PUBLICIDAD

Las profanaciones en la Eucaristía son variadas

|

La información de la profanación que trae InfoCatólica en portada es absolutamente repudiable. Pero existen otras profanaciones que no salen en las páginas de la prensa.

Pongo dos casos:

1.- El inmenso número de personas que se acercan a comulgar habitualmente, de rodillas y en la lengua, y sin haber confesado sus pecados desde su primera confesión y su primera comunión. Esta profanación no la conocen nada más que la propia persona y su familia más directa. El Señor le pedirá cuentas cuando sea. Pero la costumbre es excesivamente habitual. Observen los funerales de entierro y misas de córpore insepulto.

2.- El gran número de cristianos, que, en el centro de la participación de la Misa están hasta el gorro de la homilía del cura de turno mirando el reloj cada segundo; o están haciendo comentarios en voz baja y molestando sobre la ropa o lo que sea de las personas que tienen delante. O el caso de quien tira en la puerta de la iglesia la bolsa de equis chucherías que ha llegado masticando; o el que sale de la cafetería de enfrente de tomarse lo que sea, y sale a colocarse en la fila de los comulgantes.

El celebrante no conoce nada de esto. Y ruega al Señor por todos.

Cada uno tiene su propia experiencia sobre las variadas profanaciones de la Eucaristía. Quien desee contarlas puede hacerlo aquí. Muchas gracias.

Tomás de la Torre Lendínez

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.