PUBLICIDAD

España comprendida desde la socarronería

|

Sigue España en los albores del 16 siendo noticia en el mundo por los temas más peregrinos: -La extrema izquierda metida en 56 partidos está haciendo el parto de un inmediato gobierno para barrer a los peperos del mapa. -Los obispos afirman que no están para organizar cabalgatas de Reyes Magos. Prefieren que sean los laicos los convocantes. -Un tipo entra en un programa televisivo «encerrado» en una casa con famosetes como él, cobra una pasta gansa por eso, y pide que lo dejen salir a misa los domingos. -Una portavoz edilicia será juzgada en febrero por el asalto a una capilla católica universitaria desnuda de cintura para arriba. -En una región española llevan más de tres meses sin gobierno autonómico porque unos antisistema, diez en concreto, no desean votar al candidato propuesto. -El eco de las kabalgatas de los magos del día 6 siguen dando que hablar, escribir y opinar en los medios informativos. -La tormenta política ahuyenta inversiones en la economía española, cuya bolsa al pairo de las del resto del mundo ha perdido seis puntos en los días de enero. -Las pintadas ofensivas en edificios públicos católicos, catalogados como bienes de interés cultural, agrandan el tipo de letras que utilizan. -Se preparan, en las conversaciones políticas, referéndum regionales para certificar la unidad española o el cantonalismo decimonónico, para ser un engendro de nacioncillas. … Cuando España cambió su alma católica por un plato de lentejas de la demogresca, fue cuando comenzamos a perder la identidad, la esencia y la potencia. Nos llevaron a ser una colonia del Nuevo Orden Mundial, nos cercenaron la libertad patria, y se abrieron las braguetas en aras de ir como nos parió nuestra madre hasta en recibir el nuevo año, dándose el caso que han quebrado varias empresas de corsetería y lencería de hombre y mujer. España en el 16 va de cabeza, en el cuarto centenario de la muerte de don Miguel de Cervantes, luchador en Lepanto contra la morisma, autor del Quijote, preso en Argel canjeado por un trinitario, el mejor escritor en lengua española que ha parido la nación más antigua de Europa, quien nunca abominó de su socarronería que es la mejor medicina para comprender esta España de ogaño. En la retranca y en la socarronería, me mantengo, gracias a Dios. De otra forma iría al manicomio. Tomás de la Torre Lendínez

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *