¿A quién invitarías a tu boda?

|

Uno de los momentos más difíciles de la boda es la confección de la lista de invitados: ¿A quién invitamos  y a quien dejamos fuera?

Mis padres, mis hermanos, este otro familiar tienen que venir seguros, puede que diga el novio. Y la novia añada: si y por mi familia además tienen que venir…, empiezan a hacer los dos la lista definitiva y, con la ayuda de los padres, empieza a darse cuenta que empiezan a sobrar invitados: ¿A quién dejamos fuera?

Pues mira, en el evangelio de este domingo, se nos cuenta que en tiempos de Jesús también se celebró una boda y que los novios tuvieron la fortuna de invitar a María y a Jesús en ese gran acontecimiento: ¡que gran elección, de la que no se arrepintieron nunca!; porque si algún invitado que no pude faltar a tu boda para que nunca falte la alegría del matrimonio es Jesús y María.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *