PUBLICIDAD

El hambre no se contagia

|

llorar África, ese hermoso continente donde viven cerca de 1.111 millones de seres humanos probablemente ha sido el continente más sacrificado y olvidado de los cinco. Ese continente que en los mapas económicos es invisible y que desde occidente ni siquiera se mira de reojo, como mucho con temor «no nos vayan a pegar algo». En África más de 300 millones de personas viven con menos de 1 dólar al día, cerca de treinta millones de niños menores de cinco años sufren desnutrición  y el 43% de la población no tiene agua potable. Sufre las consecuencias  de tener los índices más altos de contagios de SIDA, la esperanza de vida se rebajó de 49 a 46 años. África se lleva la palma con el 70% de los casos de SIDA  del mundo, con más de 2,2 millones de muertes al año. Sin acceso a la medicina elemental, a la educación básica, y un largo etc que hace comprender el intento masivo de nuestros hermanos africanos de llegar a tierras donde «mana agua y miel», el supuesto paraíso que muchos no pueden llegar ni a ver con sus ojos muertos en el mar o asesinados en las fronteras. Pero África nos queda bastante lejos, mucho más del corazón que de kilómetros en realidad. Que se expandan enfermedades en África no es «nuestro problema» mientras no nos afecte o nos salpique… Pero de vez en cuando ocurren cosas que insultan hasta a la conciencia más fría. Seguimos derrochando alimentos mientras millones mueren de hambre, seguimos derrochando el agua mientras millones sufren sequías que arrasan hasta con el poco ganado que pudiera dar de comer a algunos y donde el agua potable a menudo es un oasis que se encuentra a varios kilómetros que se han de recorrer diariamente cargando con cubos o arriesgarse a beber agua sucia y no potable. PERO EL HAMBRE, LA POBREZA, LA MISERIA, LA FALTA DE RECURSOS BÁSICOS COMO LA MEDICINA Y LA EDUCACIÓN…. ¡NO SE CONTAGIAN! Podremos seguir cerrando los ojos y mirando para otro lado mientras no nos salpique…. África seguirá llorando y desangrándose pero no es nuestro problema… mientras no nos afecte en la puerta de nuestras casas….

Comentarios
0 comentarios en “El hambre no se contagia
  1. Lo malo no es que se mire para otro lado, sino la mirada de buitre hacia las riquezas de sus tierras, y la ceguera a sus necesidades. El expolio continuo del continente y la poco que les gotea de los superbeneficios que logran.
    Y luego nos asustamos porque vienen a intentar vivir un poquito mejor, como si ellos no tuviesen derecho, o miramos a otro lado cuando los muertos son de un color, no importa cuantos miles, y nos ponemos como locos, cuando el color desteñido de nuestras almas se ve amenazada.
    No es que no puedan, es que no los dejamos crecer, no es que no tengan ganas, es que a la mínima las aplastan, y es que ¿a quien le interesa que se formen, que sepan lo que se les roba, y puedan reclamar lo que es de ellos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *