PUBLICIDAD

Ni buey ni mula…

|

Me faltan algunas páginas para terminar La infancia de Jesús; y como han dicho ya muchos es una pena que, de este estupendo libro, los protagonistas por la prensa sean un buey y una mula de los que ya hablo Ratzinger en 1983 (El rostro de dos, 19-25).


Pienso que este libro tiene algunos otros pasajes mucho más interesantes y, entre ellos, me parece muy interesante aquel en el que el Papa señala, refiriendose a José, cuál es la imagen de Justo: el Salmo I en el que se describe que el Justo (Santo), es aquel que vive en intenso contacto con la Palabra de Dios.
Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.