PUBLICIDAD

La ignorancia de un diputado ecologista entre jesuitas

|

Según cuenta Religión Confidencial «el activista ecologista Juan Antonio López de Uralde –más conocido por Juantxo- fue uno de los diputados que más acaparó ayer la atención de los medios durante la apertura de la XI Legislatura del Congreso. Junto con otros parlamentarios de la formación de Equo-Podemos, acudió a la Cámara Baja en bicicleta para reivindicar “un modelo sostenible”, dijo a la prensa. Sin embargo, el que fuera durante diez años presidente de Greenpeace-España, cuyo lema de su formación política es “luchamos por conseguir una sociedad más justa, más limpia y en equilibrio con la tierra”, confesó un día antes que no se había leído la encíclica del Papa Francisco “Laudato Sí”. En su perfil de facebook también indica: “Siempre en lucha por las personas y por la Tierra. En la actualidad, desde el ecologismo político de Equo, donde soy co-portavoz federal. La asociación de los jesuitas “Entre Paréntesis” le invitó el martes pasado a pronunciar una conferencia en el Foro Arrupe (celebrado en la Universidad de Comillas de Madrid) para hablar sobre ecología y política: “balance de la cumbre del clima (COP21) de París”. Después de confesar que no se había leído la encíclica de Francisco sobre el cuidado de la Casa Común y le medio ambiente sino “solo un artículo sobre el texto que escribió el director de la asociación Entre Paréntesis, el jesuita Daniel Izuzquiza”, afirmó que “le parecía muy bien que la Iglesia Católica se sume a la defensa del medio ambiente, aunque llega tarde”, señaló durante el debate posterior a la conferencia.» Otro patinazo de un grupo de jesuitas, cuando invitan a un experto en ecología y afirma que no ha leído la carta del papa y el hecho ocurrió en la universidad de Comillas. Ciertos jesuitas han perdido el sentido de la orientación, que siempre ha caracterizado a la Compañía de Jesús. Tomás de la Torre Lendínez

Comentarios
0 comentarios en “La ignorancia de un diputado ecologista entre jesuitas
  1. Espero que al menos este podemita ecologeta no haya contribuido a la biodiversidad capilar, como ha sucedido en el Parlamento con la plaga de piojos.

    Padre, no cometa el error de calificar a estos charlatanes de «expertos en ecología»: no tiene nada que ver: la Ecología es una ciencia, y éstos no son más que meros agitadores profesionales, y siempre lo han sido. No es lo mismo ecólogo que «ecologista».

  2. «El número de los necios es muy grande». Y los pobres jesuitas andan muy desnortados. Les pasa lo que a otros religiosos o sacerdotes: están todo el día buscando que les perdonen ser lo que son. Y ni están contentos consigo mismo y tampoco contenta a unos y otros. Como cañas agitadas por el viento, que no merecieron la alabanza del Señor.
    El ecologismo, como otros movimientos, son una «religión». El hombre necesita algo que les supera y trabajar por una buena causa, y muchos se apuntan. Luego la ideologización está servida, por algo les llamana a los ecologistas los «sandías»: verdes por fuera y rojos por dentro.
    Y como dice «María» las bicicletas no son para todos (ni tan siquiera para el verano). Además se da una curiosa circunstancia: bastantes ecologistas y ecologistos ,están mas bien orondos, ¿sólo cuestión metabólica?. Porque la primera ecología empieza por uno mismo, como la caridad.

  3. Estos ecologistas son unos desalmados, pretenden que la gente vaya a trabajar en bicicleta.O sea un trabajador normal que gana p.e. 1.400 euros, que su trabajo imaginen está a 15 km de distancia. Se levanta a las siete de a mañana se ducha y luego pone coge la bicilceta y a pedalear hasta su oficina, cuando llega allí todos sudoroso se supone que se tienen que volver a duchar y cambiarse de ropa que la habrá llevado en un paquete en el cesto de la bicilceta, y siempre suponiendo que no viva en el Norte donde llueve un día sí y otro también en invierno y primavera, y donde las ciudades suelen estar llenas de cuestas. Muy bien por ellos, esto me demuestra que no han trabajado en su vida en una oficina normal, en una tienda o en sitios normales que no sean ONGS y organizaciones parecidas, donde hacen lo que les da la gana y cobran de los impuestos de todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.