PUBLICIDAD

Un pecado nuevo: hablar por el móvil

|

La historia sagrada nos presenta diferentes pecados contra el quinto mandamiento de la Ley de Dios. El asesinato de Abel a manos de Caín. La borrachera de Noé delante de sus hijos. Las situaciones libertinas de Sodoma y Gomorra……llevaron al Diluvio universal. Este mandamiento nos dice: No mates, ni te mates. Por lo tanto, debemos evitar toda situación que nos ponga en peligro de muerte.

Debemos amar la vida propia y la de los demás. Aquí siempre defendemos la vida del ser humano desde la primera semilla hasta la estancia final en la cama hospitalaria. Todas las situaciones peligrosas contra la propia vida están prohibidas en este mandamiento.

En esta vertiente la psicología humana descubrió la existencia de los hipocondríacos, que son gente normal en su trabajo, en la familia y en la sociedad, pero, en su interior, padecen el síndrome de sospechar que todas las enfermedades les van a tocar en la lotería diaria. Acuden al médico mucho. Se observan en exceso y caminan a la farmacia a comprar medicinas para sus dolencias imaginarias.

En el extremo contrario, están los que ponen en peligro sus vidas sin pararse en barras. Son los atrevidos a ponerse en el filo del precipicio haciendo balanceo contra sus propias vidas. Beben, fuman, comen en exceso, conducen a velocidad endiablada, prueban las últimas experiencias toxicas…..

En la sociedad actual, tan comunicada e informada, periódicamente surgen alarmantes noticias creadoras de enfermos imaginarios y suicidas posibles. Todos recordamos el mal de las vacas locas, la gripe aviar, la gripe A, el virus de los pepinos españoles y, lo último, ha sido el uso del teléfono móvil, que según la Organización Mundial de la Salud produce cáncer en la cabeza.

¿Es pecado hablar por el móvil si sabemos que es nocivo para la salud?. ¿Está uno atentando contra la propia vida y pecando contra el quinto mandamiento?.

Los moralistas de toda la vida nos dicen que los excesos siempre se pagan. Y llevan razón. El móvil es un aparato que se ha convertido en una pieza imprescindible en las personas de hoy. Aquí es cuestión de buscar el punto de equilibrio que es donde siempre está la virtud.

Ni pegados al móvil siempre, ni descolgados siempre. Más vale prevenir que curar.

La libertad individual y la conciencia personal nos deben dictar lo mejor.

Para saber más consulte aquí.

Tomás de la Torre Lendínez

———————————————————————————-

Lean, por favor:

El último libro del cura Antonio Gil

Blog del padre Tomás

http://hal2.blogcindario.com/2011/06/00101-el-ultimo-libro-del-cura-antonio-gil.html

———————————————————————————-

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *