PUBLICIDAD

Hacia la legalización de la cristofobia

|

Con la sentencia que muestra InfoCatólica de los tribunales europeos resulta que se hace un corpus jurídico sobre la retirada de los crucificos de lugares públicos. La cristofobia aumenta y tiene patas legales a las que montarse.

La ley de libertad religiosa que está preparando el gobierno ha recibido hoy un balón de oxigeno para creerse que van por el buen camino y que si lo dicta un máximo tribunal de Europa, en España debe ir más lejos, más deprisa y más alto que en cualquier otro país de la Unión.

Quien conozca la ciudad de Jaén sabrá que está recostada sobre un monte llamado de Santa Catalina, que está coronado por un Castillo medieval, junto al cual existe un parador de turismo, y todo el conjunto está presidido por un cruz, que lleva ahí colocada desde los tiempos de la Reconquista por el rey Fernando III, el Santo, en 1246.

Al comienzo, era una cruz de madera, que con los temporales de viento y lluvia se iba con el remolino. A mediados del siglo pasado se hizo de manpostería, y ahí se yergue enhiesta bendiciendo la ciudad de Jaén.

La pregunta que nos hacemos es: ¿Cuando la futura ley de libertad religiosa imponga la desaparición de la cruz de todas las partes visibles para no ‘herir’ a otros, qué ocurrirá en Jaén?. Durante los tres años de la guerra civil estuvo desmochada por la milicia revolucionaria del frente popular. En su lugar colocaron los tubos que habían sacado del órgano de la Catedral para simular cañones ante cualquier avión que deseara bombardear al caserió apiñado debajo.

Ahora con la sentencia del tribunal europeo que está en la portada de InfoCatólica, algunos tendrán ya la argumentación para que la ley de libertad religiosa incluya la desaparición de esta cruz, porque la cristofobia ya es ‘quasi’ legal.

Espero no tener que asistir a tan semejante desmán. Confío en que antes la razón se imponga y no legislen tan en contra del sentimiento religioso de la mayoría de un pueblo que es el cristiano de esta capital de la provincia. Dios lo quiera.

Tomás de la Torre Lendínez

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *