Ha muerto un cura creador de medios de comunicación social

|

Esta mañana ha sido el entierro, en la Catedral de Jaén, de un sacerdote diocesano: Don Manuel Agudo Gimena, quien nació en la villa de Iznatoraf el 14 de octubre de 1930. Ingresó en el Seminario Diocesano de Jaén, donde realizó los estudios eclesiásticos, siendo ordenado sacerdote el 12 de junio de 1954.

Fue de los curas de los años cincuenta de los que otras veces hemos hablado en este blog. Don Manuel era un convencido de que la pastoral había que llevarla a través de los medios de comunicación social. Y lo realizó con creces y éxito.

<

Uno de sus destinos fue párroco de Jimena, donde creó la revista Cánava, titulo del santuario de la patrona del pueblo. En aquella sencilla revista se reflejaba la doctrina esencial del cristianismo buscando siempre la formación de los lectores, y la información de la vida parroquial y local. Hoy, una colección completa de aquella revista, se ha convertido en una fuente imprescindible para el estudio histórico local de entonces. También probó con el cine, creando un cine parroquial, donde se proyectaban las películas más clásicas del género religioso, social y educativo.

Cuando llegó a ser párroco de La Asunción, de la localidad de Jódar, en el año 1963, amplió su misión pastoral en los medios de comunicación creando una cabecera que se mantuvo en el tiempo hasta llegado el año 2000. Creó la revista Galduria, que es nombre del pueblo en tiempos del imperio romano. Esta publicación entró en el color, en la abundante fotografía, en el aumento de páginas, en una plantilla de colaboradores, algunos de ellos aún viven. Este órgano de comunicación social dio origen a una pequeña editorial, que publicó libros sencillos de piedad popular, de pensamiento cristiano y de síntesis de la doctrina católica.

El archivo y biblioteca de esta gran obra de don Manuel espero que haya quedado en manos capaces de conservarlo y pueda estar al servicio de los investigadores actuales y futuros, siempre amantes de la pequeña historia local, porque Galduria es imprescindible para entender la evolución religiosa, social y humana de la villa de Jódar en los últimos cuarenta años.

Un día, don Manuel fue premiado con una canonjía en la Catedral de Jaén, a donde se vino a vivir en la residencia sacerdotal, ahí ha fallecido, siendo velado en la Capilla Mayor.

Descanse en paz este hermano en el sacerdocio, maestro de otros que seguimos su ejemplo de evangelizar a través de los medios de comunicación social.

Tomás de la Torre Lendínez

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *