PUBLICIDAD

Merecido premio a un cura amigo y periodista

|

Uno se acuerda de los amigos cuando se jubilan, se mueren o le dan algún premio. En este caso, es por lo último. El sacerdote diocesano cordobés don Antonio Gil Moreno acaba de ser elegido miembro de la Real Academia de Córdoba.

En este cura y amigo se da un gran papel: es periodista de carrera, ha ejercido como tal y sigue escribiendo en donde lo llaman. Además lo hace con una agilidad propia de quien fue muchos años jefe de prensa del antiguo Gobierno Civil de Córdoba.

La noticia la presenta Ecclesia Digital. Quien desee leer puede pulsar aquí.

Don Antonio Gil Moreno fue durante muchos años delegado diocesano de medios de comunicación social de Córdoba. En ese cargo lo conocí un buen día. Desde el primer momento conectamos y compartimos reuniones regionales y nacionales sobre la pastoral de la Iglesia en los medios de comunicación.

La obsesión más grande de este cura cordobés era la siguiente: ¿Por qué no se puede disponer de un gran periódico de la Iglesia en la tierra andaluza?. Lo decía con conocimiento de causa: había trabajado de periodista en el Diario Córdoba, y estaba al frente de la oficina de prensa del viejo Gobierno Civil de la capital de la Mezquita.

Desde estos lugares contempló la compra de muchos periódicos, pertenecientes a la antigua prensa del Movimiento Nacional, entre ellos el Diario Córdoba, por empresas afines y cercanas al partido socialista.

El diario que más le dolió su venta fue El Correo de Andalucía, propiedad de la Iglesia, y fundado por el Beato Marcelo Spinola, arzobispo sevillano. Pasó a manos del partido socialista, quien lo tiene hoy al borde del cierre empresarial.

Ante todo esto, don Antonio Gil Moreno creó un semanario titulado Iglesia en Andalucía. Disponía de varias páginas, era un periódico a estilo clásico. Él lo dirigía y tenía un equipo de redacción esencialmente residente en Córdoba.

En los obispos andaluces no encontró el calor y el apoyo necesario para que aquel semanario subiera para arriba. Un día aciago dejó de publicarse.

Entre la actividad periodística actual, don Antonio Gil es un cura bloguero, donde escribe con su estilo peculiar, atractivo y animoso. Se puede encontrar pinchando aquí.

Me alegro por su ascenso a la Real Academia de Córdoba. Se lo merece. Muchas felicidades amigo Antonio.

Tomás de la Torre Lendínez

————————————————————————

Lean, por favor:

La nueva corporación municipal ante la Patrona de Jaén

Blog del padre Tomás

http://hal2.blogcindario.com/2011/05/00095-la-nueva-corporacion-municipal-ante-la-patrona-de-jaen.html

———————————————————————

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *