PUBLICIDAD

El diablo colea

Al Demonio le irrita tanto que creamos en su existencia por el bien que nos hace
|

(Diario de Jerez)- El superior de los jesuitas, padre Arturo Sosa, dice que el Diablo no existe. Lo considera un símbolo, no un ser personal. Aunque, como Arturo Sosa, él pueda pensar cualquier cosa, es chocante que un superior de la Compañía se manifieste contrario a las enseñanzas del Catecismo, de la Tradición y el Magisterio (incluyendo al Papa Francisco que es muy insistente en este asunto) y de los Evangelios. Supongo que Sosa, cada vez que escuche aquello de «si la sal se vuelve sosa…», pegará un respingo, porque si un cristiano no sostiene lo que afirmó Cristo, ¿para qué sirve?

Precisamente, en la cuestión del servicio está el secreto de la resistencia al reconocimiento de la existencia real del Diablo… por parte del Diablo. Porque, además de ser verdad (según la Teología perenne), conviene recordar lo bien que nos ha venido esa fe en la existencia del Diablo en todos los sentidos. Normal que Jesús, que es tan bueno, nos la fortaleciese tanto.

En La Religión en los límites de la razón pura, Kant observa que la tradición judeo-cristiana, al dividir la creación en Cielo, tierra y los infiernos, pone el mal propiamente fuera de la creación, a diferencia de las tradiciones gnósticas, siempre dualistas. El Diablo fomenta la contrición a la vez que funciona como circunstancia atenuante del mal humano, facilitándonos perdonarnos unos a otros. Lo explica Frossard; que, además, hace confesar al Diablo: «Entre los favores que os he hecho, el miedo al infierno no era el menor. Al ser la condenación lo único que había que temer, no os asustaba demasiado lo demás». Encima, el convencimiento de la existencia de un ser espiritual maligno puede, como fue el caso de Chesterton, nada menos, llevar, mediante deducción lógica, a creer en la existencia de Dios, que es lo que importa. Fabrice Hadjadj ha escrito un libro en esa línea ascendente titulado La fe de los demonios.

Por tantos servicios prestados a la humanidad (para no prestárnoslos) es por lo que el Diablo está tan vivamente interesado en que no creamos en él. O en embromarnos disfrazado de metáfora o superstición o icono pop para darnos luego el susto de muerte. Por estrategia, apuesta por el camuflaje. Lo que no soporta, según Tomás Moro, es que nos riamos nosotros de verdad de él, porque es el espíritu orgulloso. Y menos todavía se iba a conformar con servirnos el que a Dios mismo dijo: «Non serviam!». ¡Pero bien que nos sirve!

Publicado por Enrique García-Máiquez en El Diario de Jerez.

4 comentarios en “El diablo colea
  1. Ufa, los calores de Agosto nos trajeron un nuevo Troll.

    Este Ljute Ovce parece ser de lengua cirílica.

    Le recomiendo que aprenda a pensar, y a escribir en castellano. No se entiende nada lo que escribe.

    Mientras aprende, por favor que nos evite sus chorradas.

  2. La Iglesia católica se ha servido históricamente del demonio y de su obra , a la que convierte en » obra de dios» de la misma forma que los obispos vascos asumen las nueces de ETA ( no han soltado ni una)

  3. A los que sirvan al diablo creado por ellos y que son ellos, si que les irrita el que no se conozca su existencia. No para de hacerse propaganda de ellos y de » su diablo»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *