Infovaticana
La Madonna del Ghisallo, patrona universal de los ciclistas
El Olivo

La Madonna del Ghisallo, patrona universal de los ciclistas

El Olivo
18 Marzo, 2017

Desde 1975 los ciclistas españoles tienen su patrona en Nuestra Señora de Dorleta, cuyo santuario se encuentra ubicado en Salinas de Léniz (Leintz-Gatzaga), en Guipúzcoa. Allí pueden verse maillots firmados por ases como Federico Martín Bahamontes, Marino Lejarreta o Miguel Indurain.

Los ciclistas franceses tienen la suya en el santuario de Nuestra Señora de los Ciclistas, en la capilla de Géou, restaurada al efecto en 1959 y considerada desde 1996 monumento histórico. Allí, en Labastide-d’Armagnac (Landas, Aquitania) se ubica un museo del ciclismo.

La que es, sin embargo, patrona universal de todos los ciclistas es Nuestra Señora de Ghisello, la Madonna del Ghisallo, así declarada por Pío XII en 1948. Aquel año el Papa Eugenio Pacelli encendió y bendijo una antorcha que llevaron hasta el templo dos leyendas de la bicicleta de todos los tiempos como Gino Bartali (1914-2000, ganador de dos Tour y tres Giros, considerado el ciclista más devoto de la historia y protector activo de los judíos italianos durante la Segunda Guerra Mundial) y Fausto Coppi (1919-1960, ganador de dos Tour y cinco Giros).

Para conocer este interesante reportaje hagan clic en el enlace:

La Madonna del Ghisallo, patrona universal de los ciclistas gracias al empeño de un párroco

El Olivo