PUBLICIDAD

La libertad del títere

|

Ante muchas espinosas cuestiones que hoy en día se nos presentan, tales como el aborto libre, el self-service de píldora postcoital, el consumo de drogas, la banalización de la sexualidad, el consumo de alcohol, el consumismo frenético y las modas irracionales, el matrimonio homosexual, la frivolidad como forma de vida etc, muchas personas, no sé si por cobardía, estupidez o simple ingenuidad, hallan una respuesta tan políticamente correcta como falaz, esta es “que cada cual haga lo que quiera”, es decir, se alude a la libertad de elegir. ¿Quién puede rebatir tal contundente argumento que defiende la libertad individual? Realmente es una afirmación que puede dejar sin argumentos a muchas personas con pocos recursos dialecticos, pero tal afirmación no deja de ser un espejismo y una falacia. La cuestión es si realmente los individuos actuamos en libertad plena o si simplemente nos mueven como a títeres.

Las personas, no solo como ser físico, sino como ser psíquico, son vulnerables, es decir, son susceptibles de modificar sus creencias, actitudes y apetencias, en base a estímulos ajenos a ellos mismos. El “yo” impermeable al estímulo y ambiente externo, no existe; todos somos producto de una educación que, cual martillo que golpea el yunque, forja nuestra personalidad, por ello, nuestra “libre elección” no deja de ser el resultado de una interacción entre el “yo” y los valores adquiridos por el ambiente. Es evidente que si somos vulnerables, también somos manipulables, es decir, que podemos ser “diana” de una acción “educativa” programada y premeditada por personas ajenas a nosotros.

En base a esta premisa, en realidad podríamos decir que “nosotros hacemos lo que previamente quieren que hagamos”. No pudiendo escapar de esta verdad, solo nos cabe averiguar quién es el que hoy nos  “programa” y con qué intenciones.

Hubo una época en qué el estado se subordinaba a una última misión espiritual, lo que constituyó la llamada CRISTIANDAD, por ello, en su anhelo de forjar una moral adecuada para tal fin, el estado social-paternalista educaba en el sentido de reprimir todas las pasiones contrarias a las virtudes, así se reprimía por ley, el juego, el consumo de droga, la pornografía, el aborto, la apología del mal, el libre mercado etc…

Ahora ésta “manipulación” ya es historia. Ahora vivimos otra “manipulación”, y esta manipulación ya no está orquestada con el fin de salvar almas o forjar ciudadanos modélicos, ahora el fin es menos romántico y mucho más perverso, el manipulador y codicioso LIBERALISMO hoy triunfante, solo tiene un objetivo, obtener dinero, riqueza, poder…a costa de explotar el gran filón de las debilidades del ciudadano. Para lograr tal fin, todo al contrario que el estado social con perfil paternalista, ahora no se reprime la explotación industrial de las pasiones humanas, sino todo lo contrario, ahora estas se instigan, alientan y explotan al máximo, con todos los medios que el sistema tiene a su alcance (TV, ocio, “política educativa”, etc) a fin de que las masas caigan victimas de sus impulsos más primarios y seamos consumidores de productos antisociales, aniquiladores de nuestra dignidad humana; así se fomenta el juego, la pornografía y el consumo sexual, creencias irracionales (tarot, mancias diversas…) el consumismo frenético y desorbitado de lo superfluo, la violencia, el culto a la estética y a lo superficial, el desenfreno de todo tipo…con el solo fin de que consumamos y así seamos fuente de descomunales ingresos económicos para la oligarquía de mafiosos que rigen el sistema sin ningún tipo de moral ni sentimiento.

Si admitimos pues, que somos vulnerables y manipulables, y que por lo tanto al final seguimos unas pautas marcadas, sin duda  yo prefiero seguir las que me marca nuestra tradición cristiana, ancestral y propia, la cual, movida por un sentimiento humanista, me permite discernir entre el bien y el mal, y no las pautas que me marca el despiadado liberalismo que, con su afán de riqueza, no duda en convertir nuestra sociedad en una auténtica piara; una sociedad totalmente desquiciada!.

Si tienes dudas de lo aquí expuesto, amigo lector, asómate solo cinco minutos a la ventana tonta de tu televisor

 

Juan Antonio Darder Colom

–médico de familia. Experto en bioética-

 

 

PUBLICIDAD

 

5 comentarios en “La libertad del títere
  1. ¿ Y quien UTILIZA e IMPONE toda esa manipulación » orquestada» sino quien tiene PODER para hacerlo? No son los individuos, tampoco los pueblos los que pueden hacer esas cosas, son todos esos manipuladores al servicio de quien tiene el PODER y que tan solo busca excusas para implementar y justificar sus IMPOSICIONES,.
    Por mucho que os empeñéis es quien quiere justificar una falta de libertad individual ( la que sea) quien propone juzgarla al hilo de manifestaciones exageradas y aberrantes de esas libertades. Así quien quiere IMPONER el aborto sabrá como ridiculizar y justificar su imposición por casos seleccionados o construidos por los medios de comunicación ( EL PODER) que » justifican imponerlo», de la misma forma que esas EXAGERADAS IMPOSCIONES LGTBI , ( una minoría siempre maltratada) y que llevan a cabo y propagan medios de comunicación gobiernos y entidades financieras a interés de una ELITE muy » católica» ella ¿ O es que los banqueros que financian la prensa en España son todos homosexuales? ¿ Y los partidos politicos por que patrocinan el aborto de ultraderecha – asesinato del debil- partidos que pasan por ser izquierda con el consentimiento de la supuesta derecha » catolica»? ¿ Por cierto , en España que puede hacer un pueblo que voten lo que voten es como si votaran al mismo partido politico ?
    Es EL PODER , y en España siempre ha sido CATOLICO, quien IMPONE una cosa o la otra a interés de la elite que juzga e impone. responsabilizando luego » AL PUEBLO» de los desmanes que ellos mismos promueven y provocan para justificar de nuevo sus imposiciones sean del signo que sean.
    El Poder, ademas no es cristiano ( el poder abofetea por que puede ya sea con la izquierda o la derecha, pero jamas pone la otra mejilla, para ello pone la del pueblo o la de Jesucristo, ¿ O han visto a la Iglesia -El PODER- morir en la cruzo en lugar de asentada en suntuosos palacios de ROMA?) , el poder es católico y romano seguro, pero cristano no es
    NO CUELA

  2. «La Verdad os hará libres»
    La voluntad de Dios es libertad.
    Cuando hago lo que «yo» quiero , lo que me viene en gana , en realidad hago lo que el diablo quiere.

  3. A pesar de todo esto, seguimos educando en nuestros colegios a los hijos y familiares de esos «liberalistas» por querer mantenerlos al margen de la corrupción de sus progenitores. ¿Todo porqué? Por no querer, o saber, distinguir entre el libre albedrío de estos y la verdadera libertad cristiana. Cuando se habla de libertad de elección se olvida recordar que presupone la posibilidad de optar conscientemente por el mal cosa que excluye la elección libre. Esa es la diferencia entre un liberalista, que viene de liberalismo, y un liberal, que viene de libertad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *