PUBLICIDAD

Una añoranza, una injusticia y un abandono.

|

Se ha montado un gran escándalo con las reflexiones políticas de un obispo, que teme que sus ovejas caigan en «la trampa política» que se esta desarrollando con lo que ahora llaman populismos. Aunque no recuerdo entradas tan directas contra el bolivarianismo y las formas de neomarxismo que también podrían afectar a algunas ovejas sino fuese porque normalmente los protagonistas de esas tendencias entran en las iglesias enseñando las tetas o haciendo  referencias a la gran destrucción del patrimonio eclesiástico que se produjo en el ahora alabado periodo 31-39.

Me temo que sin ser injusto se puede entender esta intervención episcopal como un síntoma de una actitud mas general que parte, entre otras cosas, de una añoranza. La añoranza es el orden de postguerra con su democracia cristiana aliada con los americanos contra el avance soviético comunista que, por cierto, recreo una Iglesia por fín privilegiada en regímenes de pluralidad de partidos. El modelo entró en crisis y no es recuperable. Tampoco en España y sería preferible no aferrarse a el. Por otra parte, ya que hablamos de Acción Francesa conviene recordar que en su apoyo al régimen de Vichy, y que pese a que Maurras había sido condenado años antes, un sector de la Acción Francesa se vió muy apoyado por la Iglesia y eso trajo enormes problemas en la Liberación.

Es más resultaría injusto que se achacase un pasado antisemita a toda la derecha estricta, pasado existente y vergonzoso,  cuando resulta que una parte sustancial de ese antisemitismo procedía de los clérigos y de ordenes religiosas al completo. Que un tuerto señale a otro en su ojo perdido esta mal.

Respecto al abandono o traición, que quieren que les diga. La decisión de abandonar la batalla cultural en el ámbito de la protección de la vida procede de arriba en la Iglesia, no me refiero con arriba a nada trascendente, y supone un realineamiento radical con las tendencias globalistas. No se trata de obcecarse en un sólo tema sino en no abandonar la posición tomada que atrajo a algunos de los mejores espíritus del Siglo XX al ver que frente a la manipulación técnica de las conciencias alguien decía algo coherente. Ha habido un giro y se nos dice que es de convencimiento intelectual. Lo dudo. Cuando el convencimiento intelectual coincide con los poderes globales y con la interpretación de jefe se debe sospechar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *