PUBLICIDAD

La polémica en la Zona Cero en NY

|

En las cercanías del 11 de septiembre, Estados Unidos está viviendo uno de los momentos más importantes en su historia.

La intención de un grupo musulmán de construir una mezquita cerca de la Zona Cero, con el apoyo del alcalde de Nueva York, que es de religión judía, contó con el apoyo del presidente Obama, en un primer momento, y con un paso atrás en el momento en que entendió que había metido la pata.

Estados Unidos no es un país europeo como Inglaterra, Francia o España. En Estados Unidos han crecido siempre todos los credos religiosos, todas las opciones de pensamiento, y los movimientos más raros expresados en sectas suicidas y similares grupos regidos por iluminados.

En el asunto de la mezquita de la Zona Cero faltaba el típico telepredicador norteamericano. Ya ha aparecido uno con antecedentes carcelarios y fogoso creyente en que de mezquita allí nada de nada, pues él propone levantar una iglesia.

La polémica está en el ambiente. La gente de Nueva York, en una fuerte mayoría no desea la mezquita por muchas razones. La más importante es por el respeto a todas las victimas que murieron y quedaron heridos por la tragedia de aquel 11 de septiembre de 2001.

En Estados Unidos han tenido guerras internas por muchos motivos: la lenta conquista del Oeste a los indios; la guerra civil o de secesión entre el norte y el sur; la participación en las dos guerras mundiales donde siempre venció y luchó por la libertad y la democracia; la lucha por el voto femenino; la larga consecución de la igualdad de derechos civiles entre blancos y negros…..

Nunca en Estados Unidos ha existido una batalla puramente por motivos religiosos, como ocurrió en los países europeos de los siglos XVI y XVII, donde la Reforma y la Contrarreforma y las posturas de los diversos reyes y países sumieron a Europa en largas luchas por razones exclusivamente religiosas.

Por lo tanto, Estados Unidos debe mirar la historia europea y aprender, una vez más, que la historia es maestra de la vida. Lo que supone dejar posturas fanáticas y saber ceder de una parte y otra las religiones en liza en el asunto de la Zona Cero.

El arzobispo católico de la ciudad de los rascacielos ya ha tendido la mano para buscar un dialogo que impida el enfrentamiento por motivos religiosos. Esto es un primer paso al que deben seguir otros más de las diversas partes en confrontación.

Tomás de la Torre Lendínez

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.