PUBLICIDAD

Por primera vez, disminuyen los sacerdotes legionarios

|
Del Vatican Insider Una sangría de baja intensidad y silenciosa. Una tendencia a la baja que no se detiene y es producto, sobre todo, de la crisis institucional consecuencia del escándalo de su fundador, Marcial Maciel Degollado. Por primera vez en la historia los sacerdotes de Legionarios de Cristo disminuyeron en su número total. No obstante las todavía numerosas ordenaciones anuales, entre 2008 y el 2014 unos 158 presbíteros causaron baja del instituto religioso, que acusa un redimensionamiento también entre seminaristas y novicios. Ordenaciones 2014Según las estadísticas más actuales, incluidas en un reporte interno (Boletín semestral de la dirección general), al 31 de diciembre de 2014 los sacerdotes de ese instituto religioso ascendían a 944, unos 10 menos que un año antes, cuando eran 954. No obstante estos números, las bajas de sacerdotes de la congregación durante el año pasado  no fueron sólo 10, sino 45. La brecha se hizo más corta porque en diciembre pasado unos 35 seminaristas recibieron el orden sagrado. De acuerdo al informe, en 2014 unos 29 curas salieron de la Legión y fueron transferidos a diversas diócesis del mundo, mientras otros nueve (y un diácono) directamente dejaron el sacerdocio. Las siete bajas restantes fueron por defunción. Una tendencia que  continuará en 2015, porque actualmente muchos otros legionarios están camino a dejar la congregación. Unos 17 están “exclaustrados”, otros 12 se encuentran en “situación irregular” porque no volvieron a sus comunidades tras el vencimiento de los permisos otorgados y otros 23 viven fuera de sus comunidades. Todos ellos, unos 52, son aún considerados miembros de la Legión a todos los efectos y fueron contabilizados en la cifra de 944, aunque algunos seguramente ya decidieron no volver. La disminución de miembros no se reflejó solamente entre los sacerdotes, el decrecimiento se notó entre los seminaristas (religiosos en formación y novicios) que pasaron de 836 a 781 y en los alumnos de centros vocacionales (aspirantes), que eran 945 y ahora son 734. Al menos en los últimos seis años 475 seminaristas causaron baja (52 en el último año). Aunque en este caso los números son engañosos, ya que no distinguen entre quienes dejaron de ser seminaristas al recibir la ordenación sacerdotal ni tampoco consignó las cifras anuales de nuevos novicios. Por lo pronto, a finales de 2014, el gran total de legionarios (entre aspirantes y miembros) pasó de dos mil 739 a dos mil 463, con una disminución neta de 276 unidades, equivalente al 10 por ciento de pérdida de integrantes en apenas 12 meses. Pero el número real de salidas es mayor, ya que durante el año ingresaron nuevos miembros tanto a los centros vocacionales como a los seminarios, aumento que no se reflejó en los números absolutos porque los abandonos fueron mayores. “La crisis institucional que hemos vivido ha contribuido a la salida de la congregación de algunos sacerdotes. La mayoría siguen viviendo su ministerio en alguna diócesis y estamos seguros que harán mucho bien. La disminución en número de sacerdotes no nos toma por sorpresa, pero nunca deja de doler que un hermano se vaya, aún y cuando en muchos casos nos siga uniendo una profunda amistad”, dijo al Vatican Insider Benjamín Clariond, el portavoz de los legionarios en Roma. Reconoció que la crisis por el escándalo relacionado con Maciel, culpable de abusos sexuales contra menores y otros actos inmorales, “ha tenido un impacto importante” en esta situación, junto con otros factores como el aumento de la edad promedio de los miembros. De hecho, si se analizan los gráficos de crecimiento de la Legión se puede observar una constante y significativa curva de crecimiento al menos desde principios de los años 90 y que alcanzó su punto más alto en el año 2008, cuando los integrantes llegaron a ser dos mil 300. Esa vertiginosa expansión hizo de ella una de las congregaciones más admiradas durante el pontificado de Juan Pablo II, un ascenso que no se vio afectado ni siquiera cuando comenzaron a surgir las primeras denuncias públicas contra Maciel, en 1998. Pasaron 10 años antes que los legionarios registraran el impacto de aquellas denuncias. Por entonces ellos eran de los pocos institutos religiosos que crecían consistentemente, a diferencia de las históricas congregaciones como los jesuitas o los franciscanos. El fundador fue condenado por el Papa Benedicto XVI a una vida de oración y penitencia en mayo de 2006 y falleció en enero de 2008. Lo más llamativo es que hasta entonces la perseverancia de los legionarios era notable y los abandonos esporádicos. Todo comenzó a cambiar en 2008, cuando inició la salida consistente de religiosos, en medio de un escándalo internacional. Pero las defecciones no se reflejaron en el número total de curas, que siguió aumentando gracias a la tendencia de seminaristas reclutados antes de la crisis y los cuales permanecieron hasta convertirse en sacerdotes. Por eso la cifra general manifestó un descenso sólo hasta ahora, por vez primera en 75 años. No obstante, Clariond reveló: “Hay también una señal de esperanza para el futuro: este año hay unos 30 novicios más que el año a final de 2013, una ligera recuperación. Tendremos que esperar unos diez años para que esto se refleje en los sacerdotes. Mientras tanto, hay que pedir al dueño de la mies que envíe obreros a su viña”.

«Trackback»

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *