PUBLICIDAD

Descreídos

|

Cuando veo los desmesurados esfuerzos para acercar por ejemplo a los jóvenes a la Trascendencia a través de la cultura contemporánea con constantes aggiornamientos me acuerdo del doctor Johnson cuando comentaba “Esto no lo sé- No sé si es un descreído aunque si lo fuera es un descreído como pueda serlo un perro; esto es, nunca se ha parado a cavilar a fondo sobre esa cuestión.”

Pero ese no cavilar es fruto del endiosamiento del hombre que sustituye a Dios por su torpe imagen y el sistema político, cultural y religioso está dedicado a ello. Por eso don Colacho venía a decir “No hay que desesperar del ateo mientras no adore al hombre”.

La prohibición de la pregunta exige que se denuncie el sistema que la prohíbe, no que lo alabemos como un mundo idílico al que hay que adaptarse.

1 comentarios en “Descreídos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *