Vencen, pero no convencen, abren la puerta a otros casos futuros

|

La sentencia aparecida hoy absolviendo de todos sus pecados a la concejal podemita de Madrid, cuando asaltó la capilla de la universidad complutense, exhibiendo el torso tapado con el sujetador negro, es la prueba del nueve que la Justicia española es una lotería como la navideña.

Juzgada y condenada en primera instancia, ahora es absuelta sin posibilidad de recursos. Esto se llama vencer, pero nunca convencer. Porque esta sentencia abre la puerta a las variadas profanaciones que vivimos los católicos en la España de nuestros días y tragedias.

<

Pónganse los señores magistrados a pensar lo siguiente:

Supongamos que mientras tiene lugar la vista de un caso justiciable, el que sea, apareciera una chica desvestida de esa guisa como lo hizo la concejala asaltadora de la capilla universitaria, ¿qué harían sus señorías ante semejante profanación de la sala de justicia?. La pondrían a buen recaudo, la absolverían, la condenarían con alguna pena…

Claro que más culpa tiene, en este caso, el cardenal madrileño quien le echó agua al vino de la situación, cuando calificó la profanación como «un mal momento de su juventud».

Vencen pero no convencen, abren la puerta a futuras situaciones similares.

Comentarios
1 comentarios en “Vencen, pero no convencen, abren la puerta a otros casos futuros

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *