PUBLICIDAD

Los enfermos, predilectos de Dios.

|

El Santo Padre Benedicto XVI ha querido recordar en el Mensaje para la XXI Jornada Mundial de los Enfermos unas palabras que los padres conciliares repitieron en los días del Concilio Vaticano II: los enfermos ni estáis abandonados ni sois inútiles. Los enfermos, como decía San Josemaria, son los predilectos de Dios.

En este año de la Fe, dice el Papa, es un buen momento para ser como el buen samaritano con aquel que más lo necesita por encontrase más débil.

Aquí esta el resto del mensaje.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.