PUBLICIDAD

Presupuesto de crisis y ajuste fino

|

Ya tenemos el proyecto de los presupuestos generales del Estado. Son como se habían anunciado: realmente exigentes y rigurosos. Recortes en todas partes y saneamiento de las cuentas del Reino por exigencias de las autoridades europeas, que esperan que pronto se pongan en práctica.

Existe el aceptar estos presupuestos o el hundimiento económico y la bancarrota total, yendo Espapa a freir esparragos. Se acabaron los tiempos de vinos y rosas.

La pregunta que nos hemos hecho un grupo de cristianos, en la reunión mantenido ayer tarde, ha sido sobre cual debe ser la actitud moral cristiana ante semejante tijeretazo de las cuentas oficiales de España.

Tras compartir oponiones, ha estado presente un economista de reconocido prestigio que nos ha traducido al lenguaje común las grandes cifras presentadas ayer. Nos ha dicho este conocedor del problema: O España asume ajustarse el cinturón de forma colectiva, o nos caemos que un pozo sin fondo del que nunca saldremos.

Con la Doctrina Moral de la Iglesia delante de nosotros sabemos que todos tenemos la obligación moral de entrar en la senda de los recortes y de cooperar a una economía de guerra que es donde vamos a entrar durante un largo tiempo, hasta que las medidas presentadas ayer supongan una lenta salida de la crisis económica y de valores humanos y cristianos a reencontrarnos con la figura del Divino Maestro, a quien rogamos que esta situación no se prolongue en el tiempo.

Los cinco y pinco millones de parados no pueden seguir aumentando. Con las medidas aprobadas hoy se coloca una cimentación formal y legal para que la situación laboral se aclare y produca sus frutos cuanto antes mejor para todos.

Hemos constatado, tras la huelga de ayer y la ineptitud de la oposición, que el camino presente y futuro será duro. Esta leal oposición si mantiene la postura de apoyar a los desprestigiados sindicatos, ella misma estarán en la oposición largo tiempo.

El mandato otorgardo por las urnas al gobierno ha sido una palanca moral para que gobierne y saque a España del lugar donde la situaron los anteriores gobernantes.

Hemos terminado la reunión con un largo rato de oración ante el Santísimo Sacramento rogando al Señor que nos de fortaleza para vivir este tiempo de apreturas en el cinturón y responsabilidad moral para cooperar a que este programa solucione el negro presente económico de la nación española, que es una tierra llenas de personas valientes capaces de asumir nuestras responsabilidades hasta conseguir llegar la meta ganando.

Ojalá el Señor nos ayude a todos a llevarlo a la práctica.

Para saber más haga clic aquí.

Tomas de la Torre Lendínez

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *