PUBLICIDAD

La irracionalidad del aborto

|

No hace falta recordar que vivimos en una sociedad débil y adormecida en la que muchos pretenden que sus actos no tengan consecuencias. Pretender resolver el problema de «un embarazo no deseado» como quien coge una goma de borrar para corregir lo escrito con lápiz es sencillamente una salvajada.

Los mismos que se llevan las manos a la cabeza al pensar que hace varias decenas de años existía la esclavitud, son los mismos que salen a defender el aborto como un derecho y un avance social. No. El aborto consentido y legitimado por la legislación de las distintas democracias seguramente sea de las mayores perversiones de la historia de la humanidad.

Dice el refranero español que «una imagen vale más que mil palabras». Quien al ver la siguiente imagen todavía es capaz de defender semejante atrocidad, está sencillamente enfermo.

Ayúdanos a seguir informando

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.