PUBLICIDAD

Contemplata y el clericalismo postmoderno

|

Reproducismos a continuación un comentario de Contemplata sobre las «familias en misión» del CNC que merece destacarse en una entrada aparte.

Para mi esto del CNC es una novedad. Pero conozco otros movimientos que son sobre todo familiares y se mueven con el traslado de las familias en ‘misión’ a pedido del fundador. Por lo que he observado, la ‘familia’ es en realidad el movimiento, que es ‘todo’ para los miembros: es la iglesia, es la patria, es la familia, los amigos son los del grupo (para un miembro del grupo no hay nada mejor que otro miembro del grupo), etc.

Ahora que viéndolo bien, esta realidad de los movimientos laicales representa el último coletazo postmoderno de la avanzada clerical moderna sobre el mundo. Avanzada iniciada por la invasión de órdenes no contemplativas derivadas de los jesuitas y que se pretendieron en pie de igualdad con las contemplativas (fray Petit de Murat). Estas órdenes hicieron seguramente una labor insustituible en las misiones, pero que ayudó a morir a Europa –nacida alrededor de los monasterios-, en la medida en que lo inundaron todo. Un detalle importante y no menor es que la educación queda casi toda en manos de estas órdenes que a su vez se alimentan con vocaciones surgidas de sus educandos. Lo cual, por supuesto, ha proporcionado a la Iglesia y al mundo, santos y beatos, pero la sociedad continuó su camino moderno de descristianización pareja al abandono progresivo de la vida contemplativa y el pragmatismo.

Como era de esperar, las órdenes que fueron postergando o inclusive despreciando lo contemplativo han ido ellas mismas muriendo por inanición y/o por la influencia nefasta del mundo que se las tragó. Entonces, en lugar de revisar la raíz de esta hecatombe, surgen movimientos e instituciones que hacen lo mismo, pero dicen que son laicos o que son consagrados en el mundo. Y con eso confunden y se confunden. Aunque todo se haga con la mejor buena intención, aunque no haya por qué presuponer malicia de nadie. Yo no dudo que muchas personas pertenecientes o simpatizantes de estos grupos y movimientos hacen muchas cosas buenas a favor de la Iglesia.

Pero hay cosas desopilantes y que rompen con la antropología y la filosofía social cristiana. Solamente el que sale del mundo (el religioso) puede postergar el orden propio y justo de las obligaciones familiares y sociales. (Además, los que dejan el mundo por una vocación religiosa siempre fueron y serán pocos) No por cualquier razón alguien deja su patria. No por cualquier razón alguien deja su familia y/o deja de formar familia. Y no vale el argumento de que es por Dios o por la Iglesia. La gracia no suprime la naturaleza. Laicos que dejan familia y patria, familias que dejan la patria y ponen en riesgo a sus hijos…. Es realmente postmoderno.

Si es verdad que el katejon es el orden romano, no podríamos estar haciendo más por firmar su certificado de defunción desde ‘dentro’ de la misma Iglesia. Desde ‘fuera’ ya hacen bastante…

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.