PUBLICIDAD

España es católica, aunque les jorobe a algunos

|

Las encuestas son herramientas elementales para conocer las tendencias sociales. Nunca son dogmas de fe. La mayoría de estos estudios sociológicos están pre o post cocinados por los que manejan los hilos del organismo correspondiente.

El CIS, el Centro de Investigaciones Sociológicas, tiene un barómetro para medir los movimientos en la sociedad española. Ayer presentó el correspondiente al pasado mes de enero, donde existe una subida curiosa, en un año, han crecido el número de cristianos que asiste a misa dominical, y en días entre semana.

Esto si es cierto, detiene los pies a los que siempre están anunciando calamidades sobre la Iglesia española tachándola de caduca y vacía de contenidos atrayentes a los fieles, y le anuncian el cierre por falta de clientes en cuestión de meses.

Si estos datos no son ciertos, tampoco debe detener a los obispos, curas y laicos comprometidos en la misión de evangelizar y catequizar dentro de las comunidades donde servimos y vivimos, porque el ardor paulino de sentirse a disgusto si no evangelizamos debe acompañarnos hasta el cierre de los ojos a este mundo.

Las conclusiones que saco de los datos aportados por el barómetro son éstos:

1.- España no ha dejado de ser católica, como desearían los que se frotarían las manos ante otros datos menos positivos que los presentados ayer.

2.- España, y los católicos residentes en ella, han recibido con la JMJ del pasado mes de agosto en Madrid, una inyección de ilusión, entrega, servicio, alegría y afán de compromiso, al contemplar cómo dos millones de jóvenes acuden en una noche tormentosa a Cuatro Vientos, junto al Papa Benedicto XVI, a rezar al Señor; y al día siguiente están como rosas en la Misa presidida por el Santo Padre.

3.- En todas las diócesis, de las que poseo información que son una buena parte de ellas, se está laborando para todo aquel ímpetu juvenil pueda canalizarse en una responsable pastoral juvenil que mueva a la esperanza de todos los implicados en la misión de acompañar y educar a los jóvenes de hoy.

4.- Los pastores, obispos y sacerdotes, con los laicos colaboradores, estamos con las manos sobre el arado abriendo los surcos en la tierra española para que la siembra de la semilla, que hacemos no se quede a la vera del camino y se la coman los pájaros, sino que entre en tierra fértil y con el agua de la Gracia de Dios, y el fuerte viento del Espíritu Santo, podamos ver una ubérrima cosecha para bien de toda la sociedad de España.

5.- A quienes les molesta la Iglesia Católica y su implantación en España, les invito a que vengan, nos vean trabajar, nos sentemos a dialogar, compartamos el amor por la libertad de los hijos de Dios, nos respetemos mutuamente, y trabajemos por una sociedad más justa, que nos abra las puertas del fin de la crisis económica y de valores humanos que estamos atravesando ahora mismo.

Para saber más haga clic aquí.

Tomás de la Torre Lendínez

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *