PUBLICIDAD

Los obispos no saben nada de nada

|

He leido todo lo que ha publicado la Conferencia Episcopal Española sobre la reunión de la Comisión permanente que ha terminado hoy. Además he rastreado todo lo que han dicho algunos y lo que han firmado otros. Y saco dos consecuencias sencillas:

1.-Los obispos no saben nada de nada; ni siquiera donde deben estar, porque no están a favor de la ley del aborto del partido socialista. Los obispos deben callarse porque ellos no deben opinar; los obispos han dado una nota fuera del lugar, del espacio y del tiempo.

Los señores socialistas son los que saben de todo, nos dicen lo que debemos pensar, vestir y hacer. El socialismo es la ideología que más mira por el ser humano: suben el tabaco para evitar cánceres de pulmones; suben la gasolina porque conviene ahorrar enegía; suministran la pildora postcoital porque conviene que los jóvenes en el botellón acaben en el camastro; les quitan a los padres la patria potestad sobre las niñas de 16 años para que vayan a abortar, porque los padres son unos facistas, que es el mejor adjetivo que te endosan cuando discrepas de un socialista puro y duro; la moral socialista, según ellos, yo ahora me entero, está contenida en la Constitución; y por esto y mucho más los obispos deben callarse, convertirse en estatuas y nunca afirmar que un cristiano no debe votar un ley de aborto como la de ahora.

Esto lleva a algunos socialistas cristianos a afirmar que la nota emitida hoy es muy dura, porque tira al suelo el argumento sociata: el aborto es un derecho de la mujer libre y progresista, a costa de matar la vida de uno que sí tiene derecho a vivir. Y es que para los obispos antes está el derecho a la vida y nunca la venia para asesinar a un ser indefenso.

2.- Los obispos, tampoco, saben nada de la nueva programación de Cope para septiembre. En la nota oficial dada a conocer por la oficina de prensa de la Conferencia Episcopal no aparece nada de nada. Se puede encontrar en: www.conferenciaepiscopal.es; ni de modo secreto, en pasillos, o como sea no se ha hablado de esto, según mis informaciones nada de nada. Conozco que el órgano apto para conocer esa programación y sus conductores esenciales se debe informar a la Comisión Ejecutiva de los obispos, que está inserta en la Permanente que ha acabado hoy su reunión.

De este asunto los obispos tampoco saben nada de nada. Y es que a mi parecer cuando se tira una parte de un edificio, poder recuperarlo no es fácil encontrar unos albañiles hábiles para dejar todo en perfecto estado de revista.

Por esto, nadie tiene vocación de enterrador así como así; ni tampoco vocación de suicida para aceptar meterse en Cope y quemarse por los cuatro costados.

Ojalá de esto sí sepan pronto los obispos, y los demás españoles cual va a ser la parrilla de la programación de la Cope septembrina. Porque otros ya se han adelantado y van cogiendo una buena altura de vuelo desde el primer minuto.

Tomás de la Torre Lendínez

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *