PUBLICIDAD

Alarma máxima en la Iglesia. Pero Francisco deja que suene en vacío

|

Atención. La confrontación que ha estallado en Alemania en favor o en contra de la comunión a los cónyuges protestantes debe haber superado el nivel de peligro para la unidad de toda la Iglesia, a juzgar por las advertencias que algunos cardenales, en los últimos días, han dirigido al Papa. Advertencias de una severidad sin precedentes en los cinco años de pontificado de Francisco (en la foto, en el set de Wim Wenders).

Los antecedentes se pueden leer en este post de Settimo Cielo del 2 de mayo, vigilia de la confrontación entre las partes contrarias, convocadas por el Papa en Roma:

> Un cardenal, siete obispos y cuatro nuevos «dubia». Esta vez sobre la intercomunión

El encuentro entre los cardenales y los obispos alemanes y las autoridades vaticanas ha tenido lugar el 3 de mayo en la sede de la congregación para la doctrina de la fe, y se ha concluido sin haber tomado ninguna decisión. Por la noche, un lacónico comunicado ha informado sólo de que «el papa Francisco aprecia el esfuerzo ecuménico de los obispos alemanes y les pide que encuentren, en espíritu de comunión eclesial, un resultado posiblemente unánime».

Y ha sido precisamente esta petición del Papa a los obispos alemanes de proseguir el debate, finalizándolo con una votación, lo que ha hecho reaccionar a algunos cardenales de primerísimo nivel, convencidísimos que las cuestiones de fe no se pueden resolver con votaciones y sin la implicación de la Iglesia universal.

*

El primero de ellos es el cardenal Willem Jacobus Eijk, arzobispo de Utrecht.

«La respuesta del Santo Padre es totalmente incomprensible», ha escrito sin rodeos en una nota publicada en los Estados Unidos en el «National Catholic Register«, en Italia en «La Nuova Bussola Quotidiana» y en España en «InfoVaticana«.

Y ha explicado:

«Ahora, el Santo Padre ha informado a la delegación de la Conferencia episcopal alemana que deben discutir de nuevo el borrador de las propuestas para redactar un documento pastoral sobre, entre otros temas, la administración de la Comunión, e intentar buscar la unanimidad. ¿Unanimidad sobre qué? […]. La práctica de la Iglesia católica, basada en su fe, no está determinada y no cambia estadísticamente cuando una mayoría de una conferencia episcopal vota en favor de ella, incluso si es unánimemente».

Y sigue:

PUBLICIDAD

«El Santo Padre debería haber dado a la delegación de la Conferencia episcopal alemana directrices claras, basadas en la doctrina y práctica claras de la Iglesia. Y sobre esta base, a la mujer luterana que, el 15 de noviembre de 2015, le preguntó si podía recibir la comunión con su esposo católico, le debería haber respondido que no es aceptable, en lugar de sugerir que podía recibirla en base a su ser bautizada y de acuerdo con su conciencia. Al no aclarar la cuestión, se está creando gran confusión entre los fieles y se está poniendo en peligro la unidad de la Iglesia».

Eijk se refiere a la tortuosa respuesta -sí, no, no sé, decidid vosotros- que Francisco dio a esa mujer protestante, y que se puede volver a escuchar en este vídeo del Centro Televisivo Vaticano, en lengua original con traducción al inglés:

> «La domanda sul condividere la cena del Signore…»

Y he aquí la dramática conclusión a la que llega el cardenal holandés, citando un inquietante pasaje del catecismo:

«Viendo que los obispos y, sobre todo, el Sucesor de Pedro fracasan en su deber de mantener y transmitir fielmente y en unidad el depósito de la fe contenido en la Sagrada Tradición y la Sagrada Escritura, no puedo no pensar en el artículo 675 del Catecismo de la Iglesia Católica: ‘Antes del advenimiento de Cristo, la Iglesia deberá pasar por una prueba final que sacudirá la fe de numerosos creyentes. La persecución que acompaña a su peregrinación sobre la tierra desvelará el ‘misterio de iniquidad’ bajo la forma de una impostura religiosa que proporcionará a los hombres una solución aparente a sus problemas mediante el precio de la apostasía de la verdad'».

*

Otro cardenal que ha reaccionado duramente es Gerhard L. Müller, anterior prefecto de la congregación para la doctrina de la fe.

Comentando en el «National Catholic Register» el resultado de la cumbre del 3 de mayo, Müller ha lamentado la ausencia de una respuesta clara acerca de una cuestión que es «el pilar de nuestra fe,  la eucaristía». Una respuesta que era justo esperar del Papa, cuyo deber es precisamente «confirmar la fe» y «dar una orientación clara», no «a través de opiniones personales, sino de acuerdo con la fe revelada».

No es admisible -ha proseguido Müller- que una conferencia episcopal vote contra una doctrina que es «elemento fundamental» de la Iglesia. No es posible estar «en comunión sacramental sin comunión eclesial», porque si se destruye este principio, entonces también «se destruye la Iglesia católica».

«Debemos oponernos a esto», ha afirmado Müller. «Espero que más obispos alcen su voz y cumplan con su deber. Cada cardenal tiene el deber de explicar, defender, promover la fe católica, no según sus sentimientos personales o las corrientes de la opinión pública, sino leyendo el Evangelio, la Biblia, las Sagradas Escrituras, los Padres de la Iglesia. Debe conocer todo esto, incluidos los concilios, y debe estudiar a los grandes teólogos del pasado. Debe ser capaz de explicar y defender la fe católica sin utilizar sofismas argumentativos que sean del agrado de todos y que gusten a cada uno».

Müller espera que la congregación para la doctrina de la fe pueda desarrollar su tarea de «guía del magisterio del Papa»: tarea que Francisco siempre ha evitado, tanto en el pasado, cuando Müller era el prefecto de la congregación, como ahora, que lo es el  jesuita español Luis Ladaria. «Hay que fomentar una mayor claridad y valentía», ha concluido el cardenal.

*

Además, el excelente vaticanista Edward Pentin ha reunido, de  nuevo en el «National Catholic Register«, los comentarios de una fuente cercana a los dos obispos alemanes que, en la cumbre vaticana del 3 de mayo, representaban a los que habían hecho un llamamiento a la Santa Sede contra la concesión de la comunión a los cónyuges protestantes: el cardenal arzobispo de Colonia, Rainer Woelki, y el obispo de Ratisbona, Rudolf Voderholzer.

«La respuesta oficial es que no ha habido ninguna respuesta» se ha lamentado esta fuente, comentando el resultado de la cumbre del 3 de mayo. «La congregación para la doctrina de la fe ha sido reducida al papel de cartero», es decir, de mero mensajero de la no respuesta de Francisco. El cual, a su vez, «no ha cumplido con su obligación de Papa respecto a un punto del dogma sobre el cual es su deber decidir» y «confirmar la fe».

En los próximos meses -ha añadido la fuente-, cuando la discusión continúe en la conferencia episcopal de Alemania, como ha querido el Papa, «nuestra tarea será reforzar» y ampliar el número de obispos que se oponen a la comunión a los cónyuges protestantes. «Será una batalla larga y la llevaremos a cabo con determinación».

De hecho, lo que se perfila es una «revolución eclesiológica. El problema real no es la cuestión en sí misma, sino el rechazo del Papa de cumplir con sus obligaciones de [sucesor de] Pedro, algo que puede tener graves consecuencias. Pedro ya no es la roca que era, sino que es un pastor que dice a sus ovejas: ‘Id y buscad vosotros algo de comer'».

*

¿Y Francisco? Es fácil prever que, como es habitual en él, no reaccione a las advertencias de estos cardenales. No ha respondido a los cinco «dubia»concernientes a «Amoris Laetitia» y la comunión a los divorciados que se han vuelto a casar.  No ha respondido a los cuatro «dubia» sobre la comunión a los cónyuges protestantes. En el primer caso ha callado, en el segundo ha dicho que se siga debatiendo. Sin embargo, filtra su pensamiento que, en ambos casos, es favorable a lo nuevo. Pero lo que le importa no es conseguir enseguida el resultado. A él le basta que se ponga en marcha el «proceso» de cambio. Un número cada vez mayor de cardenales y obispos ve en ello el riesgo de ruptura de la unidad de la Iglesia sobre cuestiones centrales de la fe católica. Pero para él, la Iglesia debe ser claramente así: «poliédrica», con muchas facetas. En resumen: en pedazos.

*

Mientras tanto, en Alemania, la ulterior discusión que desea el Papa ya ha iniciado y las posiciones siguen siendo contrapuestas:

> German Bishop: Pope Francis Has Effectively Approved of the Intercommunion Handout

21 comentarios en “Alarma máxima en la Iglesia. Pero Francisco deja que suene en vacío
  1. Los obispos alemanes, van a terminar haciendo lo que les venga en gana, ya que Francisco por enésima vez no habla claro y deja dudas sobre un tema que es indiscutible. Oremos por la Iglesia para que Jesucristo la siga protegiendo de tantos pastores despistados.

  2. En esa jornada saldrá a la fuerza la grave contradicción entre la Veritatis Splendor, que condena totalmente la ética de situación y la Amoris, que la aprueba con entusiasmo, especialmente en el 303. El Opus Dei no puede estar simultáneamente con una y con otra, pues no hay continuidad sino ruptura total.

  3. MVI, los fariseos aceptaban el divorcio, como Bergoglio, que lo ha introducido por la puerta de atrás, la de la comunión sacrílega a los adúlteros consolidados, con la excusa de una misericordia desgajada de la Verdad y la Justicia, en contra del mismísimo Jesucristo. Se cree por encima de Jesucristo, pero Jesucristo lo colocará en su sitio y pronto.

  4. MVI, los fariseos aceptaban el divorcio, como Bergoglio, que lo ha introducido por la puerta de atrás, la de la comunión sacrílega a los adúlteros consolidados, con la excusa de una misericordia desgajada de la Verdad y la Justicia.

  5. No se apresure en su alegría, Echenique. Espere a ver los resultados.

    En las jornadas a realizarse en la Universidad opusina, yo estimo que habrá una de cal y otra de arena -los títulos de las conferencias lo preanuncian- en consonancia con la actitud incoherente actual y general de Opus Dei. Es decir, ser bergogliano a morir, oficialista y, al mismo tiempo, conservar a las bases que son claramente tradicionales, de sana doctrina, nada afines al Nuevo Paradigma.

    El Opus Dei está convencido que va a resolver vitalmente la cuadratura del círculo doctrinal y, en consecuencia, está destinado al fracaso.

  6. ¿La base hegeliana de Francisco?

    Es de una candidez monumental pensar que Bergoglio alguna vez leyó a Hegel, quien no es santo de mi devoción, pero es un filósofo en serio, que exige cierta concentración para su lectura, incompatible con los disturbios psíquicos del Papa de San Gallen.

  7. Ruedadetaco y Preste Juan:
    En mi opinión, se trata de un pensamiento líquido; postmodernista. O como diría san Josemaría Escrivá: «unas razonadas sinrazones»

  8. La iglesia alemana tiene, al menos, 7 obispos que han dicho no a la comunión sacrílega. Dudo mucho que esa cifra se alcanzara en España. En Holanda su primado, cardenal Willem Jacobus Eijk, ha recriminado duramente a Francisco por no ejercer su función de roca, de confirmar en la fe.
    Dalla Germania, nella quale ormai da tempo è avvenuto uno scisma di fatto che deve solo essere ufficializzato, si sono fatte sentire le voci di sette vescovi, tra cui il Cardinale Rainer Maria Woelki, eletto alla sede Arcivescovile metropolitana di Colonia e creato Cardinale dallo stesso Sommo Pontefice Francesco I. Dall’Olanda, già patria di quel controverso Catechismo Olandese che fece sanguinare il Beato Pontefice Paolo VI come la corona di spine sul capo del Cristo, dove ormai da anni le chiese sono dismesse e vendute a decine e decine, gli arredi interni liquidati a ditte di antiquariato o di robivecchi, si è invece levata la voce del Cardinale Willem Jacobus Eijk, Arcivescovo metropolita di Utrech e Primate d’Olanda, creato cardinale nel 2012 dal Venerabile Pontefice Benedetto XVI.http://isoladipatmos.com/da-un-guerriero-della-fede-a-un-uomo-di-paglia-che-funga-da-utile-idiota-questa-la-differenza-tra-gerhard-ludwig-muller-e-luis-francisco-ladaria-ferrer/

  9. Grazie mille Sandro. Os traigo una buena noticia, muy buena, también por lo que significa de posicionamiento del Opus Dei en pro de la Verdad doctrinal y moral.

  10. El Zapatero eclesial está ya acabado porque en realidad ni siquiera fue, sino que «lo fueron». Pero arrastrará a (casi toda) la Iglesia en su zarrapastroso y lastimero desplome.

  11. «¡Simón, Simón! Mira que Satanás ha solicitado el poder cribaros como trigo; pero Yo he rogado por ti, para que tu fe no desfallezca. Y tú, cuando hayas vuelto, CONFIRMA A TUS HERMANOS.»

  12. Gloriosísimo príncipe de la milicia celestial, Arcángel San Miguel, defiéndenos en la lucha que mantenemos combatiendo “contra los principados y potestades, contra los caudillos de este mundo tenebroso, contra los espíritus malignos esparcidos por los aires” (Ef. 6, 12). Ven en auxilio de los hombres que Dios creó incorruptibles a su imagen y semejanza (Sap. 2, 23), y a tan “alto precio rescatados” (I Cor. 6, 20) de la tiranía del demonio. Con las huestes de los ángeles buenos pelea hoy los combates del Señor, como antaño luchaste contra Lucifer, corifeo de la soberbia y contra sus ángeles apóstatas. Ellos no pudieron vencer, y perdieron su lugar en el Cielo. “Fue precipitado el gran dragón, la antigua serpiente el denominado diablo y Satanás, el seductor del universo: fue precipitado a la tierra y con él fueron arojados sus ángeles” (Apoc. 12,.8-9).
    He aquí que el antiguo enemigo y homicida se ha erguido con vehemencia. Disfrazado de “ángel de luz” (II Cor. 11, 14) con la escolta de todos los espíritus malignos rodea e invade la tierra entera, y se instala en todo lugar, con el designio de borrar allí el nombre de Dios y de su Cristo, de arrebatar las almas destinadas a la corona de la gloria eterna, de destruirlas y perderlas para siempre. Como el más inmundo torrente, el maligno dragón derramó sobre los hombres de mente depravada y corrompido corazón, el veneno de su maldad: el espíritu de la mentira, de la impiedad y de la blasfemia; el letal soplo de la lujuria, de todos los vicios e iniquidades.
    Los más taimados enemigos han llenado de amargura a la Iglesia, esposa del Cordero Inmaculado, le han dado a beber ajenjo, han puesto sus manos impías sobre todo lo que para Ella es más querido. Donde fueron establecidas la Sede de San Pedro y la Cátedra de la Verdad como luz para las naciones, ellos han erigido el trono de la abominación de la impiedad, de suerte que, golpeado el Pastor, pueda dispersarse la grey. Oh invencible adalid, ayuda al pueblo de Dios contra la perversidad de los espíritus que le atacan y dale la victoria.
    La Iglesia te venera como su guardián y patrono, se gloría que eres su defensor contra los poderes nocivos terrenales e infernales; Dios te confió las almas de los redimidos para colocarlos en el estado de la suprema felicidad. Ruega al Dios de la paz que aplaste al demonio bajo nuestros pies, para que ya no pueda retener cautivos a los hombres y dañar a tu Iglesia. Ofrece nuestras oraciones al Altísimo, para que cuanto antes desciendan sobre nosotros las misericordias del Señor (Salmo 78, 8), y sujeta al dragón, la antigua serpiente, que es el diablo y Satanás, y, una vez encadenado, precipítalo en el abismo, para que nunca jamás pueda seducir a las naciones (Apoc. 20).
    Después de esto, confiados en tu protección y patrocinio, con la sagrada autoridad de la Santa Madre Iglesia, nos disponemos a rechazar la peste de los fraudes diabólicos, confiados y seguros en el Nombre de Jesucristo, nuestro Dios y Señor.
    He aquí la Cruz del Señor, huid poderes enemigos.
    R. Ha vencido el León de la tribu de Judá, la raíz de David.
    Señor, que tu misericordia venga sobre nosotros.
    R. Como lo esperamos de Ti.
    Señor, escucha nuestra oración.
    R. Y llegue a Ti nuestro clamor.

  13. San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla; sé
    nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas
    del demonio. Reprímale Dios, pedimos suplicantes,
    y tú, Príncipe de la Milicia Celestial, arroja al infierno
    con el divino poder a Satanás y a los demás espíritus
    malignos que andan dispersos por el mundo
    para la perdición de las almas.

  14. Francisco sigue la tàctica que recomendó a los arrupitas tras la 36 Congregación General cuando le pregutaron por el proceder adecuado de los superiores respecto a quienes se muestren inconformes: escuchar a todos pero un vez que el «superior» ha tomado una decisión seguir adelante; su modus operandi del que no va a desistir.
    ¿ No es posible estar “en comunión sacramental sin comunión eclesial”, porque si se destruye este principio, entonces también “se destruye la Iglesia católica” como escribe el cardenal Muller?
    La Religión Católica, que no la Iglesia Católica indestructible, es el objetivo del Ecumenismo Interconfesional que en buena parte ya ha logrado demoler la Catolicidad , ya que no es posible la compatibilidad de la Religión Católica con la ideología o teosofía interconfesional de la interreligiosidad y precisamente ese intento de descatolización es lo que salió del Vaticano II al haber sido convocado como Concilio Ecuménico Católico y salir como Ecuménico de Pastoral Interconfesional.
    Francisco está en la autodemolición de la Religión Católico como espíritu conciliarista vaticano segundo en una aceleración desbocada, pero que desde Juan XXIII pusieron en marcha. «Iglesia en marcha».
    Todo lo que está ocurriendo tiene esa causa y es inevitable. El sinodalismo como descentralización, en el que se aplicará el método asambleario, remite al democratismo populista del que el episodio de la discusión entre obispos alemanes es una versión más elitista, pero igualmente asambleario para imponer criterios humanos y ya no con referencia a La Fe de la Revelación dado que en la Interconfesiinalidad no hay ni es posible la univocidad de contenidos de La Fe como Depósito entregado inalterable e inmodificable.
    El modus oprenadi de Francisco lo mostró ya en la salida al balcón al mostrarse al pueblo como recién nombrado Sucesor de San Pedro.
    Él mismo se presentó como papa-obispo de Roma y no como Sumo Pontífice de la Religión Católica única verdadera de la SANTA Iglesia. ¿Cuántos obispos en la actualidad serían capaces de afirmar que la religión Católica es la única verdadera de la Santa Iglesia de Jesucristo cimentada en Pedro, una vez que han aceptado la Interconfesionalidad que supone una iglesia innovada de nueva planta y por consecuencia profana, iglesia de iglesias inclusiva con pluralismo de fes en la que Dios ya no es católico porque no lo pude ser si la religiosidad es interconfesional interreligiosa como la que se expresó repetidamente en Asís?
    Para el mes próximo Francisco irá al Consejo Mundial de las Iglesias en Ginebra. ¿Es que no caen en la cuenta que eso supone contradecir abierta y públicamente la Mortalium animos de Po XI ý presentarse como autoproclamado «Lider de la Cristiandad» como se intituló en la conversación de Martes Santo con Scalfari?.
    Una vez que la Liturgia Sacramental de sentido católico se vació para quedar en ritual, todo fue posible. Ya no hay quien lo pare.La razón misma de la Iglesia ha quedado sin efecto.
    Francisco no se mostró tajante en cortar la praxis de intercomunión in sacris que han introducido los obispos alemanes que se muestran como interconfesionales y solo católicos de título; si no lo ha cortado lo ha permitido implícitamente. Es la praxis que ya aconsejó a una señora en Buenos Aires que se le quejaba de su párroco que no la admitía a la Comunión; Francisco le aconsejó otro templo.pero no que se abstuviera ni confirmar que el párroco denunciado tuviera razón.
    Es consecuente con la Interconfesionalidad y la descatolización que supone hacerse interconfesional. Lider y no Sumo Pontífice de la Religión Católica equiparada a todas las demás religiones que por definición son profanas, no sagradas como lo es la católica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *