PUBLICIDAD

You’re talking to you

|


En un libro estupendo Ronald Knox, Retiro para gente joven, cuenta que una niña al asistir a una Misa, en el actual rito extraordinario, al ver que el sacerdote se daba la vuelta y empezaba hablar a los asistentes pregunto a su madre: ¿a quién habla?

Algunos domingos nos podemos preguntar al oír al sacerdote pero, ¿A quién habla?

Puede que los sacerdotes tengan que mejorar su predicación, qué la trabajen mejor, que sea más cuidada, que intente llegar a la gente; pero eso no quita que uno se pregunte, ¿qué me dice?, ¿cómo puedo aplicarlo a mi vida?, ¿no podría hablar a solas con el sacerdote para que me aconsejara un punto concreto?

La Predicación es la explicación de la Buena nueva a cada uno y, cada uno, debe ser el que procure con la escucha de la Palabra y los consejos de la predicación aplicar las enseñanzas del evangelio a su vida.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.