PUBLICIDAD

La carencia de fe puede herir los bienes del matrimonio

|


El Papa al comienzo del año judicial ha vuelto, como año, a reunirse con los miembros del Tribunal de la Rota Romana y les ha vuelto a recordar uno de los problemas que hoy afecta más a los matrimonios: el relativismo. El subjetivismo ha creado una difundida mentalidad que hace pensar que la persona sea si misma permanenciendo autónoma y entrando en contacto con el otro sólo mediante relaciones que se puedan interrumpir en cualquier momento.

En cuanto al pacto conyugal el papa recordó uno de los puntos dónde la doctrina canónica en los últimos años ha debatido como es el grado de fe que deben tener los futuros contrayentes para contraer matrimonio. El Paoa volvió a reiterar que no se requiere a fines de la sacramentalidad la de personal de los novios sino la intención de hacer aquello que que hace la Iglesia. Pero el Papa añadió que aunque no hay que confundir la Fe con la intención a veces es difícil separarlos totalmente. 

Y en este sentido dijo que se pueden presentar casos en los que justamente por la ausencia de fe, el bien de los cónyuges resulte comprometido y por tanto excluido del consenso mismo. Con estas consideraciones no pretendo ciertamente sugerir algún fácil automatismo entre carencia de fe y nulidad de la unión matrimonial sino más bien evidenciar cómo tal carencia pueda, aunque no necesariamente herir también los bienes del matrimonio desde el momento en el que la referencia al orden natural querido por Dio es inherente al pacto conyugal, añadió el Romano Pontífice.

Con esta advertencia el Papa esta volviendo a recordar que el Párroco debe asegurarse que los novios no sólo que conocen sino que están dispuestos a vivir el Matrimonio.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.