PUBLICIDAD

Una idea para tu cuaresma

|

Leyendo esta mañana el evangelio de San Lucas me he fijado en un pasaje que me ha dado que pensar.

Es el momento en el que un hombre, podríamos calificarlo de bueno, se acerca a Jesús y le dice: te seguiré adondequiera que vayas. Entonces Jesús le empieza a enumerar las consecuencias de la entrega al Señor. Un poco más adelante, se repite la escena. Otro hombre se acerca al Señor y le manifiesta su disponibilidad para seguir su camino pero que antes le deje enterrar a su padre que, podemos suponer con lógica humana, habría fallecido pocos días antes. Jesús le dice deja que los muertos entierren a los muertos.

Guardini, comentando estos pasajes, señala que seguir al Señor no es dejar de hacer cosas malas sino, en ocasiones, renunciar a cosas buenas por un Bien superior.

Esta es la conversión a la que nos invita la cuaresma: descubrir aquellas cosas, sin ser malas, podemos ofrecer al Señor porque la identificación con Cristo no es sólo dejar de hacer el mal sino poder hacer el Bien.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.