PUBLICIDAD

Silencio y videncia de un cuentista

|

El silencio propio de los días de la Semana Santa ha sido harto demostrado en la Iglesia que peregrina en España. Los obispos y sus pastorales propias de estas fechas y las homilías de los Oficios litúrgicos del Triduo Pascual han sido de plano mediano, salvo monseñor Munilla ningún obispo ha salido en los titulares de la prensa informativa sobre asuntos religiosos.

Asuntos religiosos, o pseudo religiosos, como es el caso del vidente Vidal que tras el exitazo de su panfleto sobre no se cual primavera, ahora se dedica a sugerir nombres para los nombramientos que debe hacer el Papa Francisco, o Francisco a secas, como él escriba suelta, para cubrir las sedes españolas.

Tiene un tino en sus quinielas que demuestran que no pierde el afán de estar en la cresta de la ola soltando cuentos de trazos gruesos, porque sus seguidores están muy contentos con la gran obra escrita al alimón con su mozo de espadas.

Ahora, habla con un curial de alto rango a quien llama X, una garganta profunda con más miedo que once viejas para dar la cara entera.

O, ¿es una entrevista de salón a encargo de nadie, Vidal?.

El caso es llenar su bazar multirreligioso con lo que sea, aunque sea una fábula salida del caletre de un imaginario llamado X, quien demuestra también desconocer bastante la Curia vaticana, porque comete unos errores de bulto y saca unas conclusiones propias de un adolescente estudiante de la secundaria obligatoria.

Mientras, Vidal sigue produciendo y haciendo de vidente, el silencio en el resto de portales de información religiosa ha sido brutal en estas fechas de la Semana Santa.

Habrá sido el éxodo vacacional, o el retiro espiritual de estos días santos, o el silencio libre y voluntario sobre el acontecer de la vida eclesial.

Supongo que con la llegada de la Pascua Florida, como decía el catecismo de Astete y Ripalda, florezcan las plumas de la información religiosa y eclesial y salgan a sentar en donde se merece el solitario llanero Vidal, quien no para de colgar y colgar, como si fueran churros, unas noticias que llaman a la risa, como siempre, y a ver el desierto que ha quedado después de la tormenta que ningún hombre del tiempo supo avisar y pilló a todos por sorpresa sin paraguas y mojándose hasta más de los tobillos.

Comenzamos mes y trimestre. Yo solamente doy, una día más, las gracias de corazón a todos los lectores y amigos de este Blog El Olivo. Su fidelidad inquebrantable es más grande que una gran catedral de las más hermosas.

A todos, os deseo, una feliz Pascua de Resurrección del Señor.

Para saber más hagan clic aquí.

Tomás de la Torre Lendínez

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *