PUBLICIDAD

Eso era antes: Tesoros de la tradición cristiana en riesgo de extinción

|

El Espíritu Santo ha suscitado a lo largo de estos 2000 años una comprensión más profunda de la Verdad de Jesucristo, pero también una experiencia más viva del Amor de Dios, que se manifiesta en sus tradiciones litúrgicas, en la vida espiritual de los santos, la Belleza del arte sacro y cristiano, la comprensión de los teólogos, la piedad popular y otros aspectos de la vida de la Iglesia.

Vivimos en una época que pretende haber dejado muchos de esos tesoros atrás, como algo del pasado: “eso era antes” oímos decir muchas veces, ante verdades católicas, formas litúrgicas o costumbres espirituales.

Sin embargo, nada hay más necesario para nosotros que mantenerse unidos a la vid. Y pasa eso es preciso reforzar la fe cristiana, haciéndonos conscientes de que pertenecemos a la misma Iglesia de Jesucristo, de San Pedro y San Pablo, de los mártires y confesores, de los eremitas del desierto, de los Padres y doctores de la Iglesia, de los grandes fundadores y reformadores de órdenes religiosas, de los cristianos perseguidos por los regímenes totalitarios del siglo XX y XXI…

Es verdad que el mundo cambia y con él algunos elementos de la vida cristiana. Sin embargo, como escribió Benedicto XVI a propósito de la liturgia antigua: “lo que para las generaciones anteriores era sagrado, también para nosotros permanece sagrado y grande y no puede ser improvisamente totalmente prohibido o incluso perjudicial”. Nos hace bien a todos conservar las riquezas que han crecido en la fe y en la oración de la Iglesia y hacerlas actuales, que no es simplemente repetirlas o preservarlas.

En este blog queremos ofrecer esos doblones de oro de la tradición. Lo haremos con el toque de ironía que sugiere nuestro título; a veces como respuesta a noticias, que sin embargo solo mencionaremos si son positivas.

Que nadie se engañe: este no es un rincón para nostálgicos “tradicionalistas”, esteticistas litúrgicos, frikis latinistas o coleccionistas de recuerdos. Es un blog para cristianos muy normales y sin complejos, que simplemente no quieren reducir su horizonte a las horteradas estéticas y banalidades teológicas que a veces configuran el panorama de sus comunidades, a las que por otro lado aman intensamente.

Quitamos el polvo a estos tesoros para que brillen con su propia luz, e iluminen la vida cristiana del siglo XXI.

Eso era antes. Pero también puede ser ahora.

 

El objetivo del blog es publicar un post cada lunes. Nuestra intención es que sea colaborativo: si tienes una idea puedes enviárnosla. Cuanto más y mejor elaborada, más fácil será que la saquemos. Después de algunas semanas podrás ver el estilo de los posts. Pero serán muy variados: desde un texto interesante, hasta un video de una pieza de música sacra adecuada para el tiempo litúrgico, o un testimonio de alguna persona sobre un lugar o una tradición determinada. Siempre acompañado de breves comentarios que hagan ver su actualidad.

Para enviar sus ideas escriba un email a «[email protected]«

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *