PUBLICIDAD

Con más elegancia

|

Este curita dice lo mismo pero con más elegancia. No menciona a los autores, sino solamente el delito.

Aunque venga de la Santa Sede, la celebración del cisma protestante, y peor aún del pseudorreformador como figura encomiable, es un error penoso.

El sacerdote citado, Ernesto Juliá, también hace la analogía con Judas.

Pobre Judas, pobre Lutero. Ojalá que se hayan salvado (aunque creo que hay visiones místicas, de santos, donde Lutero aparece en el Infierno); pero no celebremos el mal que hicieron, sino el bien que Dios ha sabido sacar de tantas iniquidades humanas, también de las nuestras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *