PUBLICIDAD

When should you pray?

|

Desde los primeros tiempos, los cristianos oran al menos por la mañana, en las comidas y por la tarde. Quién no reza con regularidad pronto ya no rezará nunca (2697-2698, 2720)


Quien ama a una persona y a lo largo del día nunca le hace llegar una señal de su amor, no la ama de verdad. Lo mismo sucede con Dios. Quién le busca de verdaderamente le mandará continuamente señales intermitentes de su deseo de cercanía y amistad. Al levantarse por la mañana dedicar el día a Dios, pedirle su bendición y suplicar su compañía en todos los encuentros y necesidades. Darle gracias, especialmente a la hora de las comidas. Al final del día ponerse en sus manos, pedirle perdón y paz para uno mismo y para los demás. Así es un día maravilloso, lleno de señales de amor que son aceptadas por Dios.
Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.