La diplomacia de Parolin frente a Blázquez y Cañizares

|

Adolfo-Suarez

Leo el telegrama que firma Parolin, Secretario de Estado Vaticano, por el fallecimiento de Adolfo Suárez. Sólo hay una cosa que constatar: Parolin es un experto diplomático. Bláquez y Cañizares tienen mucho que aprender.

El telegrama de Parolin evita hacer juicios de valor sobre la actuación política de Suárez. No han hecho lo mismo Blázquez, que se deshizo en elogios hacia el que fuera presidente del gobierno que aprobó la ley del divorcio, ni Cañizares, que, como en una salsa más en la que no podía faltar, estaba el domingo en la clínica CEMTRO de Madrid acompañando a la familia del difunto, y que firma en su periódico (La Razón) dos panegíricos consecutivos, ninguno de ellos apto para diabéticos.

<

Oí que Suárez se confesó poco antes de perder la lucidez. Me parece una maravillosa noticia. No se me ocurriría jamás dudar de su condición de católico, o de cómo supo ver a Cristo en las dificultades de su vida privada, que no fueron pocas. Pero creo que es un error grave que obispos y cardenales españoles aplaudan la actuación política de Suárez, que no estuvo exenta de graves errores cuyas consecuencias sociales aún hoy pagamos.

Ese «Elevar a la categoría política de normal, lo que a nivel de calle es plenamente normal» de su primer discurso televisivo como presidente del gobierno ha hecho mucho daño a nuestro país, también su ley del divorcio, o el elegir el Sábado Santo para legalizar el Partido Comunista de Carrillo. Fue Suárez quien sentó las bases del sistema que hoy padecemos, y que ha amparado, entre otras cosas, el asesinato de más de un millón de niños en el vientre de sus madres. Ciertamente no se pueden cargar esas muertes sobre la conciencia de Suárez, pero tampoco creo que su actuación política sea digna de elogio, como han hecho nuestros pastores. No pretendo que los obispos se lancen a atacar a Suárez recién muerto, faltaría más. Sólamente pido que callen a la hora de valorar la actuación política del abulense, y que, por favor, no hagan el ridículo.

Comentarios
0 comentarios en “La diplomacia de Parolin frente a Blázquez y Cañizares
  1. Muy buen artículo. Dice San Francisco de Sales que muchos de los acontecimientos de nuestra vida son misericordiosamente castigo por nuestros pecados, a la vez que pueden ser causa de merecimiento. Me alegro que el Sr. Suarez haya sido un buen católico y previsiblemente esté acogido por la misericrodia de Dios. Pero las leyes inicuas que permitió, y el comienzo de la corrupción moral de toda una nación, no es cosa de poca importancia. La verdad no es política en muchos casos.

  2. Bravísimo «Sr.Collins» y ya sabes que quien te lo dice es una persona muy crítica en todo y que no acostumbro a pasar ni una.

    Verdadero, claro y conciso. No se puede pedir más.

  3. Recuerdo muy bien, que mi entonces Director Espiritual, un jesuita de Mallorca, misionero en Bolivia, estaba espantado del rumbo que tomaba la «democracia» española, que estaba sentando las bases, como dice el autor del artículo, de los desastres morales que hoy vive España, ¿acaso no estaba rodeado de socialistas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *