PUBLICIDAD

Una bomba a punto de explotar

|

Sodoma, el libro sobre homosexualidad en la Iglesia que se publica en 10 días incluye, según me dicen, una revelación que va a caer como una bomba.

Un eclesiástico, referencia para muchos católicos, es acusado de practicar la homosexualidad activa.

Aprecio a ese hombre, y lo sentiré profundamente por él cuando la bomba explote. En cuanto se pueda, leeré el libro y contaremos a los lectores de InfoVaticana lo que ahí aparezca.

Por otra parte, y ante el evidente uso que harán los enemigos de la Iglesia de esa revelación, el hecho de que una persona practique lo que critica o denuncia no resta razón a la crítica o denuncia.

En fin, que en pocos días más.

16 comentarios en “Una bomba a punto de explotar
  1. Si es un cardenal francisquista, el Sr. Collins (o más bien su sosías) removerá Roma con Santiago para gritar a plena voz que está Roma podrida.
    Si es de los ultra carcas, entonces será una noticia que hay que contrastar y que tiene siempre que ser puesta en entredicho por el principio de presunción de inocencia.
    Nada nuevo bajo el sol.

  2. Es sabido que los gays, pretenden ahora que la mitad de la humanidad ha sido o es gay,.
    Por tanto, ojo con ese libro, por que podría ser una arma de destrucción masiva, contra clerigos que son fieles, y hay que desacreditarlos, como sea.

  3. El hecho de salir en un libro es una prueba? Salen pruebas de la acusación en el libro?
    De todos modos, el demonio es muy listo y juega sucio. Debemos de estar preparados para todo, especialmente en reparar a Nuestroseñor los pecados de Revolución que entraron en la Iglesia.
    Cuando se sacan trapos sucios a alguien que no debería de tenerlos se puede pensar en un golpe programado, pero Dios también puede intervenir.
    Estamos llegando a un abismo tan profundo, que solo la ira de Dios podrá sanear.

  4. Acusar es muy fácil; lo difícil es probarlo.

    El autor del libro no es imparcial; es homosexual confeso y ha escrito libros que hablan de una «revolución gay» en el mundo.

    1. Muy cierto. Yo apunté eso mismo cuando en Infovaticana anunciaron con regocijo la aparición del libro, quizá con la esperanza de que señalara a algún cardenal amigo del Papa. También avisé, basándome en lo que señala Hermenegildo, de que era muy probable que no fuese así, que era más probable que señalara a cardenales “tradicionales”. Por lo que apunta el bloguero, parece que yo tenía razón. Obviamente, por tales motivos lo que diga este libro hay que tomarlo “cum mica salis”.

      1. Me importa un bledo la filiación política de los eclesiásticos homosexuales.

        Me importa mucho las redes que éstos forman para apoyarse mutuamente y apoyar a Jorge -el que entregaba curas a la dictadura argentina- para llegar con éxito al falso cónclave, tal lo denunciara el valiente Viganó.

        Y tanto como eso es también muy peligroso el cobijar promaricas como lo hace Bergoglio con J Martin entre otros, que dan línea LGTB llamando bueno a algo que repugna a los ojos de Dios. Esto era impensable dentro de la Iglesia Católica hasta que llegara el Comandante Jorge a la silla de Pedro, usurpándola.

  5. Mas que una bomba es un PEDO
    ¿ Por qué no hablan de Setien señores? ¿ No hablan de la » BOMBA» de aue la Iglesia catoliuca defienda asesinos? ¿ Acaaso son asesinos «POR LA FE»?

      1. Cobarde, mira que meterte con los mariquitas y las mujeres pero no con los asesinos etarras…
        Un cobarde » como dios manda» ( aunque no se que clase de «dios» la verdad)

  6. Ah si… basta ver sus fotos con jovenes internacionales por donde pasa. A otro con el mismo apellido tenian que ponerle guardias en Roma que lo acompañaran por la calle… para impedirle a el que se acercara a los jovenes.

  7. M.Collins es Ariza. Esa bomba inicia su apellido por M? No conteste. Son 10 días. Si es un bulo es matar a alguien en vida. Un pecado mortal especialmente grave. Y si es verdad… no hacía falta más que ver a quienes dirigía como seminaristas…

  8. Seguro que alguno de los que molestan a Francisco. Dejad ya de hacerle propaganda. Esto es una operación para calumniar y desprestigiar, no un auténtico libro de denuncia. Y habéis picado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *