Infovaticana
El Olivo

El jurado de los premios Bravo necesita actualizarse

El Olivo
9 diciembre, 2014

Hoy se ha dado a conocer el plantel de personas agraciadas con el premio Bravo a la comunicación, que anualmente concede la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social. Entre los premiados han salido verdaderos amigos de los medios informativos, que llevan años trabajando pastoralmente en ellos sin esperar nada de nadie. Si ahora le felicitan desde la calle Añastro, pues bienvenido sea para ellos, porque a nadie le amarga un dulce. Sin embargo, el jurado que ha emitido sus votos para conceder estos premios está como ir a coger agua con una canasta. Lean amigos, quienes han formado parte del jurado: ” Mons. Joan Piris, Obispo de Lérida, está formado por Rafael Ortega, presidente de la Unión de Informadores y Periodistas de España (UCIP-E); Jesús de las Heras, director de la revista “Ecclesia”; Isidro Catela, director de la Oficina de Información de la Conferencia Episcopal Española; Juan Orellana, director del Departamento de Cine de la CEMCS; Ulises Bellón, director del Departamento de Prensa de la CEMCS; José Luis Restán, director editorial de la Cadena COPE; Carlos Granados, director de la BAC; Fernando Martínez Vallvey, decano de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Pontificia de Salamanca; y por José Gabriel Vera, director del Secretariado de la CEMCS, que actuó como secretario.” Monseñor Piris, es el todavía obispo de Lérida, pasado de fecha desde el mes de septiembre en su jubilación como obispo, y anterior presidente de la Comisión Episcopal de Medios. El amigo Rafael Ortega, que estaba en esos jurados del premio Bravo desde antes de su invención, por monseñor Cunill. El amigo Jesús de las Heras, eterno miembro del jurado, y buen director de Ecclesia.es La persona de Isidro Catela, quien desde enero cesa en todos sus cargos en el interior de la calle Añastro. La persona de Juan Orellana, un magnífico crítico y conocedor del cine y sus valores humanos y espirituales. Ulises Bellón, a quien no tengo el honor de conocer de nada. José Luis Restán, otro joven eterno en el interior de estos jurados desde que el mundo es mundo. Carlos Granados a quien no tengo el honor de conocer de nada. Martínez Valvey, a quien tampoco tengo el honor de conocer de nada. El señor Vera, director del Secretariado y nuevo hombre fuerte de la comunicación en la calle Añastro. Total, un jurado con más salientes que estables, y con personas excelentes. Dentro de los premiados felicito a corazón abierto a Manuel Muñoz, el capuchino, metido desde hace más de 20 años dentro de Radio Nacional de España. A Julián del Olmo quien “entristece” a muchos en la 2 de TVE con sus reportajes en Pueblo de Dios, tras la misa dominical. A iMisión en el apartado de nuevas tecnologías, la felicitación es doblemente satisfactoria, porque llevan poco tiempo y lo hacen de dulce en el mundo del ciberespacio. Duele no encontrarme al obispo presidente de la Comisión Episcopal de Medios de Comunicación Social, actual prelado de Guadix, monseñor Ginés García Beltrán, que trabaja y conoce los medios muy bien. Tomás de la Torre Lendínez

El Olivo