PUBLICIDAD

‘Incurvatus in se’, por Bruno Molesini

|

Frente a la elección en España siento una mezcla de tristeza, nostalgia por lo que fue  y enojo por la falta de respuesta clara y concreta del católico frente a los ataques a su fe. Según la imagen del Dante, el séptimo infierno es una inmovilidad en la que el diablo se atasca en el hielo que provoca su indiferencia hacia todo lo que excede de sí mismo. Esta «incorvatus in se». Mientras más bate las alas más congela su entorno y más inmóvil está. Sin poder reaccionar. Vemos con dolor que hoy las propuestas de los partidos en materia moral, están a centímetros unas de otras y a kilómetros de la verdad revelada. De la humildad que se postra frente a Dios y ruega por un oído atento para recibir su voluntad. Y me pregunto: Como España de tantos santos va por caminos tan poco santos, y desprecia a sus santos y su santo legado? Como los partidos que propusieron retornar a las leyes concordantes con lo querido por Dios, es decir derogar el aborto y todas las reformas gender, no obtuvieron ni un diputado, y no llegaron ni al 1% del electorado? Será el pragmatismo del miedo, o la ceguera del niego? Con el corazón ruego a Dios nuestro Señor, para que viva España una verdadera conversión. se lo pido por la intercesión del Apóstol Santiago!  

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.