PUBLICIDAD

Novena de la Inmaculada

|
Hoy comienza una vieja costumbre en la Iglesia que es honrar a María, por el privilegio concedido por Dios, ser Inmaculada desde la concepción.

Es una tradición antigua porque desde el Siglo VIII se viene celebrando la Fiesta de la Inmaculada Concepción y vemos a los monjes de Palestina es ese siglo cantando el himno de San Andrés de Creta: Inefable fue  el  alumbramiento de la concepción  sin simiente y  sin corrupción de la Madre Virgen,  pues la natividad de Dios renueva la naturaleza. Y en todas las generaciones te magnificamos como ortodoxos. Madre y Esposa de Dios.

María, la gran pedagoga del evangelio, tiene, como nos recordaba el Beato Juan Pablo II, la gran misión mostrarnos a su Hijo.
Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.