PUBLICIDAD

Porque parece que no me escucha…

|


Esta u otras expresiones similares son las que muchos cristianos pronuncian para excusarse de que rezar no merece la pena.

Muchos se quejan pero pocos se preguntan, ¿por que es poco eficaz mi oración?, pues mira te puede ayudar una máxima latina. La oración puede ser ineficaz porque es mali, mala, male petimus.  Pedimos como seres malos, cosas malas y de forma mala.

Es decir que cuando uno es buen amigo de Dios , pide cosas buenas y de la mejor posible Dios siempre accede a nuestra peticiones.

No hay más que recordar la negociación entre Dios y Abraham para que Lot pudiera librarse de la destrucción de Sodoma y Gomorra. Como Abraham le empieza a decir que si hay 50 justos…luego que si son 45…y como Dios no se queja del dialogo sino que, en cierta medida, se deja engatusar por su amigo Abraham.

Abraham es el que se había fiado de Dios y Dios no podía negar nada a aquel que había sido capaz de ofrecer hasta su propio hijo.

Tu le pides pero, ¿Que le has entregado?

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.