PUBLICIDAD

África

|

Los globalistas lo tienen claro. La solución de los problemas africanos consiste en echar en manos de las mafias al mayor número de personas posible e inundar Europa de inmigrantes indocumentados, muchos de ellos procedentes de los ejércitos desmovilizados de  las guerras civiles y otros pertenecientes a los grupos más o menos formados con enorme esfuerzo por los sistemas educativos de algunos países africanos.

No es sencilla la solución. Los movimientos de población son enormes y los sufren en primer lugar países africanos más o menos estables pero al borde de la desestabilización.

Desde luego no es solución la teoría del limes que ha llevado al abandono práctico de grandes partes del Mundo. Pero quizás África ha sufrido mas por las intervenciones exteriores, directas o indirectas, como en la guerra de Ruanda ¿verdad Francia? o en la destrucción de Libia ¿Verdad EEUU, Gran Bretaña y Francia? Los cristianos de muchos países africanos pueden explicarnos los beneficios de la extensión de wahabismo por los occidentales durante la Guerra Fría o de la aplicación del socialismo a la africana en Etiopia, Angola o Senegal.

África es tratada como un lugar de explotación minera sin las cargas de la administración colonial del siglo XX. Su élites más corruptas son sostenidas desde Occidente y la única alternativa que ofrecen las Fundaciones pseudohumanitarias es despoblarla para lanzar a su población al choque con los emigrantes legales, los parados de los países del sur de Europa y los pobres a los que de forma inevitable se les dice que no se podrán mantener las prestaciones sociales.

En este coro la Iglesia no tiene voz propia y parece unirse al canto acrítico y suicida. Sólo las iglesias africanas dicen algo razonable pero aquí no se les hace caso por carcas.

1 comentarios en “África
  1. Los objetivos de la inmigración, no tienen nada que ver con la caridad, sus meta mas importante es la destrucción del catolicismo, sustituyendo a la población europea cristiana, por población musulmana, que tiene una tasa de natalidad alta y nosotros apenas la necesaria para mantener la población, en muchos caso solo es una cuestión de tiempo y no demasiado un par de generaciones. El otro, seguramente secundario, es bajar los costes salariales, la imigración, por necesidad esta dispuesta a trabajar a cualquier precio, perjudicando el nivel de vida del país y tiene como segunda consecuencia condenar a sus países de origen a la miseria, al perder a sus ciudadanos mas osados que serian los que podrían subir el país. No veo en ello nada caritativo, merecedor de la defensa de Papa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *