PUBLICIDAD

La diócesis de Albacete en una feria de bodas

|

Uno piensa que ya visto todo en la Iglesia. Ni mucho menos. La Iglesia es una comunidad viva preocupada por estar presente en todos los rincones del mundo y de la sociedad. Es el mandato del Maestro Jesús antes de ascender a los cielos.

Una diócesis como Albacete, tiene, como todas las españolas, una Delegación Diocesana de la Familia. Dentro de este organismo han tomado una decisión importante: estar presentes en un stand en la feria CELEBRALIA para ofrecer a los novios una preparación integral de su boda.

Las razones para participar en esta feria son éstas: La Iglesia en Albacete considera que tiene algo que ofrecer a todos los que se van a casar. El éxito de una boda está en la preparación de todos los detalles. La preparación espiritual y la formación para el matrimonio que la Iglesia ofrece a los que lo desean es un elemento más que contribuye también al éxito del matrimonio. “Además también podemos ofrecer ayuda para los momentos de dificultad que toda pareja atraviesa. Con el stand pretendemos hacer visible esta oferta de la Iglesia en el lugar donde muchas parejas se acercarán con la ilusión de preparar su matrimonio”.

Aunque los demás ofrezcan instrumentos materiales para que la boda salga bien en todos los sentidos, en la Delegación Diocesana de la Familia tienen claro que la ayuda pastoral y cristiana no está reñida con participar en esta feria. Todo lo contrario desean ayudar a las parejas que se pasen por el mostrador del stand.

La Iglesia lo que ante todo puede ofrecer en su propia experiencia, la de tantos y tantos matrimonios, y su testimonio de que el matrimonio puede ser la vía a la más completa y duradera felicidad: material, intelectual y espiritual.

Hay estupendas páginas Web, documentales en DVD, libros… que ofrecen una ayuda inestimable a los que quieren preparar íntegramente su boda. En el stand se podrá descubrir cómo hacer feliz a la pareja, cómo resolver conflicto, cómo ser feliz uno mismo, cómo plantearse metas, cómo mejorar cualquier aspecto de nuestra vida. Y también habrá oportunidad de conocer algunos de los medios que la Iglesia ofrece para el acompañamiento y la ayuda a las parejas una vez que se han casado. Por supuesto para la ayuda en los momentos de dificultad.

La respuesta no es otra que la de “Promover, Impulsar, Favorecer, Colaborar y Fomentar” la belleza y bondad del matrimonio desde la responsabilidad que “los cristianos, como ciudadanos, tenemos para contribuir al bien común. Estamos convencidos de que el bien de la sociedad está ligado el bien del matrimonio y la familia.”

Desde aquí, felicito a esta Delegación Diocesana de la Familia de Albacete. Sin miedo, están echando la red donde están los peces. Así se hace Iglesia del Señor.

Para saber más haga clic aquí.

Tomás de la Torre Lendínez

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *