PUBLICIDAD

El Cardenal Sarah, los Sacramentos y la «Matrix», por Bruno Molesini

|

«La naturaleza sagrada de los sacramentos ha sido devorada por una visión humanista que ve a la Iglesia como un dispensador de comodidad personal y consuelo, y como promotor de la solidaridad de grupo y la acción social.» *1 Quienes no adherimos a esta antropología, y en cambio creemos en la revelación, vemos que detrás del ataque a los sacramentos hay un ataque a Dios. Y ello porque los sacramentos, son en sí mismos voluntad de Dios hacia el hombre, y vehículos de salvación. Detrás de los sacramentos hay algo más grande que ellos mismos, que es un Dios vivo y resucitado. Así el sacramento del matrimonio, es en sí mismo un camino de santidad, que vivido en plenitud, implica una renuncia al egoísmo por amor a la vida. El ataque al dogma de la indisolubilidad, es solo la conclusión de un proceso de corrosión, que fue carcomiendo lentamente nuestras sociedades hasta llegar a la misma Iglesia. El primer paso fue la introducción de la televisión en casa, sacerdote oscuro que invitó desde sus comienzos a consagrarse al éxito mundano y al sutil hedonismo. La idolatría consumista, que vino de la mano, potenció tentaciones que siempre existieron ,de manera exponencial. Idolatría que en los últimos tiempos fue fuertemente amplificada por el internet, en una forma nueva y avasallante para las familias. Y no refiero aquí a lo que se llamó el destape, ni a aquél cine o aquella televisión que en sus comienzos era objeto de censura, sino a lo que día a día se veía en la mesa familiar como «contenido sano», que si lo era, venía matizado por cortes comerciales que invitaban a un modelo de hombre y mujer muy alejado del Amor Cristiano. Muchos fueron ciegos frente al potencial daño. Otros sobrestimaron su capacidad de filtrar la información que consumían, o peor, que permitían que consumieran sus hijos no formados aún. Y muchos se dejaron llevar por la etiqueta de inofensivo, que escondía atrás de historias aparentemente neutras, una carga venenosa de ideología, aún en programación dirigida a los niños, o especialmente en ella. La difusión masiva de los nuevos medios, coincidió con la legitimación masiva del culto al egoísmo, y en este panorama, gran parte del cuerpo de la Iglesia, vio afectada su manera de vivir los sacramentos, especialmente en las nuevas generaciones que crecían alimentados espiritualmente de esta manera. Y los sacramentos, que son un gran refuerzo en la vida de fe, dejaron de tener importancia para las otrora sociedades católicas, y se fueron abandonando o se fueron relativizando. Y ello como consecuencia necesaria de la nueva antropología, por qué los sacramentos exigen para ser vividos en plenitud, una adhesión de imitación a Cristo, que a su vez pide una renuncia a los estándares de felicidad del mundo, o al menos una renuncia a poner estos por encima de la salvación del alma en el camino de santidad. Esta «Matrix», no sólo actúa por adhesión a su mensaje visible, sino especialmente a nivel subliminal, como la gota de agua. Los sacramentos, bien vividos, portan un mensaje opuesto a ella, un mensaje capaz de salvarnos de nuestros pecados y de nuestras pequeñeces, hoy agigantadas por los medios mal usados, en malas manos. El ser conscientes del veneno, es el primer antídoto, y cuando esta conciencia llega a cada uno de nosotros, la debemos ver como una gran Gracia de liberación. El que nuestra Iglesia como cuerpo integrado en las sociedades modernas lo sea, algo por lo que debemos rezar y trabajar. Recordar nosotros y enseñar con el ejemplo, que la Cruz es el camino. Y esta Cruz implica crucificar nuestros deseos de éxito humano, por amor al Amor. Y usar muy selectivamente los medios, con un gran control de los menores, y ante la duda… apagar la pantalla… *1: (frase extraída de la entrada de INFOVATICANA http://infovaticana.com/the-catholic/el-cardenal-sarah-y-nuestra-silenciosa-apostasia/ sobre el libro del Cardenal Sarah, en el blog de TC (cita al Padre G E. Murray como autor del comentario)

Comentarios
0 comentarios en “El Cardenal Sarah, los Sacramentos y la «Matrix», por Bruno Molesini
  1. No creo que los avaces tecnológicos y el disfrute de los mismos nos inclinen hacia el pecado, sino el alejarnos de la Ley natural básica: Sexo y reproducion forman una unidad indivisible. Es decir, vivir castamente.

  2. El matrimonio tal como Dios lo quiso, quedo alterado y gravemente dañado con el primer pecado del hombre. Cuando el hombre se aparto del Creador, todo quedo confundido y oscurecido en el. Desde ese momento el hombre necesito luchar con esfuerzo para no hacer el mal e intentar hacer el bien. Asi ocurre en cada matrimonio, con esfuerzo,constancia y alegria para intentar parecernos a lo que El Señor quiso desde el principio. Para intentar volver a la santidad original . » Sed perfectos,como mi Padre celestial es perfecto.» Fue Cristo el que supero la ley de Moises,(por la dureza de vuestros corazones…) y es El, el que le da cumplimiento. El ha devuelto al hombre, en el matrimonio cristiano,la posibilidad de cumplir la promesa y volver a la santidad original.

  3. Este es el sueño de Dios y es también el sueño de las parejas al comenzar la relación. Pero lamentablemente a-través de la vida, este sueño enfrenta muchos obstáculos y muchos se desaniman, no saben como superar los obstáculos, y pierden el sueño. Se dan por vencidos en algún momento de la vida del matrimonio. Y la principal razón por la que se dan por vencidos y abandonan el sueño que un día los unió, es porque no saben como manejar los conflictos, no buscan ayuda adecuada a tiempo y se desesperan.
    Gen 1:27-28: Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Los bendijo Dios y les dijo: «Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra y sometedla; ejerced potestad sobre los peces del mar, las aves de los cielos y todas las bestias que se mueven sobre la tierra
    Como es un sueño primeramente de Dios, EL estableció las reglas sobre las cuales debe funcionar. Y quienes siguen las instrucciones de Dios, alcanzan un matrimonio saludable y una familia estable y feliz. Es una rebeldía tratar de manejar el matrimonio a la manera de cada quién. Dios ya dejó escrito lo que funciona y como funciona. EL nos diseñó y EL sabe perfectamente como funcionamos. Por lo tanto si queremos que nuestros matrimonios funcionen, tenemos que hacerlo a la manera de Dios!

  4. Excelente artículo. Me ha hecho reflexionar mucho. Es muy completo y sintético y marca lo importante en la vida del hombre. El sueño de Dios y como hay un empeño de los enemigos para destruirlo. El maligno y sus cómplices para derribar el sueño de Dios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.