PUBLICIDAD

Saludo a Religión Confidencial, miro a InfoCátolica, y señalo a Religión Digital

|

Es para alegrarse. Un nuevo diario digital sobre religión ha nacido. Religión Confidencial, se llama. Y lo dirige un paisano de Mancha Real, provincia de Jaén, Rafael Cobo. A este nuevo portal le deseamos una gran cascada de éxitos en la sana competición de ofrecer noticias, reflexiones, opiniones y comentarios sobre la rica actualidad eclesial. Aquí estamos convencidos que cuanta más competencia haya en el campo de la comunicación digital sobre asuntos religiosos es siempre poca.

Nos gusta la interactividad de su página de hoy, sus proyectos y sus programas de futuro. Para mí por el contenido, por el paisaje y el paisanaje desde hoy ha entrado Religión Confidencial al botón de mis favoritos.

Como hace un mes nacíamos nosotros, InfoCatólica, ahora lo hace Religión Confidencial. Desde su enorme portaaviones, la decana Religión Digital, nos mira como unas pobres naves que vamos por el ciberespacio sin tener mucho futuro. Y donde vamos montados un puñado de idealistas que me consta que piensan ‘nos daremos un tortazo fenomenal’.

A la hora del día de hoy, campea en su página de inicio la gran cantidad de ‘visitantes’, ‘lectores’, ‘brujos nocturnos’ de 2.215.414 lectores, que los que pilotan ese portaaviones sabrán como los computan, con qué método, con qué criterio, o les pasa lo que el viejo chiste de la hora del reloj del pueblo que siempre daba la misma hora porque llevaba parado en el mismo sitio, pues los caudales del ayuntamiento no daban para arreglarlo.

El orgulloso portaaviones no para de disponer de un episcopologio, que aumenta a diario. Sus fichajes son galácticos, ciberinterplanetarios, donde existen cardenales, arzobispos, obispos, de todos los colores ideológicos, que nos les importa compartir mesa digital con algunos blogueros que son heterodoxos reales, otros importantes vaticanólogos, otros serios y responsables blogueros, y algún llanero solitario que, pistolón en mano, dispara a todo lo que se mueve buscando un ascenso rápido de tertuliano de la Cope septembrina.

Además, como el portaaviones es tan inmenso en él caben noticias que no tienen nada de ‘religión’, pero que son parte de ese inmenso océano digital, donde da lo mismo que lo mismo da, siempre que sea para dar una puntada siempre con hilo del mejor para colgar a alguien de la picota, para columpiarse con cambios que no llegan, o para convencer a más obispos que fichen por ‘nosotros’.

Los demás aquí estamos. Navegamos con una coordenadas marcadas, sabiendo a quien servimos, para que servimos y por que servimos. No creo que los malos augurios de los pilotos del portaaviones se lleguen a cumplir, porque no creo en profetas de calamidades que las venden por las esquinas del ciberespacio.

Solamente creo en Dios, en su Santa Iglesia, en la Revelación de Cristo, en el Magisterio eclesial, en el Santo Padre y en todas las verdades contenidas en el Credo.

Con estos ases en mi mano seguiré en InfoCatólica, incluso dando cobijo a los hermanos perseguidos de otras partes del mapa de la antes llamada España.

Tomás de la Torre Lendínez

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *