schevchuk, quien nació en 1970, o a otros motivos. * Salesianos a la cabeza entre los cardenales, pero en la Comisión Teológica vencen los jesuitas Con el último consistorio, la congregación religiosa más representada en el colegio de los electores del Papa es la de los salesianos, con sus 5 exponentes, mientras que los jesuitas tienen ahora al Papa, pero no tienen ningún cardenal votante. Sin embargo, en la Comisión Teológica Internacional, renovada el año pasado por el papa Francisco, los hijos de don Bosco, que con cuatro miembros eran los más numerosos en el quinquenio anterior, ahora han desaparecido. Mientras que los hijos de san Ignacio, no presentes en los cinco años pasados, con sus tres miembros son ahora los más representados. __________ Traducción en español de José Arturo Quarracino, Buenos Aires, Argentina.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.