PUBLICIDAD

¿Bugnini masón?

|

En algunos sitios tradicionalistas se repite con un empeño digno de mejores causas que Annibale Bugnini fue masón. Acusación que tiene un efecto impactante para los católicos conscientes.

Pero sobre este asunto caben dos posibilidades de hecho: que Bugnini realmente fuera masón o que se tratara de una calumnia. Supuesto que fuera verdadera la acusación, queda por determinar si hay pruebas del hecho o no existen evidencias fiables. Tratándose de la masonería las pruebas siempre serán una cuestión difícil.

Resulta interesante traer a colación a Michael Davies. En la última entrevista que le hicieron, Davies dejó en claro que él nunca acusó a Bugnini de ser masón. En rigor, Davies afirmó que Pablo VI creyó en la acusación y que por este motivo lo desplazó de su cargo enviándolo como nuncio a Irán. Hecho sobre el que tal vez se publiquen en el futuro nuevas evidencias a raíz de la causa de beatificación de Montini. También cabe pensar, en base a otros testimonios sobre las características personales de Bugnini, que Pablo VI lo hubiera echado por manipulador.

En cualquier caso, Davies dejó en claro que incluso si pudiera probarse que el Arzobispo Bugnini no fue masón, y que fue uno de los católicos más sinceros y dedicados del siglo XX, su crítica al Novus Ordo Missae no se debilitaría porque se fundamenta en los defectos objetivos de la reforma y no en las cualidades personales del arzobispo.

Gracias a Panorama Católico, contamos ahora con la edición digital del libro de Michael Davies “La Nueva Misa del Papa Pablo. La revolución litúrgica”. Si revisamos la obra, podemos constatar que el autor dedica sólo tres páginas, sobre un total de seiscientas sesenta y una, a la posible pertenencia de Bugnini a la masonería. Dice Davies: «En El Concilio del Papa Juan dejo en claro que mi crítica contra la reforma litúrgica no se basó para nada sobre el supuesto de que el Arzobispo Bugnini fuera masón. Mi caso se basa solamente sobre la misma reforma y sus efectos sobre la vida de la Iglesia.» (P. 519).

Tal vez de la lectura del libro de Davies se pueda concluir que una de las falencias del tradicionalismo ideológico es dar excesiva importancia a cosas que objetivamente no la tienen o que son poco relevantes. Porque «la realidad es aquello que, cuando uno deja de creer en ello, no desaparece» (Phillip Dick).


Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *