PUBLICIDAD

“Holocausto Católico” (I)

|

Me he embaulado el libro Holocausto Católico, firmado por el amigo Santiago Mata, editado en La Esfera de los Libros. En sus 646 páginas está la historia de la persecución religiosa ocurrida en el siglo pasado en España. Felicito a Santiago por muchos motivos: su minuciosidad, orden, claridad, recopilación, resumen, valentía, y profesionalidad científica a la hora tocar un asunto tan importante y actual a las puertas de la Beatificación del próximo domingo en la ciudad española de Tarragona.

En dos entregas, trataré de sugerir algunos aspectos que me han surgido ante la lectura del gran libro de Santiago Mata.

Hoy trato la motivación ideológica de esa gran persecución religiosa que regó los surcos de España con sangre inocente en una lucha fraticida y llenó de mártires y santos el Cielo.

Ver

Durante estos días estoy viendo cómo los medios de comunicación adictos al pensamiento único del marxismo izquierdista braman ante el acontecimiento del domingo próximo.

Se nota, en esta ocasión, más que en el año 2007, ya que la Red ha crecido, se ha masificado y han aparecido las redes sociales. Los bramidos izquierdistas están elevados de decibelios y se escuchan y expanden por todos los rincones.

Este marxismo izquierdista está alimentado y dando saltos de alegría desde que le han dado carta de naturaleza desde donde menos debían hacerlo.

Ya dentro de la Iglesia Católica, los medios cristianos existentes en la Red, están batiendo record de soltar soflamas panfletarias contra la Beatificación de los mártires de la persecución del siglo pasado en España.

Son los lugares comunes que están más vistos que el hilo negro y que conocemos de sobra desde que algunos pudieron estar cerca de esa corriente de pensamiento marxista, defendiendo a Jesús de Nazaret, como el primer marxista.

Juzgar

Nuestros antepasados, en la diócesis de Jaén, cuando terminó la Guerra Civil, hicieron una compilación, pueblo a pueblo, recabando datos de los sacerdotes, religiosos y laicos que pudieron ser matados por odio a la fe católica por el marxismo ateo. Los resultados fueron publicados en el Boletín Oficial de la Diócesis de Jaén.

En el crucero de la Catedral de Jaén se colocaron cuatro lápidas con los nombres de todas las víctimas de aquella horrenda masacre. En el frontispicio aparece esta leyenda:

“Relación de los sacerdotes víctimas en la Revolución Marxista de 1936 a 1939”

En primer lugar está monseñor Basulto, obispo diocesano y su vicario general que el domingo próximo, serán elevados a los altares, considerados como mártires.

Desde que tuve uso de razón mi abuelo materno me explicaba aquella interminable lista de sacerdotes, algunos amigos suyos, que fueron camino del martirio solamente por el mero hecho de ser ministros ordenados dentro de la Iglesia Católica. El abuelol o sabía muy bien pues su único hijo Fernando había sido fusilado solamente por ser miembro de la Acción Católica y obrero de la madera siendo carpintero.

Nunca olvidé que el marxismo materialista era el pensamiento que movió a todos los agresores que cometieron semejantes tropelías.

Cuando se cumplieron cincuenta años del martirio, un servidor era el Director del Boletín Oficial de la Diócesis, hicimos la publicación actualizada de la lista de sacerdotes y religiosos caídos en aquella loca revolución marxista, lo mismo que hizo mi antecesor al cumplirse los veinticinco años.

En pleno año 1986, casi de modo clandestino, con la ayuda de curas que vivieron la contienda y salvaron la vida de milagro, hicimos aquella actualización y publicación.

Por aquellos años, gracias a Juan Pablo II, un profundo anticomunista y marxista, la Santa Sede comenzó a beatificar a los primeros españoles que habían derramado su sangre defendiendo su fe en el Señor Jesús y muriendo perdonando a sus esbirros.

Seguimos recogiendo testimonios de testigos vivos, entraron otros sacerdotes en la misión y así se hizo la propuesta de los cinco mártires que el domingo próximo entrarán en la gloria de Bernini, desde Tarragona.

Actuar

La Iglesia peregrina en España ha ido con manos de cirujano tratando este asunto de las beatificaciones, huyendo de actitudes se odio y evitando la división entre hermanos dentro de la propia comunidad eclesial.

Son los grupos de militantes cristianos con sustrato mental marxista los que no olvidan, los que desean la revancha y siembran mentiras en el río revuelto, pretendiendo ganar adeptos a su causa.

Causa alimentada por el gobierno zapaterino, cuando tejió en el parlamento español, la inicua ley de la memoria histórica, que aún no ha sido abolida demostrada su ineficacia y su aliento de odios tapados, olvidados y perdonados dentro de los pueblos y tierras de España.

Conclusión

Por encima de las libres expresiones del marxismo, la Iglesia que peregrina en España, debe seguir con su papel de Madre y Maestra perdonadora con brazos abiertos a todos, sabiendo que la generalidad de las ovejas son del rebaño de Cristo, quien murió en la Cruz perdonando a sus ejecutores, lo mismo que hicieron la mayoría de los mártires durante la persecución religiosa de siglo pasado.

Los infectados de marxismo, dentro de la Iglesia Católica, deben evolucionar y dejar sus posturas revanchistas, sabiendo que ninguno de ellos son herederos de los ejecutores de aquellos crímenes, aunque la filosofía que los mueva sea la misma de aquellos horribles años.

Claro que para alcanzar este ideal, alguien debió callar antes de alentar.

Recomendación

Invito a leer mi última novela y un ensayo:

La novela se titula:

Cuerpos y almas

El ensayo:

Ensayo sobre el agradecimiento

Hagan clic aquí.

http://marianojv.awardspace.com/novela.html

Tomás de la Torre Lendínez

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *