PUBLICIDAD

No me gusta el colegueo

|

Desde la infancia fui enseñado a hablar de usted a toda persona mayor de edad, sabiduría y gobierno. Así lo decía el libro de urbanidad del que me siento muy orgulloso. Con el paso de los años el tuteo se fue imponiendo. Los superiores del seminario, los profesores…sacerdotes mayores, fueron siempre tratados de usted. Incluso existen varios curas mayores a quienes les hablo de usted. Los obispos diversos que he conocido o tratado siempre le he colocado el usted en todo momento. Alguno me dijo que me bajara del usted a la arena del tuteo y el colegueo. No les hice caso. Les mantengo el tratamiento de usted. ¿Soy un tipo raro?. Seguramente, los amigos lectores opinen esto de mí. Me da igual, porque nunca dimitiré de el principio básico de la urbanidad grabada a fuego en mis años infantiles. El tuteo hoy es capa que tapa a unos y otros. A mí no me va, no me gusta el colegueo, porque tiene mala prensa y se mete la pata sin quererlo hacer. Con todo, intento comprender que la recuperación del uso de usted es una aventura difícil, pero nunca imposible. Así pues, prefiero ser un raro en mitad del tuteo general y el pitorreo seguramente general. Me da igual. Tomás de la Torre Lendínez —————————— Invito a leer mi última novela: Título: El cura que colgó los hábitos. Lectura gratis. Enlace: http://marianojv.esy.es//novela.html

Comentarios
0 comentarios en “No me gusta el colegueo
  1. Una forma del colegueo es el tuteo mayestático que se puede encontrar en Infocatólica en los blogs de un Fray Patán que se inventa diálogos en los que tutea al interlocutor que le llama de usted. Esta forma de superioridad se encuentra en los autores del comienzo del pasado siglo que se hacen llamar D.Fulano mientras ellos se dirigen a «tú, querido lector»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *