PUBLICIDAD

La fotografía de hoy

|

Tomado de Libertad Digital

El cementerio de Sudbury, en Ontario, comienza a recibir más visitas de lo habitual. No porque haya aumentado inusitadamente el número de fallecidos de esta localidad canadiense, sino por la extravagante restauración de una de sus estatuas más emblemáticas.
Se trata de una imagen de la Virgen María con el niño Jesús que sufre la mutilación de la testa del infante con asiduidad. El sacerdote de la iglesia, Gérard Lajeunesse, ha declarado a CBC News que esta escultura «ha sido objeto de vandalismo antes, al menos una vez o quizá dos veces más». Según el sacerdote, siempre desaparece la cabeza, «quizá porque al ser más pequeña sea más fácil de romper». En cualquier caso, en las otras ocasiones, los feligreses siempre encontraron la pieza y volvieron a colocarla. Pero esta vez no apareció y se cree que ha sido definitivamente robada.
Lajeunesse acudió a varias empresas para ver si podrían reconstruir la cabeza, sin demasiado éxito: reponerla supondría una inversión que iría de los 6.000 a los 10.000 euros. Además, Lajeunesse pensaba que en caso de restaurar la estatua seguiría pasando lo mismo, ya que la cabeza del niño Jesús seguiría siendo frágil.
Cuando el sacerdote estaba buscando una solución, un artista local se ofreció a intentar la restauración: «Estaba bastante molesto por lo sucedido y se ofreció a hacer algo». La artista local era la vecina de Sadbury Heather Wise, quien se sintió muy triste cuando vio la estatua sin la cabeza del niño Jesús. «Estaba tan triste… y soy una artista», explicó Wise a los medios locales.

Para conocer el resto de la noticia pueden pinchar el siguiente enlace:

http://www.libertaddigital.com/internacional/mundo/2016-10-21/la-historia-del-ecce-homo-de-borja-se-repite-en-ontario-con-una-estatua-del-nino-jesus-1276584966/

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *