PUBLICIDAD

Y parió Hans Küng…

|

Reproducimos una entrada original de RORATE CAELI. La traducción es del blog «Hacia la verdadera Cristiandad». 

Los extremos se encuentran: Hans Küng se convierte en un sedevacantista, declara a Benedicto XVI cismático por su posición ante la Fraternidad San Pío X
No, no es hoy el Día de los Inocentes. El heresiarca Hans Küng, que, «en sus escritos, se ha apartado de la verdad integral de la fe católica, y por lo tanto… ya no puede ser considerado teólogo católico ni funcionar como tal en un papel de la enseñanza» (Declaración de la Congregación para la Doctrina de la Fe, 15 de diciembre de 1979), ha perdido las nociones básicas de la teología sacramental y arriba así a las conclusiones más hilarantes. Puede ser que esté perdiendo la vergüenza, si no es que ya la perdió en tiempos del concilio.
HANS KUNG LLAMA A DESOBEDECER AL PAPA.
 Tanto en el diario oficial como en las actividades alternativas en el Mannheim Katholikentag*, el sentimiento predominante ha sido el de resentimiento y frustración por las reformas que no llegan en la Iglesia. En fuerte contraste con ello, lo que el Papa Benedicto XVI prepara, al parecer para Pentecostés, es la reconciliación definitiva de la Iglesia Católica con la tradicionalista Fraternidad San Pío X, sus obispos y sacerdotes. Esto debería ocurrir aún cuando la FSSPX siga rechazando los principales documentos conciliares, teniendo que ser incorporados a la Iglesia con el uso de hábiles tácticas canónicas. Pero antes de que el Papa lo haga, debería ser debidamente advertido por los obispos sobre su importancia, por los siguientes motivos:
   1. El Papa incluiría en la Iglesia obispos y sacerdotes que están inválidamente ordenados. De acuerdo con la Constitución Apostólica del Papa Pablo VI «Pontificalis Romani recognitio», del 18 de julio de 1968, la ordenación de obispos y sacerdotes por el Arzobispo Lefebvre no sólo es ilegal sino también inválida. Esta opinión es compartida entre otros por un miembro relevante de la «Comisión Doctrinal», Karl Josef Becker, SJ, hoy cardenal **.
    2. Con esta decisión escandalosa, el Papa Benedicto, ya en un aislamiento general lamentable, se apartaría más del pueblo de Dios. La doctrina clásica sobre el cisma debería ser una advertencia para él. De acuerdo con ello, un cisma de la Iglesia ocurre cuando hay una separación del Papa, pero también cuando éste se separa del cuerpo de la Iglesia. «Incluso el Papa podría convertirse en un cismático, si no guarda la unidad y la comunión propia de todo el cuerpo de la Iglesia». (Francisco Suárez, teólogo importante en español de los siglos 16th/17th).
    3. Un Papa cismático pierde su posición de acuerdo con lo que enseña la misma constitución de la Iglesia. Al menos, no puede esperar obediencia. El Papa Benedicto XVI afronta hoy movimientos populares ya muy extendida de «desobediencia» contra una jerarquía que es desobediente al Evangelio. Él es el único responsable de la ruptura grave y el conflicto creado en el interior de la Iglesia. En lugar de conciliar con la ultraconservadora Fraternidad San Pío X, anti-democrática y anti-semita, el Papa debería preocuparse por la mayoría de los reformistas católicos y reconciliarse con las iglesias de la Reforma y todo el movimiento ecuménico. Así, uniría y no dividiría..
* Rorate: la conferencia católica en Alemania se realiza, generalmente, cada dos años. Este año 2012 el Katholikentag se hizo en Mannheim un fin de semana. (Fuente: Südwest Presse, en alemán, Distrito alemán de la FSSPX).
** Esto, obviamente, no tiene sentido y el cardenal Becker nunca hubiera dicho tal cosa.
Fuente:
Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.